Alemania – Victoria de Ogier y podio de Sordo

By
Updated: agosto 22, 2011

Crónica del Rallye de Alemania por Marcelo Carbone, un rallye que no cumplió con prácticamente ninguno de los pronósticos, ni dentro ni fuera de la competición, y donde la mayor sorpresa la dió Dani Sordo y su flamante Mini WRC.

El Rallye de Alemania no cumplió con prácticamente ninguno de los pronósticos, ni dentro ni fuera de la competición; por una parte, la víspera de que empezase la prueba, Sebastien Loeb, que tenía en “vilo” al mundo de los rallyes con la duda de si se marcharía a Volskwagen o seguiría en Citroën, (sin descartar una retirada al acabar la temporada), anunciaba que había renovado su contrato con Citroën para las 2 próximas temporadas, o sea que seguirá en la marca francesa en 2012 y 2013, por lo que llegará al último año de su nuevo contrato con su marca de siempre con 39 años y ni se sabe con cuántas victorias y con cuántos títulos de Campeón del Mundo.

Por otra parte, en el guión previsible no estaba que Dani Sordo y su flamante Mini WRC, al que aún le falta, lógicamente, mucho trabajo de desarrollo y de mejora, acabasen en el podio por méritos propios, (aunque lo alcanzase aprovechando un pinchazo de Hirvonen), y, por último, pocos contaban con que los españolitos de la WRC Academy, en el caso de Yeray Lemes, estuviesen liderando con autoridad la categoría de los nuevos “cachorros”.

La cuestión es que el rallye resultó muy interesante, y no dudamos que de el se hablará, largo y tendido, en los próximos meses, quizás años, porque lo que ocurrió en el equipo Citroën traerá “cola” ya que, si la relación de Loeb con Ogier era, además de tensa, casi inexistente, la situación de un mediocre Jefe de equipo como Olivier Quesnel se ha convertido, después de Alemania, en prácticamente insostenible.

Precisamente por ello, la renovación de Loeb con Citroën tuvo bastante de sorpresa, ya que muchos suponían que el pluricampeón del mundo, cansado de la absurda tensión en su equipo, cambiaría de aires para darle una pública y sonora “bofetada” a quién, Olivier Quesnel, no había sabido gestionar un “corral” con 2 “gallos”, como sí había sabido gestionar en su día un auténtico hombre de las carreras como era el anterior “capo” de Citroën, el mítico Guy Frequelin.

Loeb, que había ganado en Alemania nada menos que en las 8 veces que se había corrido éste rallye, salía este año, nuevamente, como máximo favorito, máxime cuando su “enemigo” íntimo, y compañero de equipo, Ogier, jamás había ganado en un rallye de asfalto; lo cierto es que desde el principio, sin asumir riesgos, y rodando a un ritmo alto pero razonablemente tranquilo, Loeb fue controlando el rallye, hasta que, una vez que los 2 pilotos de Ford, primero Latvala y después Hirvonen, se quedaron sin opciones de luchar, ni por la victoria ni por el podio, el “jefe” Quesnel se reunió con sus pilotos y les dijo que había llegado la hora de dejar de correr entre ellos, y que tocaba mantener las posiciones, 1º Loeb y 2º Ogier, para segurar una victoria contundente en el apartado de marcas y una no menos importante en el de pilotos, ya que con el resultado que había en esos momentos en Alemania, el título de marcas ya era prácticamente, salvo debacle final, para Citroën, y el de pilotos sería para uno de los 2 pilotos de la marca de los 2 chevrones.

Así se producía un hecho que, desde que Loeb y Ogier son compañeros, no se había dado: órdenes de equipo, algo tan habitual en la época en la que el 2º de Loeb era Dani Sordo; la cuestión es que Ogier, viendo que la renovación de Loeb mantendría la “tensión” en el equipo 2 años más, aceptó a regañadientes la “orden” de Quesnel y, aunque no atacó a su teórico jefe de filas, siguió corriendo a un ritmo muy alto, para no separarse de él más de 10” y dejar claro ante los aficionados y los medios de comunicación que, a pesar de correr en casa del enemigo, si quisiese, y le dejasen, le podía “echar” carreras…

http://youtu.be/lSVqXqjd9ro

Hasta que el sábado por la tarde, Loeb pincha la rueda delantera izquierda, y pierde en el incidente algo más de un minuto y con ello el liderato del rallye… En ése momento, al “listo” de Ogier, a preguntas de los periodistas al respecto de la situación, no se le ocurre mejor respuesta que decir “Se ha hecho justicia con el deporte…”, insinuando que, si no hubiese recibido órdenes de equipo, podría haber ganado a Loeb; el actual Campeón del Mundo, cuando los mismos periodistas le trasladaron la respuesta de Ogier, dejó en el aire un lacónico, y contundente… “Ogier habla demasiado…”. La guerra está servida y, cuando entre ambos pilotos franceses hay sólo 25 puntos de diferencia, todavía a favor de Loeb, y que son exactamente los puntos que da una victoria, más las “migajas” de 3, 2 y 1 punto que da, a mayores, la “Power Stage”, los 4 rallies que quedan serán de auténtica “guerra civil” en el seno de Citroën. La cabeza de Olivier Quesnel, que es difícil de creer que no haya rodado aún, puede tener ya fecha de caducidad.

