Rallye RACE de Madrid 2011 por Marcelo Carbone

0
165

Con el título decidido a favor de Fuster, el nacional de rallies de asfalto cerró 2011 con una prueba desangelada, típica de las que se hacen para el nacional en la capital de España, confirmando algo que, a pesar de la sordera y la ceguera de la Federación, es un secreto a voces: Madrid no es territorio para rallies.

En todo caso, vaya por delante que el descabellado planteamiento del rallye Race de Madrid 2011 en ningún caso puede empañar el rotundo y merecido triunfo del lucense Sergio Vallejo, en un terreno más que favorable para su GT, un éxito que para el equipo de los gallegos completó el coruñés Álvaro Muñiz, que con su Lotus Exige no sólo se permitió el lujo de marcar un mejor tiempo, el primero de su carrera en el nacional, sino que además, gracias al sprint final que se marcó, ocupó el segundo lugar en el podio, superando en una dura pelea a Alberto Hevia y a José Antonio Suárez.

Sergio Vallejo sentenció el rallye Race de Madrid 2011 desde los primeros compases de la prueba, marcando el mejor tiempo en los 5 primeros tramos, alejándose de Alberto Hevia, al completarse la mitad del rallye, en 45”, una distancia que dejaba claro que, salvo algún contratiempo mecánico, la victoria iría a parar, por 2º rallye consecutivo, ya que venían de ganar en el Sierra Morena, para el piloto gallego.

Por detrás del Porsche, inalcanzable en los rapidísimos tramos de la sierra madrileña, sí que había batalla, ya que entre Alberto Hevia, Álvaro Muñiz y José Antonio Suárez se disputaron los otros 2 puestos del podio, haciendo un rallye de menos a más Álvaro Muñiz, que se saldó con un fantástico mejor tiempo en la 2ª pasada por el tramo de Canencia, en lo que fue una demostración incontestable de que el trabajo que están haciendo en el Lotus, completando el que inició Sergio Vallejo, está empezando a dar resultados.

De los 10 tramos del rallye de Madrid 2011, 9 mejores tiempos fueron para Sergio Vallejo, quedando el restante para el ya mencionado Álvaro Muñiz, mientras que Alberto Hevia, que de antemano sabía que en el Rallye de Madrid sería imposible mantener a raya al GT de Vallejo, sobre todo por la excelente meteorología del fin de semana, tampoco pudo con el de Muñiz, teniéndose que conformar el asturiano con mantener el tercer puesto final, por delante de un paisano suyo, el praviano José Antonio Suárez.

Sin restar ningún mérito a los Vallejo, hay que decir que su triunfo en el Rallye RACE Comunidad de Madrid estaba más que cantado, incluso antes de empezar la prueba, dado que en Madrid ya no hay auténticos tramos de rallye, y esto es algo que se sabe desde hace años, ya que el progreso, y con el la mejora de las carreteras, se ha llevado por delante a tramos que hicieron historia en su día, como los de San Agustín de Guadalix – Colmenar Viejo, la Silla de Felipe II, El Berrueco – Torrelaguna, La Cabrera, El Vellón, Arrebatacapas, El Atazar, Canencia, Morcuera… y algunos más. Hoy, en los alrededores de Madrid sólo quedan tramos que, para un rallye, son más parecidos a un circuito que a cualquiera de los tramos del resto del nacional de rallies, y la única alternativa sería llevar el rallye a Guadalajara, Segovia o Ávila. Pero ya no sería, entonces, el Rallye de Madrid.

En la actualidad, por la sierra de Madrid sólo quedan en activo los tramos de Canencia, Morcuera y El Atazar, y para quienes están acostumbrados a tramos de verdad, como lo son los del Cañón do Sil, Morcín, San Roque-Villacarriedo, Maceiras, Monfero, La Tornería o Nueva-Labra, los de Madrid son cualquier cosa…menos tramos de rallies. Valga como dato contundente que la media de velocidad de todos, y cuando escribimos todos es que han sido todos los tramos del Rallye RACE Comunidad de Madrid, superó con creces los 100 kms. por hora de media, una circunstancia que debería hacer reflexionar a quienes siguen insistiendo en la fábula del escaparate que es Madrid para los rallies, y a los que deben velar por la norma, escrita, de que un tramo de rallies que supere los 100 kms./hora de media debe ser “descatalogado” del nacional de rallies.

