BMW X5 M, cuanto más, mejor

By
Updated: marzo 26, 2011

En curvasenlazadas.com nos toca ponernos, esta vez, al volante de un coche que nos hace preguntarnos cuanto de acertadas están las marcas al sacar a este mercado del automóvil tan castigado por la crisis, un coche como el X5 M, un coche que es una exaltación hacia “lo mucho”.

Y mucho, en este caso es; mucho motor, mucho espacio, mucho neumático, mucho consumo y mucho precio de venta. Ah, no me daba cuenta, si BMW también vende en China.

De todas formas, nosotros nos somos analistas financieros y nuestra intención es valorar como se puede comportar deportivamente un vehículo, cuanto menos singular; peso en vacío 2380 kg, 8 cilindros, biturbo, 555 cv ……

Cuando lo vimos llegar a lo lejos desde el aparcamiento de BMW Autosa Oviedo, en un color azul Monte Carlo Blau, nos pareció impresionante. Es 10 mm mas bajo que los X5 “normales” y los pasos de ruedas se han ensanchado para albergar las llantas de 20´ con neumáticos 275 delante y 315 detrás, tiene un faldón delantero con enormes entradas de aire para refrigerar el motor, cuatro escapes como el M3¡¡¡¡ y un sonido que prometía. Nos quedamos algunos minutos mirándolo por todos los rincones en el aparcamiento y comentando detalles sobre su estética. Pero lo que nos preguntamos, los que lo observábamos, fue: este coche derrapa????

Estéticas y discusiones a parte, lo que más nos apetecía era ponernos a los mandos y no perdimos más tiempo. Un “todoterreno” con motor M no se prueba todos los días.

El comportamiento del coche en situaciones “normales” es extraordinario, tiene un confort de marcha espectacular, ágil, espacioso, los mandos están perfectamente colocados, el cambio automático es rápido y suave, casi parece el variador de un scooter. Quizás por ponerle una pega, me ha costado un poco hacerme al manejo de la corta y estética palanca (por fin palancas pequeñas en los automáticos), tiene unos recorridos cortos y poco intuitivos para cambiar de parking a marcha atrás y al modo S, pero ….. si me lo quiere regalar mi padre, para llevar la bicicleta de montaña y la familia, estoy seguro que no tardaría nada en acostumbrarme.

Todo lo anteriormente escrito es exactamente lo que nos esperábamos, pero hay un botoncito en el volante con una “M”, que en teoría transforma este doctor Jekill en Mister Hayde, que nos llamaba poderosamente la atención, y para exprimir toda la potencia de este gigante nos fuimos al pequeño aeropuerto de la Morgal.

Llegamos al aeródromo entre la niebla, en días así los pequeños aviones no vuelan pero nosotros íbamos a intentar volar bajo en la pista de despegue y respondernos a las preguntas que nos hacemos. Así que cogimos la pista de acceso a la principal, pulsamos el botón M, quitamos el control de tracción y aceleramos a tope, lo primero que nos salió de la boca a mi copi y a mi al notar el empuje del motor y el sonido de los escapes fue: “Uffff¡¡¡”. Menuda maravilla de motor y de sonido, empuja sin cuartel desde abajo, llega a las 6000 rpm por minuto en un suspiro, en primera y como lo lleves en cambio manual llega al corte del encendido y no has ni pestañeado, empuja y empuja y empuja como si fuera un cohete.

Pasamos la curva con relativa facilidad, ya que las inercias se notan mucho y el coche a pesar de, la suspensión mas dura y las barras estabilizadoras activas, balancea un poco. En cuanto pasamos el vértice de nuevo acelerador a tope, otro bestial empuje y una suave y controlada deslizada del tren trasero, hasta que los enormes neumáticos, la tracción cuatro y su reparto inteligente de par ya nos dicen que dejemos de circular de lado. Seguimos con gas, cuarta velocidad, quinta y sexta en la recta de un km, si tuviéramos alas despegaríamos como si fuéramos un boeing 747 e iríamos en primera clase como señores.

Lo peor de lanzar un petrolero, es pararlo cuando llega a puerto, y ese puerto se nos presentaba en forma de fin de pista, así que eché el ancla pisando fuerte el pedal del freno y el coche perdió velocidad instantáneamente, -así que de frenos bien, le digo a mi compañero de experiencia mientras casi olemos la hierba. Supongo que no se puede bajar un puerto de montaña, ni dar vueltas en un circuito con una conducción deportiva porque, dado el peso, perdería rápidamente eficacia y se podría cocinar el pavo de navidad entre la llanta y el disco.

Es emocionante sentir un coche con esa masa empujar de lado, aunque sea solo unos metros, notar como los 555 cv pasan la potencia a sus ruedas de deportivo y como soplan los dos turbos sin dejarte ni un trocito de rpm sin empuje, pero ojo, si se pone demasiado de costado y hay que corregir la dirección con velocidad las cosas se complican porque es muy lenta, en esos casos, y cuesta mucho poner el coche derecho.

Y ahora me pregunto, para que me compraría un X5 M? pues para ir muy confortablemente de un punto a otro, sentir la finura del motor, su sonido, disfrutar con la tecnología MotorSport, meter el perro, a los niños, y a mi pareja y no parar de viajar sin que los Km se notasen ……. ahora bien, tendría que vivir en Alemania, para que no quitaran todos los puntos durante el rodaje, y si viviera en Alemania y tuviera dinero para mantener un X5 M, entonces me compraría un M3, que es un verdadero deportivo y tendría un X5 xDrive30d. Pero ….. y si fuera de un país emergente en pleno crecimiento y asiático?

Seguiré soñando.

BMW X5 M, cuanto más, mejor

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply