Rosberg gana y recupera el liderato

0
306

Una vez que Hamilton le había recuperado casi 50 puntos, y con el inglés en racha de victorias, pocos habrían apostado por que Rosberg mantendría en lo que quedaba de temporada alguna opción para luchar por el título. Pero el alemán resurgió y vuelve a ser líder del Mundial

El Gran Premio de Singapur no traía muy buenos recuerdos al equipo Mercedes, ya que la temporada pasada fue en el que peor lo pasaron, sufriendo por un problema de neumáticos, o al menos eso fue lo que dijeron, sobre un trazado urbano en el que las gomas no llegaban a la temperatura óptima de funcionamiento. Y por ése antecedente, tenían la preocupación de que Singapur se les volviese a “atragantar”. Y poco faltó para que se repitiese la historia, aunque ésta vez fue por un problema de frenos.

En cualquier caso, y a pesar de que en los entrenamientos el primero que dio la nota fue “Mad” Max Verstappen, los Mercedes pronto volvieron a estar en su sitio, hasta la tanda de clasificación para la parrilla, cuando aparecieron los problemas para Hamilton, que al final, viendo como Rosberg se hacía con la pole, él sólo podía alcanzar el tercer puesto en la parrilla de salida del Gran Premio. Mal empezaban las cosas para Hamilton que, con sólo 2 puntos de ventaja sobre Rosberg, y cada vez menos carreras por delante, veía como su compañero de equipo no se rendía y amenazaba con “birlarle” el liderato.

La carrera, exótica, por el trazado y por ser de noche, pero anodina, como tantas, estuvo dominada en todo momento por Rosberg que, al contrario que Hamilton en los últimos Grandes Premios, salió perfectamente y se escapó rápidamente de sus perseguidores. Hamilton, por su parte, no tenía otro objetivo que, como poco, superar al 2º, Ricciardo, para perder los menos puntos posibles con Rosberg, pero los planes del inglés se empezaron a complicar al mismo tiempo que empezaban a desfallecer sus frenos, llegando a pasarse de frenada varias veces, irse largo otras tantas, hasta el punto que llegó a perder el tercer puesto a manos del Ferrari de Raikkonen. Poco antes del final del Gran Premio, y cuando los problemas de frenos de Hamilton ya los estaba sufriendo también Rosberg, una equivocada estrategia en Ferrari, permitía a Hamilton recuperar la 3ª plaza, minimizar algo los daños, y acabar la carrera perdiendo 10 puntos con Rosberg y el liderato del mundial, que ahora encabeza el alemán con 8 puntos de ventaja sobre el inglés.

Los 2 Mercedes acabaron la carrera casi de milagro, con Ricciardo echándose encima de Rosberg en la última vuelta y con la sensación de que, si el Gran Premio duraba un giro más, Rosberg no habría podido impedir que le adelantase el australiano.

En cuanto a los españoles, Carlos Sainz, que acabó el 14º, quedó fuera de cualquier posibilidad de hacer algo grande ya desde la salida, al tocarse con Hulkenberg y tener que parar poco después en su box para que le retiraran una pieza del coche del alemán que se le había metido debajo del monoplaza. Por su parte, Fernando Alonso acabó 7º, un resultado que él mismo “vendió” como si fuese un podio, una afirmación que deja claras cuáles son las posibilidades reales del McLaren del asturiano que, como todos, deja para 2017 la posibilidad de volver al a senda del triunfo y de la lucha por el mundial.

Habrá tener paciencia. Y mucha fe, porque, visto lo visto, ni en McLaren ni en Honda parecen haber encontrado la “tecla” mágica que les permita superar a los Red Bull y a los Ferrari, y acercarse a unos Mercedes que es evidente que siguen en otra “galaxia”.

Dejar una respuesta

uno × 4 =