Rallye de Portugal 2012

By
Updated: abril 3, 2012

Os sorprenderá un titular con interrogante, pero es que después de haber subido al podio como ganador en Portugal, Mikko Hirvonen fue descalificado por irregularidades en su DS3 WRC. El ganador pasaba a ser Mads Otsberg, pero Citroën ha presentado una apelación, por lo que el resultado está en ‘suspenso’.

Y ha sido una pena que el rallye luso acabase así, porque el desarrollo de la prueba fue de los que te mantienen en vilo desde el primero hasta el último tramo, con múltiples alternativas, salidas de carreteras, abandonos, vuelta al rallye de muchos pilotos bajo la fórmula del ‘Súper Rallye’, ahora conocido como ‘Rallye 2’, y una actuación impresionante por parte de un Dani Sordo que ha salido de Portugal con una cotización mucha más alta de la que tenía.

Empezando por el final, hay que decir que las irregularidades que los Comisarios Técnicos detectaron en el Citroën DS3 WRC del finlandés Mikko Hirvonen en la verificación final, estaban en el embrague y en el turbo. En el caso del embrague, la diferencia entre la pieza homologada y la que tenía montada el coche del finlandés, era que el embrague con el que terminó el rallye, (no era el mismo con el que lo empezó), no tenía unos agujeros que sí tiene la pieza homologada, algo que, lejos de beneficiar el funcionamiento de la pieza en cuestión, perjudica, ya que, a falta de los agujeros, la pieza es ligeramente más pesada.

Y en cuanto al turbo, la irregularidad que se encontró es que la turbina tenía unas dimensiones ligerísimamente mayores que las que tiene la pieza homologada, si bien en éste caso hay que decir que todos los turbos del Mundial son suministrados por la misma empresa, Garrett, y que la alegación de Citroën en éste caso fue que ellos no ‘manipularon’ la pieza, y que la pequeña diferencia entre la que acabó el rallye y la suministrada por Garrett se debía a las altísimas temperaturas a la que trabajan los turbos, una pieza que puede llegar a girar a ¡100.000 revoluciones por minuto!

Ahora habrá que esperar a que los técnicos de Garrett den por buena ésta posibilidad, y a que los Técnicos de la FIA acepten que el embrague ‘irregular’ no daba al coche del finlandés ninguna ventaja, y que el único motivo por el que se montó ésa pieza en una asistencia fue porque el suministrador del equipo francés les entregó una partida de embragues con el ‘error’ de no haber incorporado unos agujeros que se hicieron ,precisamente, para rebajar el peso de la pieza y que, al no tenerlos en la pieza ‘irregular’, lejos de contar con alguna ayuda, era una desventaja.

A partir de ésta fulminante exclusión, surgen las ‘especulaciones’, ya que en otras ocasiones los Comisarios Técnicos de la FIA o han mirado para otro lado, o han puesto sanciones mucho más leves, concretamente penalizaciones en minutos que, en cualquier caso, son menos duras que las descalificaciones, y que en Portugal, incluso, casi no habrían afectado a la clasificación final, ya que Hirvonen superó por casi 2 minutos al 2º, el noruego Mads Otsberg.

Por otra parte, después de otras ‘intervenciones’ anteriores de la FIA para hacer que un Campeonato mantenga el interés, y viendo el domino de Citroën, producto de sus aciertos y de los constantes errores de los pilotos de su único rival, Ford, a nadie le debería extrañar que éstas decisiones tan drásticas estén más encaminadas a que el Mundial de Rallies no se decida tan pronto, que a ‘castigar’ a un equipo que haya hecho ‘trampa’, si bien, se mire cómo se mire, el prestigio del equipo Citroën queda dañado, ya que todo el mundo tiene ahora derecho a pensar que, si han hecho trampa en Portugal, ¿porqué no pueden haberlas hecho también en otros rallies?

Como anécdota, hay que recordar que en éste mismo rallye, hace varias temporadas, los Ford llevaban los cristales traseros de un grosor mucho más delgado que el permitido en la ficha de homologación, con la consiguiente reducción del peso, algo que sí es una ‘ayuda’ a la hora de competir, y sin embargo, en aquella ocasión los Ford, en vez de ser excluidos, fueron sancionados con una penalización en tiempo, por lo que acabaron el rallye y puntuaron, aunque perdieron algunas posiciones.