Como dato escandaloso del montaje inaceptable del Rallye Race de Madrid 2011, podemos decir que la media de velocidad más alta ni siquiera se dio en el ya más que vetusto circuito del Jarama, sino que fue en el tramo de El Atazar, al que llegó Vallejo con nada menos que 1’16” de ventaja sobre Alberto Hevia, lo que implica entender que el gallego allí no se empleó a fondo, y que sin embargo, y a pesar de ello, marcó el mejor tiempo, sorprendentemente empatado con Hevia, haciendo ambos una media de ¡¡127 kms./hora!! Y decimos sorprendentemente porque el Skoda S2000 de Hevia tiene una velocidad punta de 170 kms., lo que le convierte en un coche nada competitivo ante los GT en tramos rápidos, si bien siendo el de la Pola un excelente piloto de circuitos, cuando los tramos prácticamente lo son, como el de El Atazar, el Campeón de España de rallies del 2010 siempre es competitivo.

Y ya que hablamos del Jarama, tenemos que decir que hacer un rallye del nacional que tenga 3 tramos en el Jarama, y que cada uno de esos tramos tenga 18 kms., con lo que el Jarama representó el 35% de los tramos de un rallye de asfalto, es todo un despropósito que, erre que erre, la Federación española sigue permitiendo y consintiendo temporada tras temporada, demostrando el escaso interés que desde la Federación se tiene por una disciplina, los rallies, que están en franco retroceso, casi al borde de la desaparición, y que con estos planteamientos no se hace otra cosa que seguir empujándola hacia el abismo.

En éste sentido, cualquier buen aficionado a los rallies se puede imaginar lo que hubiese significado que el título se pudiese decidir en el Rallye de Madrid 2011 entre un GT y un S2000, y que para decidir al Campeón haya que correr 3 tramos en un circuito, 1 tramo más rápido aún que el circuito y otros 3 tramos que, en cuanto a velocidad media nada tienen que envidiar al circuito, si bien el más lento de los tramos, el de Navafría, con casi 110 kms. de media, fue el más lento por una sencilla razón: porque se hizo de noche.

El Rallye RACE de Madrid debería haber sido el último en la Comunidad Autónoma de Madrid, y por una sencilla y contundente razón: porque no hay tramos; hacer un rallye en la capital de España no aporta nada a la promoción de los rallies, los aficionados no tienen la cultura que sí hay en otras partes de España, y esto lo demuestra el estado en el que estaban los tramos en cuanto a aparcamiento de los coches, todo ello con el beneplácito de una Federación que, si aplicase en Madrid el rigor que aplica en otros rallies del nacional, en el Rallye de Madrid sólo se podría haber celebrado el tramo del Jarama.

Por otra parte, no deja de sorprendernos la falta de rigor de algunos medios de comunicación, como han sido los casos de un periódico deportivo y de una revista del motor, ambos de tirada nacional que, además de alabar el rallye con unos adjetivos calificativos que nos hacen pensar que nosotros hemos asistido a otra prueba, no a la que ellos definen, afirman que en los tramos de la sierra madrileña había nada más, y nada menos, que ¡¡¡100.000!!! aficionados.

Con unos tramos que no tienen ni un solo acceso que no sea por la salida o por la meta, y con el poquísimo espacio que había dentro de los tramos para aparcar los coches de quienes hubiesen decidido quedarse dentro del tramo para ver las 2 pasadas, afirmar que en el Rallye RACE Comunidad de Madrid huno 100.000 espectadores, más que un apoyo a un rallye que no se lo merece, es una mentira tan descomunal que sólo debería causar sonrojo en quienes se atreven a afirmar éstas barbaridades, si bien hay que decir que el primero que dio estos datos fue el Club organizador.

Volviendo al tema deportivo, y ya explicada la superioridad de Sergio Vallejo, la excelente actuación de Álvaro Muñiz, que en el último tramo, la 3ª pasada por el Jarama, superó en la lucha por el 2º puesto a un siempre sólido y eficaz Alberto Hevia, hay que destacar el buen rallye de José Antonio Suárez, que se ha “divorciado” de Roberto Méndez y ha caído en los brazos del excelente preparador gallego AR Vidal. José Antonio Suárez terminó 4º, si bien durante todo el rallye estuvo peleando por el tercer puesto, al que tuvo que renunciar por algunos problemas de motor en la última fase del rallye.