Sin embargo, la máxima tensión vivida en el seno del equipo Citroën, no consiguió desplazar o minimizar el otro punto de interés, como fue la actuación de los Mini en su 3ª prueba del Mundial, y 1ª de asfalto, ya que tanto Dani Sordo como Kris Meeke tuvieron una excelente actuación; ver a los 2 coches delante fue una demostración contundente de que no es sólo Sordo el que va bien, sino que estando el británico en los tiempos del español, se podía comprobar que el coche va… aunque quede todavía mucho trabajo por hacer.

Lo cierto es que, cuando Dani no había atacado a fondo en ningún lado, ya que era más importante hacer kilómetros que hacer tiempos, aunque lo ideal es lograr ambas cosas, se encontró con la posibilidad de luchar por un puesto en el podio al pinchar Hirvonen; a quien éste resultado le parezca un “regalo”, no sabe “leer” que Dani, sin asumir riesgos, estaba 4º, lo suficientemente cerca de Hirvonen como para “aprovechar” sus problemas, todo ello sin olvidar que, especialmente en la primera etapa, por del orden de salida, Dani se encontraba los tramos mucho más sucios que sus rivales, ya que si en la tierra salir atrás es garantía de éxito, en el asfalto es garantía de…problemas.

A partir del momento en el que Dani se colocó 3º, entonces empezó a correr de verdad, para defender la posición con uñas y dientes ante Hirvonen, y entonces sí que empezó a hacer tiempos, y una excelente prueba de ello es el 2º scratch que logró en el tramo más largo del rallye, el Arena Panzerplatte, de 34 kilómetros, tramo en el que Hirvonen había cifrado todas sus posibilidades de recuperar la posición.

Así las cosas, Dani Sordo le daba al equipo Mini su primer podio en el Mundial, en su 3ª carrera, un resultado que puso como locos a los “jefes”, David Richards y David Lapworth que, en el podio, le proponían a Dani hacer una fiesta para celebrarlo; el cántabro, demostrando la determinación con la que afronta éste proyecto, les dijo que, en vez de fiestas, lo que había que hacer era hacer más test para que el coche llegue al próximo rallye que correrán, el de Francia, otra vez sobre asfalto, (no van a Australia), el coche pueda tener algunas mejores y, si fuese posible, un poco más de motor, ya que la falta de potencia respecto a la competencia es quizás uno de los puntos más flojos del nuevo “invitado” al podio.

En cualquier caso, éste resultado será un soplo de ánimo para el equipo, Prodrive, y para la marca, BMW, y desde el podio es más fácil pedir, y conseguir, apoyo para seguir con una evolución que es evidente que va por buen camino; para Dani Sordo, que ya lleva 30 podios en menos de 90 carreras del Mundial, éste conseguido con el Mini en Alemania, es mucho más importante que el 1º que consiguió con Citroën, (fue en España, en el año 2006), si bien resulta sorprendente que un piloto que se ha subido al podio en más del 30% de sus carreras, sea tan discutido por algunos que dicen entender de rallies.

Es verdad que aún no ha ganado y no es menos cierto que, si se le compara con Carlos Sainz, cualquier piloto queda a la altura del “betún”, pero los que dicen entender de carreras, o creen que entienden y por eso le critican, deberían valorar que, además de que España se le quedó pequeña hace ya muchas temporadas, el día que gane un rallye habrá superado, con creces, el palmares internacional de otro de los grandes españoles, como será el caso de su paisano, (que no amigo…), “Chus” Puras. Aunque la “sombra” de Carlos Sainz seguirá siendo alargada…

¿No habrá llegado la hora de que los críticos dejen de darle “caña” a Dani Sordo porque no gana y ayudarle, al menos moralmente, para que le sea algo más fácil conseguirlo?
Por último, no queremos pasar por alto la excelente actuación de un Yeray Lemes que lideró la clasificación de la WRC Academy desde el principio pero que, lamentablemente, a poco del final, se salía de frente en uno de los tantos cruces de 1ª que hay en Alemania, perdiendo casi un minuto y con el una merecida la victoria ante Craig Breen; acabó 2º.

La próxima cita será Australia, un rallye en el que la tensión en el equipo Citroën se cortará con un papel de fumar, mientras que Dani Sordo y su equipo tendrán algo más de un mes para seguir evolucionando el Mini de cara a la siguiente cita de asfalto, en Francia, el último fin de semana de septiembre.

Alemania - Victoria de Ogier y podio de Sordo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>