Por fin Thierry Neuville

0
223

Después de haber tenido la victoria al alcance de la mano en los dos primeros rallies del año, Montecarlo y Suecia, y haberlas perdido en ambos casos a poco del final por dos grandes errores, el belga Thierry Neuville confirmó su potencial, y el del Hyundai i20 WRC, ganando el mítico Tour de Corse

En un año de transición, como éste, y especialmente en los primeros meses, cuando a todos los coches les falta rodaje y fiabilidad, hay que aprovechar las pocas ocasiones que un depredador como Sebastien Ogier le va a dar a sus rivales. Neuville tuvo al francés en el punto de mira en Montecarlo y en Suecia, dominando ambas pruebas con una superioridad inesperada, pero dos monumentales errores le impidieron disfrutar de dos victorias que parecían cantadas. Por fin, a la tercera oportunidad, fue la vencida, ya que el Rallye de México no cuenta porque allí los Hyundai tuvieron muchos problemas mecánicos que les impidieron demostrar su potencial y las opciones de sus pilotos.

El de Córcega siempre fue un rallye al “sprint”, y el de éste año no fue una excepción, a pesar de los apenas 10 tramos cronometrados que tuvo en ésta edición, si bien un par de ellos superaron los 40 kms., y uno, en el último día, los 50. No salir desde el primer tramo con las “pilas” puestas implica hundirte en la clasificación, porque al ritmo que se corre es muy difícil recuperar los segundos perdidos. Así fue como, de entrada, se formó un pequeño grupo de aspirantes a todo, mientras que si algún piloto perdía el primer día prácticamente todas sus opciones, lamentablemente ése era Dani Sordo.

El cántabro, tramo a tramo se iba descolgando de los puestos de podio, y solo las “desgracias” ajenas le permitían no ir el 7º o el 8º, mientras su compañero Thierry Neuville lideraba el rallye con mano de hierro, llegando como sólido líder al último día, de solo 2 tramos, aunque uno de ellos, el primero, fue de algo más de 50 kms., todo un desafío para los nervios y el control del rallye, máxime cuando desde hace un par de años están prohibidos los “splits”, de tal manera que se va a “ciegas”, sin saber a ciencia cierta si el ritmo que pone un piloto es suficiente para mantener o ganar un puesto.

Aunque la victoria de Neuville parecía cantada dada la cómoda ventaja que llevaba, los errores de Montecarlo y Suecia en situaciones similares añadieron presión al piloto belga e incertidumbre ante lo que podía pasar. Neuville, para demostró ser muy fuerte de “coco” para no amilanarse ante tanta tensión, ésta vez no cometió ningún error y, por fin, ganó su primer rallye de la temporada.

Por detrás suyo, y con su compañero Sordo a un minuto, la pelea por el podio no acabó hasta el último metro del último tramo. Ogier, que no ha tenido ni un solo rallye tranquilo en lo que llevamos de temporada, tenía graves problemas electrónicos que le afectaban, entre otros “artilugios”, al freno de mano, un elemento imprescindible en Córcega para que salgan los tiempos. Así fue como se llegó al último tramo con Dani Sordo 2º, pero con apenas 2.5” de ventaja sobre Ogier. El último tramo, que era la “Power Stage”, fue un suplicio para Ogier que, creyéndose derrotado, llegó a la meta descorazonado después de seguir padeciendo problemas mecánicos. La cara del campeón del mundo en el Control Stop del tramo era un “poema”, si bien lo fue mucho más cuando le dijeron que no solo había batido a Dani Sordo, sino que le había recuperado la 2ª posición que había perdido. Ogier dijo que no entendía nada. Y es que era para no entender cómo Dani Sordo había perdido la oportunidad de acabar 2º y de dar a Hyundai un 1-2 que habría reforzado las opciones de la marca en el mundial de rallies.

En cualquier caso, después de 4 rallies, en superficies y situaciones tan diferentes como el asfalto helado o nevado de Montecarlo, el hielo y la nieve de Suecia, la tierra, la altura y la temperatura de México y el asfalto abrasivo de Córcega, está claro que el Hyundai 2017 es muy competitivo, que Neuville ha salido éste año a por todas y que, si Ogier no consigue poner pronto el Ford por la mano, y deja de sufrir pequeñas averías, la temporada puede acabar siendo de las más apasionantes e inciertas de la historia, después de 4 ganadores diferentes en los 4 primeros rallies: Sebastien Ogier en Montecarlo, Jari Matti Latvala en Suecia, Kris Meeke en México y Thierry Neuville en Córcega.

Lamentablemente, Dani Sordo no ha estado en los 4 primeros rallies a la altura de lo que él se espera, y ni siquiera el tercer puesto de Córcega puede hacer pensar en que su temporada va mejor de lo que parece. Acabar 3º está muy bien, como lo estuvieron el 4º de Montecarlo y el de Suecia, pero hacerlo a una minutada de tu compañero de equipo, si no eres solo resultadista, es una mala señal. Para colmo, Hyundai dará una oportunidad al noruego Andreas Mikkelsen que, antes del Rallye de Argentina, hará en Portugal un test con el i20 WRC, y ya pueden apostar que Mikkelsen saldrá en Portugal con un Hyundai. ¿Pondrá 4 coches en liza la marca coreana o se “cargará a uno de sus 3 pilotos? Nos inclinamos por lo del 4º coche, algo que para Hyundai no sería la primera vez que lo hacen, pero si llega Mikkelsen a Hyundai, y Sordo no se pone las “pilas”, las cosas podrían empezare a complicarse para el futuro del cántabro en Hyundai y en el mundial. Aunque tenga un año más de contrato.

La próxima cita, Argentina, ojalá ofrezca un quinto ganador en 5 rallies: Dani Sordo.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis − 3 =