También, en el caso de Citroën, hace un par temporadas, al comprobar los Comisarios Técnicos que las barras estabilizadoras no eran correctas. En vez de descalificarles, le penalizaron con 1 minuto, de ahí que digamos que ‘sorprende’, aún siendo ajustada al reglamento, ésta exclusión, cuando otras anomalías, que también entrañaban la exclusión, fueron sancionadas mucho más levemente, algo que resaltó el responsable del equipo Citroën, Yves Matton, al decir que el castigo le parecía desproporcionado, y que por ello apelaban la sanción, quedando en ‘suspenso’ la clasificación definitiva del rallye.

En cuanto al rallye, hay que decir que fue tan apasionante, y con tantas alternativas, que si contásemos aquí todos los pormenores de la prueba lusa, en vez de una crónica, el relato parecería un libro, ya que no hubo un momento de tranquilidad, porque todo el rallye fue un sobresalto permanente, con incidentes y con circunstancias constantes, y que afectaron prácticamente a todos los pilotos de cabeza, ya que es difícil encontrar a uno que no haya tenido un pinchazo, un problema de motor, una salida de carretera o, como en el caso de Dani Sordo, quedarse repentinamente sin luces, en plena noche y en un tramo de tierra, cuando iba al ‘ataque’ total.

Esto le ocurría a Dani Sordo en el 2º tramo del rallye, el 1º de ‘verdad’, ya que la especial con la que se empezó en Portugal fue en las calles de Lisboa, con un tramo muy corto, de poco más de 3 kms., y sin mayor trascendencia para la general.

El cántabro, sin luces, se veía obligado a abandonar a las primeras de cambio, si bien los ‘noticiones’ todavía no habían terminado, ya que en ése mismo tramo, el ‘extraterrestre’ Sebastién Loeb nos demostraba que a veces se comporta como un ser humano y, al interpretar mal una nota de su copiloto, (le dijo derecha y Loeb entendió izquierda…), se salió de la carretera, volcando duramente y dejando su coche tan destrozado que ni siquiera tenía la posibilidad de ‘re-engancharse’ al rallye al día siguiente por culpa de los graves daños que tenía.

http://youtu.be/U8ji3HGmFDM

Con éste abandono, (y el de Dani Sordo), los 2 Ford de Latvala y Solberg tenían ‘vía libre’ para hacer 1º y 2º y dar un ‘golpe’ al Mundial, acercándose ambos a Loeb en la clasificación de pilotos y reduciendo Ford la distancia que le llevaba Citroën en el apartado de Marcas, todo ello sin olvidar a Hirvonen, si bien en el caso del finlandés de Citroën, como con el Citroën todavía no había demostrado poder estar en el ritmo de los mejores, parecía razonable pensar que no sería capaz de bastir a los pilotos de Ford.

De ésta forma, Latvala y Solberg se fueron a la cama, al acabar la 1º etapa, 1º y 2º del rallye, con la ‘tranquilidad de que Loeb no volvería a la carrera, y con la única ‘preocupación’ de tener que controlar a Hirvonen, que era el tercer clasificado.

La 2º etapa empezó con la agradable noticia del regreso de Dani Sordo que, como iba en la ‘cola’ de la clasificación, (salió desde el puesto 43º…), tenía que abrir ‘pista’, una situación que en la tierra tiene sus ‘pros’ y sus ‘contras’, pero que ésta vez el cántabro supo aprovechar de forma magistral, además de que al empezar a llover, lo de salir primero ya no penalizaba tanto; Dani Sordo marcó los 3 mejores tiempos en los 3 primeros tramos del bucle, sacándole casi 1 minuto, y en muchos casos más de 1 minuto por tramo, a todos los ‘gallitos’ del Mundial. En el caso de Sordo, hay que decir que en ésas condiciones él fue el más hábil, ‘volando’ por los tramos del sur de Portugal, ‘enrabietado’ por los minutos perdidos en la 1ª etapa, y deseando demostrar que tanto él como el coche son muy competitivos.

Pero, si lo de Dani Sordo podría significar para algunos una sorpresa, ‘saltó’ una aún mayor, y ésa fue que, una vez más, Jari Matti Latvala la ‘cagaba’ cuando tenía todo a favor, ya que, cuando era el 1º de la general, y sin Loeb en carrera, y después de 2 ceros como dos soles, (en Montecarlo y en Méjico), se salía de la carretera, en el primer tramo de la etapa, demostrando que tiene muy poco control emocional, porque al salirse, en vez de intentar parar el coche, siguió, campo a través, como si, en vez de un WRC llevase un coche del Dakar, hasta que chocó contra la ladera contraria, enterrando allí sus opciones y llevando el drama, una vez más, a su desconsolado equipo.

Sin embargo, y mientras Dani Sordo seguía metiéndole 1 minuto por tramo a sus rivales, para Ford no se habían acabado las desgracias, porque, cuando tras el abandono de Latvala era Petter Solberg el líder del rallye, va el noruego, en el siguiente tramo, ¡¡¡y también se sale de la carretera!!!, en medio de la niebla, y sin opción de volver a la carretera, con lo que los 2 pilotos de Ford ‘regalaban’ el liderato a un Mikko Hirvonen que, rodando a un nivel alto, pero con cierto margen de seguridad, no cometía errores en las condiciones tan complicadas en las que se estaban poniendo los tramos.

Con ésa situación, y viendo el ritmo impresionante al que estaba rodando Dani Sordo, se empezaron a hacer ‘cábalas’ de a dónde podía llegar el cántabro en su remontada, (había salido el 43º y después de 3 tramos ya era el 15º…), pero la Organización, en una decisión que no gustó a quienes entiende que los rallies deben disputarse en las condiciones que sean, lleguen los coches que lleguen, decidió suspender los 3 tramos de la tarde, ‘abortando’ la sensacional exhibición que estaba dando Dani Sordo, y con ello sus posibilidades de llegar, incluso, a lograr un puesto en el podio.

La decisión, más encaminada a ‘ayudar’ a los pilotos de Ford a que volviesen al rallye, y con poco tiempo perdido, (son 5 minutos por tramo no hecho, y si no se hubiesen suspendido los de la tarde Latvala ‘palmaría’ 30 minutos y Solberg 25…), que a solucionar un problema que no era más que tener que correr con lluvia, barro, frío, vados de ríos que parecían lagos, o sea un rallye de verdad, volvió a demostrar que desde hace algunas temporadas, tanto la Fórmula 1 como los rallyes se están ‘amanerando’ hasta extremos absurdos, sacándoles parte de su espíritu y tomando decisiones que, en gran medida, ‘adulteran’ la competición.

Con ésta situación, el sábado, en la 3ª etapa, volvieron los Ford, y a partir de ése momento fue Petter Solberg el piloto más rápido, con Dani Sordo siempre muy cerca, hasta el punto que uno de los mejores tiempos del día fue para el cántabro; sin embargo, la desgracia se volvería a ‘cebar’ con él, cuando el escape empezó a quemar el paragolpes trasero, metiendo los gases de la combustión dentro del coche, llevando a Dani Sordo y Carlos del Barrio casi al desmayo, por la falta de oxígeno, lo que les obligó a pararse, (incluso del Barrio tuvo que romper su ventanilla…), y perder muchos minutos, cuando ya Dani estaba a punto de entrar entre los 10 primeros.

A pesar de éste nuevo contratiempo, Dani Sordo se sobrepuso y, 2 tramos más tarde, y en la última especial del día, marcaba el mejor tiempo, demostrando que las adversidades, lejos de hundirle, le daban más coraje para seguir siendo uno de los protagonistas del rallye.

Por el camino se había vuelto a quedar Jari Matti Latvala, mientras que Petter Solberg ya estaba entre los 10 primeros, ‘apuntando’ al 4º o 5º puesto, todo un éxito después de haber abandonado en la 2ª etapa.

De cara a la etapa final, y con Mikko Hirvonen cómodamente situado en el primer puesto, ya que ni Mads Otsberg ni Evgeni Novikov se habían podido acercar al finlandés de Citroën, las expectativas estaban puestas en la ‘Power Stage’, el último tramo, ya que lo previsible era que Solberg y Latvala saliesen a ‘disputarla’, para intentar cosechar la mayor cantidad de puntos posibles en ausencia de Loeb, todo ello contando con Dani Sordo que, cuando estaba otra vez ‘rozando’ los 10 primeros, tenía un pinchazo que le volvía a echar para atrás, ya lejos de la zona de puntos.

Y la ‘Power Stage’ fue el escenario final de una nueva exhibición de Dani Sordo que, corriendo como un poseso, hizo el mejor tiempo, llevándose al menos el consuelo de esos 3 puntos cuando, por pilotaje y por coche, quedó claro que podría haber luchado por la victoria. El 2º en la ‘Power Stage’ fue Jari Mati Latvala y el 3º Ott Tanak.

Así, Mikko Hirvonen subía al podio como ganador, si bien un par de horas más tarde los Comisarios Técnicos le ‘borraban’ la sonrisas, a él y al equipo Citroën y, hasta que se resuelva la apelación, el ganador del rallye de Portugal 2012 es Mads Otsberg, con el ruso Eugeni Novikov 2º y Petter Solberg 3º.

La próxima cita, en la que no estará Dani Sordo, (que ni siquiera sabe en qué próximo rallye competirá), será, del 27 al 29 de abril, el Rallye de Argentina.

Rallye de Portugal 2012

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>