Toyota se ha traído al Salón de Ginebra la segunda versión del FT86, que debería parecerse mucho al modelo definitivo. Sobre la primera versión que sacaron allá por 2009 se presenta con algunos cambios que nos dejan la mosca detrás de la oreja sobre las intenciones de Toyota.

El proyecto inicial tenía unas premisas sencillas. Coupé deportivo, propulsión, motor 2.0 boxer atmosférico de origen Subaru para el que se bajaron potencias que se supusieron en el entorno de los 200 cv, cambio manual en H, bajo peso y un precio alrededor de 25.000€ ¿para qué queremos más?

Eso les hizo acordarse de lo que actualmente es un coche de culto entre los drifters y amantes de los coches japoneses, el Toyota AE86 “Hachi Roku” para los amigos, recuperando su concepto y adaptando su nombre al actual FT86. Aunque en la península no se vio demasiado han llegado algunas unidades en manos de expertos que se han buscado la vida no sólo para traerlo, sino en muchos casos para potenciarlos y darles el uso que les ha convertido en historia. El Hachi Roku (que significa 8-6 en su lengua madre) era la versión más deportiva de lo que por aquí ya se denominaba Corolla y contaba con varios tipos de carrocería deportiva de dos y tres volúmenes (coupé y hatchback). Bien por debajo de los 1.000 kgr y con un motor muy potenciable, cuenta con una legión de fans japoneses y sus genes pueden verse en universos paralelos como Need For Speed, Forza Motorsport, la saga GT, Grand Theft Auto o alguno un poco más real como Fast & Furious.

El modelo que se presenta ahora en Ginebra cambia el rojo del anterior prototipo por el negro actual, pero en cuanto a datos técnicos seguimos más o menos igual, muchas suposiciones y pocas confirmaciones. Las premisas parecen las mismas pero en este cambio hemos visto al coche sobre todo crecer, algo que se nota especialmente en las nuevas curvas que se aprecian en el frontal y el techo. Se confirma que se ha hecho en colaboración con Subaru lo que nos garantiza el motor bóxer, pero sabiendo lo buenos amigos que son en la marca de los 2.0 bóxer turbo… ¿por qué no soñar con una versión más radical?.

También han hecho mucho énfasis en lo centrado y bajo del centro de gravedad: Que si el motor bóxer lo tiene muy bajo, que si la posición de conducción también será baja y retrasada para favorecerlo… también dicen que habrá “muchos botoncitos divertidos que pulsar” ¡que lo dejen como está! (y que nos digan cómo es…)

Toyota FT86 II.