Gran Premio de Malasia 2012

By
Updated: marzo 25, 2012

Antes de escribir ésta crónica, hemos buscado, para contrastar, información de diferentes fuentes, y lo único que nos ha quedado claro es que nosotros hemos visto una carrera muy diferente a la que han visto los demás.

Vaya por delante que ya somos unos ‘viejos’ rockeros, y que quizás por ello nos gustan más las cosas y las situaciones ‘auténticas’, que las adulteradas por los ‘normas’ y por las ‘formas actuales. Y es que esto de que cada vez que caen 4 gotas salga el coche de seguridad, y que se acabe parando la carrera, sinceramente, no va con nuestro ‘espíritu’, ya que nos parece una adulteración de la competición y una manipulación del deporte, si bien ya somos ‘mayorcitos’ como para saber que en la Fórmula 1 actual el deporte brilla por su ausencia, y que si, para que haya espectáculo, es necesario, por ejemplo, cambiar el reglamento a mitad de temporada, pues se cambia. Y no pasa nada…

Al empezar el Gran Premio de Malasia 2012, y sin siquiera imaginar que un mejicano, Sergio Pérez, sería uno de los protagonistas, no pudimos evitar volver la vista atrás, y recordar al piloto mejicano más excepcional, Pedro Rodríguez, uno de los más grandes de la historia corriendo en agua.

Como anécdota, sirvan las palabras del neozelandés Chris Amon, en aquellos tiempos piloto de Ferrari que, en una carrera de Sport Prototipos en Brands Hatch, dijo la célebre frase: ¿Podrían avisar a Pedro Rodríguez de que está lloviendo? Pedro Rodríguez pilotaba un Porsche 917 y, mientras sus rivales iban ‘pisando huevos’, el mejicano se los ‘echaba’, y batía, vuelta a vuelta, el récord de la pista, doblando a sus rivales, y demostrando que estaba hecho de otra ‘pasta’.

Un año más tarde de aquella célebre carrera, (corría el mes de enero de 1971), tuve el placer de conocer a Pedro Rodríguez, y de verle correr, con un Porsche 917, en una de las carreras más trágicas y dramáticas que presencié en mi vida: los ‘1000 kms. de Buenos Aires’. En ésa carrera, presencié el accidente más absurdo e incomprensible de cuantos he visto, con el resultado trágico de la muerte del ‘protegido’ de Enzo Ferrari, el italiano Ignacio Giunti. Las circunstancias y lo absurdo de ésa tragedia, ya la contaré en otra ocasión, si bien no puedo pasar por alto que, ése mismo año, y sin que mediase ésta vez el poco apego a la vida que parecía tener Pedro Rodríguez, (más ‘acentuado’ después de haberse matado su hermano pequeño Ricardo), el mejicano se mataba en Norisring, perdiendo el automovilismo a uno de los más grandes pilotos de la historia.

Pues bien: viendo el ‘simulacro’ de carrera en la que la entrada del ‘Safety Car’ convertía el Gran Premio de Malasia 2012, no pude evitar pensar en que ésta Fórmula 1 cada día es menos auténtica, y cada día está más ‘adulterada’ por las manos de los que sólo se juegan su dinero, que no el ‘físico’, y por los que están dispuestos a lo que sea para que las carreras sean menos carreras y más ‘show bussines’.

La cuestión es que la carrera se declara ‘en agua’, por lo que todo el mundo podía montar los neumáticos que quisiese, teniendo en cuenta, además, que estando permitidas las paradas en boxes, quien se hubiese equivocado de ‘monta’, con parar y ‘arreglarlo’, asunto solucionado, ya que, como el circuito es muy largo, y no todas las zonas estaban mojadas por igual, podría darse el caso de monoplazas que fuesen muy bien en una zona y muy mal en otras, y que sus pilotos prefiriesen cambiar sus neumáticos, algo que se empezó a hacer en la vuelta 5ª.

En cuanto a la salida, hay que decir que Pedro Martínez de la Rosa se quedó parado en la salida de la vuelta de formación, y que los 2 McLaren salieron en cabeza, Hamilton y Button, con un Romain Grosjean que se colocaba 3º, superando a Michael Schumacher, y un Fernando Alonso que hacía una excelente salida, pasando 5º por la recta de meta, subiendo 3 puestos en sólo un giro.

