Vettel pone el mundial al rojo Ferrari

0
69

Con su victoria en Mónaco, donde Ferrari no ganaba desde hacía 16 años, Sebastien Vettel afianza su liderato y ya le saca 25 puntos, una carrera de ventaja, a un Lewis Hamilton que en las calles del Principado no dio una a derechas y solo pudo acabar 7º

Las estadísticas, como las rachas, están hechas para romperlas, y algún día tenía que ser el del regreso de un piloto de Ferrari a lo más alto del podio del Gran Premio de Mónaco. Sin embargo, con lo que no contábamos era con ver a Lewis Hamilton fuera de la Q3, algo que en Mónaco te “condena” como en ningún otro circuito, máxime cuando éste año, gracias a los nuevos compuestos de los neumáticos, más duros, lo de hacer más de una parada está descartado en casi todos los circuitos, por lo que, sabiendo que todos van a una estrategia igual, recuperar posiciones con una distinta parece haber pasado a la historia. O sea que, o calificas bien, o estás perdido.

La fiesta Ferrari la completó, tanto el sábado como el domingo, Kimi Raikkonen, ya que el finlandés el sábado se marcó una pole con la que nadie contaba, y el domingo, obediente y disciplinado, cosa rara en él, tuvo que “tragar” como una estrategia diferente para Sebastien Vettel que permitió al alemán ganarle la posición al finlandés, que acabó 2º, si bien desde Ferrari se apresuraron a explicar que con una estrategia diferente no buscaban perjudicar a Raikkonen sino que, al retrasar Vettel su parada, y poner un ritmo de carrera muy alto en ésas vueltas de más, eso le permitió volver a la pista delante de Raikkonen. Es verdad que Vettel demostró tener un ritmo de carrera más alto que Raikkonen, lo que debería disipar las dudas pero, al mismo tiempo, pocos discutirían que, si Ferrari tiene que hacer algo en el juego de equipo para batir a Hamilton, lo hará.

Por su parte, Hamilton tuvo uno de esos fines de semana para olvidar. Su Mercedes parece tener problemas para llevar los neumáticos a su temperatura óptima de funcionamiento, algo que en un circuito urbano, corriendo entre guardaraíles, es fundamental, y éste “lastre”, unido a que en su última vuelta en la Q2 se tropezó con el accidente de Vandoorme, le dejó fuera de la Q3, algo que en Mónaco es definitivo. En cualquier caso, saliendo el 11º, que haya finalizado 7º es un éxito, minimizando así los daños, y saliendo del Principado ya a una carrera de distancia del líder Vettel. Queda todavía mucho mundial y por supuesto que no hay nada decidido pero, viendo que los Ferrari van en serio, ni Mercedes ni Hamilton pueden permitirse otro fin de semana como el de Mónaco.

El podio, detrás de Vettel y Raikkonen, lo completó el australiano Ricciardo, el más eficaz de los Red Bull, mientras que Carlos Sainz hacía una carrera fantástica, igualando su mejor resultado en la Fórmula 1, 6º, manteniendo detrás suyo a Lewis Hamilton en las últimas vueltas, cuando el británico buscaba culminar su remontada ganando un puesto más. Con lo difícil que es adelantar en Mónaco, más cuando los coches de ésta temporada son más anchos que los de las anteriores, y lo bien que lo hizo Sainz, tapando todos los huecos, el madrileño “chupó” cámara como nunca, ya que, decidida la carrera a favor de los dos Ferrari, el interés estaba en saber hasta dónde podía llegar Hamilton en su remontada. Hasta Sainz. Y ahí se acabaron las opciones del piloto de Mercedes de seguir recuperando puestos.

La próxima cita, la 7ª de 20 careras, será en otro circuito urbano, pero de unas características muy diferentes al de Mónaco: Canadá. Los neumáticos ultrablandos volverán a ser protagonistas y el trazado de Montreal podría ser otra “tortura” para los Mercedes en su lucha por encontrar la clave para que los neumáticos consigan, y mantengan, la temperatura óptima de funcionamiento.

Por cierto: aunque no esté previsto que su McLaren vaya a darle ninguna alegría, en Canadá volverá a la Fórmula 1, después de su paso por Indianápolis, Fernando Alonso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + 15 =