El 5º puesto final fue para un excelente Fran Cima, a pesar de no disponer de los neumáticos apropiados, un Fran Cima que lo dio todo en el último tramo, el del Jarama, para pasar del 7º al 5º puesto, superando al 6º, Joan Vinyes, y al 7º Gorka Antxústegui, los 2 pilotos oficiales de Suzuki, que ha sido Campeona de Marcas y Campeona de 2 Ruedas Motirces, un premio que, además del éxito de la Copa Suzuki, sirve de merecida recompensa a la marca que más está haciendo, y de esto hace ya varios años, por el nacional de rallies de asfalto. Los 10 primeros los completaron 3 madrileños, Ángel Domenech, 8º, Antonio de la Reina, 9º, y Alberto San Segundo, 10º.

Y hablando de Suzuki, hay que resaltar la brillante victoria del prometedor pilotos andorrano Joan Carchat en la Copa, si bien en Madrid el mejor de los Suzuki de la Copa fue el local Alberto Monarri; con 15 coches, más los 3 oficiales, los de Vinyes, Antxústegui y Cañizares, Suzuki ha sido, una vez más, el “alma” de un campeonato que cada día tiene menos participantes. Y hablando de participación, hay que decir que en Madrid sólo hubo 42 coches del nacional, siendo 15 los Swifts y 6 los Twingos, o lo que es lo mismo, que sin Suzuki y sin Renault, el nacional de rallies de asfalto quedaría convertido en una mera anécdota.

En cuanto a las clasificaciones que había que decidir en ésta prueba, además del ganador de la Copa Suzuki, en el Rallye RACE Comunidad de de Madrid decidió también al Campeón 2011 de la categoría R2, un título que fue a parar a las manos de los hermanos Arias, Miguel y Roberto, que ya habían ganado previamente la Copa Twingo, y que en Madrid incorporaron a su brillante palmarés un Campeonato de España.

También se decidió el ganador final entre los pilotos de la Hankook regional, victoria que fue para el vasco Igor Izaguirre, al que en 2012 Suzuki le cederá un coche para correr la Copa, siendo 2º Lapuente y 3º el asturiano “Nacho” Braña, al que una injusta e inmerecida penalización lastró desde el primer tramo y que, a pesar de hacer un excelente rallye, con varios mejores tiempos entre los finalistas de la Hankook regional, sólo pudo ser 3º.

Como lectura final, visto lo visto en el Jarama y en la sierra madrileña, ya que Madrid ni se pisó ésta vez, ya que ni siquiera hubo salida protocolaria, tal y como marca el reglamento del nacional de rallies, la preocupación de quienes siguen el nacional de rallies de asfalto va en aumento ya que la Federación parece estar en un estado vegetativo, sacándose de la chistera sólo ocurrencias, como las de dejar correr a los WRC entre los coches del nacional, (hubo sólo 1, el de Pepe Marbán), o metiendo a históricos, como el Porsche de Antonio Sainz, mezclado entre los coches del nacional.

Para colmo, el preparador leonés Roberto Méndez, el de RMC, en una reciente entrevista, y preguntado sobre sus previsiones de futuro, tuvo la imprudencia de decir que en el aspecto técnico habrá novedades y sorpresas, imprudencia producto de que él ha estado pactando con la Federación cuestiones relacionados con la normativa de cara al 2012; la Federación debería hacer públicas ésas ideas, y no hablarlas con el preparador de turno, ya que esto es cualquier cosa, menos ético. De esos cambios, se espera que los GT sean lastrados, para así limitar la relación peso-potencia, y que se permitan las preparaciones R4, si bien en éste caso parece que se volverá a cometer el error de permitir preparaciones que superen las autorizadas por la FIA, poniendo los precios de los R4 por las nubes, permitiéndonos la duda de que, incluso así, sean capaces de ganar a un Porsche.

En definitiva, que en Madrid se puso punto final a una temporada que no pasará a la historia por su brillantez, con Parques de salida con muy pocos coches, y con una Federación nacional que no sabe cómo arreglar el desaguisado que ella mismo propició.

Llega ahora, ante la ausencia de carreras, el tiempo del análisis y de la valoración de la situación global que, si bien es verdad que la crisis económica es la mayor culpable, ya que castiga a éste deporte mucho más que a otros, no es menos cierto que, si ante la crisis se toman decisiones descabelladas por parte de la Federación, como las de los constantes aumentos de costes para los pilotos, en vez de hacer cosas para solucionar la difícil situación, las que se hacen convierte el escenario en mucho peor de lo que ya está.

Menos mal que Suzukl ha confirmado que seguirá en el 2012…

Rallye RACE de Madrid 2011 por Marcelo Carbone

Dejar una respuesta

6 + 6 =