Toyota vuelve a lo grande

0
168

La victoria de Jari Matti Latvala en Suecia, después del excelente 2º puesto de Montecarlo, ha dado a Toyota una victoria inesperada en el regreso del equipo japonés al mundial de rallies y, aunque ni ellos mismos todavía hablan del mundial, a partir de ahora habrá que contar con el Yaris

Por inesperada, la victoria de Latvala en Suecia fue celebrada por todo lo alto por el equipo que dirige Tommi Makkinen quien, a pesar de los excelentes resultados conseguidos en las dos primeros rallies en el año del regreso de Toyota al mundial, dice que queda mucho trabajo por hacer, pero que una victoria como ésta, y el liderato del mundial, les motiva para trabajar mucho más. Y ya habían trabajado mucho, sobre todo desde que Jari Matti Latvala les dio el sí y se puso a desarrollar un coche que, cuando lo probó Ogier, antes de decidirse por el Ford, les dijo que, sobre todo en el tema de las suspensiones, estaba muy “verde”.

El trabajo de los finlandeses, (las caras visibles más destacadas del proyecto Toyota son Makkinen, Latvala y Hanninen), se ha hecho notar y si el 2º puesto de Montecarlo ya lo habían celebrado como si de un triunfo se tratase, lo de Suecia ya fue apoteósico.

Pero tuvieron que pasar muchas cosas para que Latvala se llevase el triunfo en Suecia, y una de ellas, la más destacada, fue el incomprensible error, el segundo consecutivo, que cometió Thierry Neuville cuando lideraba con una gran comodidad el rallye y a falta de solo 3 tramos para acabar. Si la de Montecarlo había sido sonada, la “cagada” del belga en Suecia fue de las que no se recuerdan en el mundial. Llegaba a la Súper Especial con la que se cerraba la 2ª etapa, una corta prueba de apenas 1.900 metros, que había sido el tramo inaugural del rallye, en el que se invertía más o menos un minuto y medio y en el que Neuville había perdido, en la 1ª pasada, apenas 6 décimas con Latvala. Pues bien: con nada menos que 43” de ventaja sobre Latvala y solo 3 tramos a disputar en la etapa del domingo, Neuville golpeó contra un talud, rompió la dirección y tuvo que abandonar cuando él y los de Hyundai ya estaban pensando, como en Montecarlo, qué iban a hacer para celebrar la victoria. Incomprensible lo suyo. Y, por cierto, y para más “crueldad”, el mejor tiempo en ése fatídico tramo para Neuville, lo hacía su compañero de equipo Dani Sordo que, ya lo explicaremos, había estado “perdido” y en tierra de nadie en todo el rallye.

Así, y otra vez de golpe como en el rallye inaugural de la temporada, los 3 tramos del domingo dictaminarían al ganador. La situación era apasionante. Con el inesperado abandono de Neuville, Latvala “heredaba” el liderato, pero con apenas 3,8 de ventaja sobre Ott Tanak y 16,6 sobre el siempre temible Sebastien Ogier que, aún no hecho del todo al Ford, y después de algunos problemas mecánicos, además de haber tenido que barrer la nieve del primer día, y con un par de errores en su debe, estaba al acecho.

La última etapa, de solo 3 tramos, empezó de la peor manera para Ogier: ¡trompo en la 1ª curva! El francés, al ver que ahí había perdido todas sus opciones, y sin tener el tercer puesto amenazado, ya que el 4º, Dani Sordo, estaba a años luz, más de un minuto, del francés, se dedicó entonces a asegurar, ahorrar clavos, para llegar en buernas condiciones al último tramo, la Power Stage, y arañar algún punto más para defender su liderato en el mundial.

Latvala, pletórico, dio una exhibición, ganando de calle los 3 tramos, y llegando la último con 20” de ventaja sobre un Tanak que, aunque lo había intentado, tiraba la toalla. Latvala, segurísimo y en esos días en los que ni el mejor Ogier sería capaz de ganarle, hacía también el mejor tiempo en la Power Stage, sumando 5 puntos a los 25 de la victoria, haciéndose de ésta manera con el liderato en el Mundial, algo que los de Toyota no habían soñado ni en sus mejores proyecciones a la hora de volver al mundial. Así las cosas, Latvala es líder del mundial con 48 puntos, seguido por Ogier con 44. El 3º es Tanak, pero ya a 15 puntos del finlandés, mientras que Dani Sordo, después de sus 2 cuartos puestos, es 4º, con 25 puntos, o sea a 23, (una victoria), del nuevo líder.

En cuanto a Sordo, y por 2º rallye consecutivo, poco bueno que decir. Hizo un rallye horroroso. Más o menos como el de Montecarlo. En ningún momento estuvo en los tiempos. Perdido. Desdibujado y, encima, con un piloto, Neuville, que lleva su mismo coche, marcando scratch tras scratch, liderando el rallye y demostrando, como en Montecarlo, que el Hyundai es un coche ganador. Habrá más de un motivo para explicar las pobres actuaciones del cántabro pero, o se despejan las dudas de un plumazo en México, o la presión de Sordo en el siguiente cita después del rallye azteca, que será en Córcega, sobre el asfalto, será insoportable. No tenemos ni idea de qué le puede estar pasando a Dani Sordo, pero ni él mismo oculta su decepción y su disgusto por lo mal que lo ha hecho en los 2 primeros rallies de la temporada.

Del resto, destacar el nuevo fiasco del equipo Citroën, con un Kris Meeke que cada día está más presionado y que, error tras error, en Suecia volvió a darse un golpe, no acaba de demostrar su potencial, en una marca acostumbrada a ganar y que se estarán preguntando cómo es posible que no hayan tirado la casa por la ventana para recuperar a Ogier.

La próxima cita, el Rallye de México, es el tercero consecutivo de los rallies “raros”, ya que si las superficies de Montecarlo y Suecia no se repiten en todo el mundial, el calor, junto con la altitud de los tramos de México, algo que pone a prueba mecánicas y pilotos, tampoco es habitual en el calendario del mundial. El calor, sí, pero la altitud, no. Veremos quién ha hecho mejor los deberes, ya que el rallye es un desafío para los ingenieros, y veremos si Dani Sordo, beneficiado por el orden de salida del primer día, sale 4º, vuelve por sus fueros y, con un coche que está para luchar por las victorias, se mete en la pomada desde el primer tramo. En cualquier caso, el cántabro tendrá que salir con las pilas puestas, porque el primer tramo es el famoso “Chocolate”, de 55 kms., que se repite 2 veces, y si en la 1ª pasada, las más sucia, no estás “al loro”, te cae una “currutaca” de la que no te recuperas el resto del rallye. Y es que, siendo bueno respecto a Latvala, Ogier y Tanak el orden de salida de Sordo, no lo es tan bueno respecto a los “lobos” que saldrán detrás de él, como Neuville, Paddon o Meeke.

Ándele manito y dele al gas, pinche buey…

Dejar una respuesta

20 − Diez =