Poco después, empezó el ‘baile’, con Romain Grosjean que cometía un error y se iba para atrás, y un Michael Schumacher que era golpeado por detrás, por lo que hacía un ‘trompo’ y, por 2ª carrera consecutiva, nos perdíamos la oportunidad de saber, exactamente, cuál es el ‘potencial’ del alemán y del nuevo Mercedes.

Acto seguido, y cuando venía remontando, Grosjean se sale de la pista y queda ‘empanzado’ en la ‘puzolana’, casi al mismo tiempo que Jenson Button y Fernando Alonso entraban a cambiar neumáticos, pasando de los mixtos o intermedios a los de lluvia extrema.

En la vuelta siguiente para Sebastien Vettel, perdiendo mucho tiempo en el ‘pit’, por lo que pierde en el ‘incidente’ la posición con un Alonso que ya estaba 3º, si bien la pista estaba tan delicada que estaba claro que todo podía pasar.

En cualquier caso, resultaba sorprendente que, antes de la carrera, Alonso, que salía 8º, hacía unas declaraciones en las que pedía un Gran Premio en seco, para intentar mejorar su resultado, mientras que su compañero de equipo, Marc Gené, decía en la televisión que el Ferrari se comportaba de maravilla en agua. ¿A quién había que hacerle caso?

Pues sin duda había que hacerle caso a Marc Gené, porque el asturiano ‘volaba’ en Sepang, mientras sus rivales iban cayendo en ‘trampas’ o en ‘obstáculos, cuando, de pronto, y sin que pasase otra cosa que una ligera ‘excursión’ por la ‘agricultura’ de Sergio Pérez, la Dirección de Carrera decide hacer entrar el ‘Safety Car’ a pista, para poner a todos en fila india para, unas vueltas después, decidir que se ponía ‘bandera roja’ y se paraba la carrera.

Las 2 decisiones, la de sacar el ‘Coche de Seguridad’ y la de parar la carrera, nos parecieron absurdas; las carreras hay que disputarlas en las condiciones que sean, y si hay que ir más despacio, pues habrá que ir más despacio y, si alguien quiere asumir riesgos, e ir más rápido de lo que aparentemente se puede ir, pues que asuma sus riegos. Y punto pelota.
Pero hace ya unos cuantos años que los ‘jerifaltes’ de la F-1 no quieren que nadie demuestre su talento cuando las cosas se complican, como quedó demostrado en aquél famoso Mónaco en el que Ayrton Senna ‘volaba’ en la lluvia con un ‘hierro’ llamado Toleman y que, cuando iba 2º y estaba a punto de superar a Alain Prost, el ‘sabio’ Director de Carrera, que no era otro que Jackie Ickx, ‘decidió’ que Senna estaba asumiendo demasiados riesgos, y dio por terminado el Gran Premio, ‘hurtándole’ una previsible y memorable victoria al brasileño.

Los ‘malpensados’ entendieron que Jackie Ickx impidió, de forma deliberada, una victoria de Ayrton Senna que, en ésas circunstancias y con semejante ‘cacharro’, ante un ‘grande’ como Alain Prost, hubiese significado una ‘humillación que ni el público ni el piloto francés estaban dispuestos a tolerar, y de allí nació la ‘ánimadversión’ de Senna hacia Prost, ya que el brasileño entendía, y con razón, que el ‘sistema’ le había ‘robado’ una victoria que hubiese sido mítica por los medios empleados, por las circunstancias y por el ‘marco’ escénico: Mónaco.

Como ya no hay lugar a la ‘heroica’, la carrera estuvo parada mucho tiempo, los pilotos se bajaron de los monoplazas, y los ‘jefecitos’ deliberaban ‘qué’ hacer, para decidir que continuarían el Gran Premio, eso sí, saliendo todos detrás del ‘Safety Car’, ‘hurtándonos’ de una de las situaciones más espectaculares: una salida, desde la parrilla, en agua.

En la 2ª salida la carrera ya se puso ‘loca’ del todo, si bien Alonso fue el primero que puso los neumáticos intermedios, ya que todos habían salido con gomas de lluvia extrema, mientras que Jenson Button se dejaba el alerón delantero en un ‘toque’ con Karthikeyan, (que estuvo metido en varios ‘líos’), y su compañero Hamilton perdía la carrera por la ‘lotería’ de las entradas a boxes, ya que cuando tenía que salir el inglés, entraba Massa, por lo que sus mecánicos no le dejaron salir, perdiendo el de McLaren más 5” y el puesto con Alonso, que así se iba a por la cabeza de la carrera, que era liderada por un fantástico Sergio Pérez.

El siguiente cambio de ‘escenario’ fue que la pista se empezó a secar, y esto permitió al mejicano ‘Checo’ Pérez marcar un ritmo de carrera que nadie podía seguir, acercándose a Fernando Alonso a un rimo de casi 1” por vuelta, hasta que, como era previsible, el joven piloto de Sauber llegó al alerón trasero del asturiano.

En ése momento, y sin restarle ningún mérito a la victoria de Fernando Alonso, que fue extraordinaria y fruto de su gran talento y de su innegable y más que contrastada ‘habilidad’ para sacar ‘petróleo’ de situaciones complicadas, ocurrieron varias cosas ‘extrañas’ que, sorprendentemente para nosotros, no hemos visto reflejadas en ninguna de las crónicas que hemos leído antes de ‘enfrentarnos’ a esta.

Y ésas cosas ‘extrañas’, al menos para nosotros, fueron, primero que, faltando 9 vueltas, y mientras ‘Checo’ Pérez ‘volaba’ en la pista malaya, su ingeniero de pista le decía por radio lo bien que lo estaba haciendo, que era el coche más rápido en la pista y que siguiese así para, un par de vueltas después, y cuando tenía a Fernando Alonso ya en el ‘punto de mira’, decirle que él, (el mejicano), tenía mejores ruedas que Alonso, lo que era una clara ‘invitación’ a seguir con el ‘trabajo’ de ‘ablandar’ al español y luchar con él por la victoria cuando, inesperadamente, y sólo un par de vueltas más tarde, y cuando Sergio Pérez ya había hecho un intento de ‘atacar’ al de Ferrari en la recta de meta, el mismo ingeniero que venía ‘animando’ al mejicano, le decía: ‘Checo: debes saber que el 2º puesto es una muy buena posición para ti y para el equipo’. Segundos después de escuchar por radio ésra ‘recomendación, el mejicano se iba un poco largo en una curva de derechas, saliéndose ligeramente de la pista, a la que volvió para acabar 2º, detrás de un gran Fernando Alonso, y por delante de Lewis Hamilton que, por 2ª carrera consecutiva, termina en el podio, 3º.

¿Lectura? Pues que los Sauber montan motores Ferrari, que ‘Checo’ Pérez, aunque corre en Sauber, es piloto Ferrari y que, por si faltaba poco, ya se habla de que, si Massa sigue tan ‘patético’, su sustituto natural es… ¡¡¡Sergio Pérez!!!, del que se habla que, incluso, podría ocupar ya ésta misma temporada el 2º asiento en Ferrari.

Quien quiera ver en éste relato de los hechos, y en su interpretación, algún ‘ánimo’ por nuestra parte de ‘ensuciar’ la maravillosa victoria de Fernando Alonso está en todo su derecho, pero también muy lejos de la realidad, ya que bajo ningún concepto es ésa nuestra intención, aunque con el ‘alonsismo’ que se sigue construyendo, a algunos el árbol les impide ver el bosque, y más escuchando afirmaciones en la retransmisión, como las de Marc Gené, que producen vergüenza ajena, como cuando dijo: ‘Si Fernando Alonso gana ésta carrera, a éste circuito deberían ponerle su nombre…’. Gené dixit. Lo que nos habría gustado preguntarle a Marc Gené es ¿qué tendrían que haber hecho si la carrera, en vez de Alonso, la hubiese ganado Sergio Pérez?

Fuera del podio, el 4º fue Mark Webber, destacando el 5º puesto de Kimi Raikkonen, con vuelta rápida incluida, el 6º de Bruno Senna, el 7º de Paul de Resta, el 8º del francés Vergné, (la 1ª vez que puntúa el de Toro Rosso), el 9º de Hulkenberg y el 10º de un Schumacher que salía a por todo, y tuvo que conformarse casi con nada.

Vettel, por su parte, viajando ‘perdido’ en la cola del pelotón, fue ‘empujado’ por su equipo, por radio, a abandonar en las últimas vueltas por una situación ‘peligrosa’ de su monoplaza, lo que dispara las especulaciones de qué era lo que estaba pasando en el monoplaza del actual Campeón del Mundo.

El próximo Gran Premio, el domingo 15 de abril, será en China, en el circuito de Shangai, al que Fernando Alonso llegará como líder del Mundial, con 35 puntos, 5 por delante de Lewis Hamilton y con 10 de ventaja sobre Jenson Button.

Gran Premio de Malasia 2012

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>