Desde que se ha estrenado el revolucionario McLaren MP4-26, las cosas no están funcionando como en el equipo esperaban. Lewis Hamilton y Jenson Button han hecho públicas sus quejas en cuanto a competitividad, y no ven claro, a día de hoy, que puedan estar luchando por el Mundial.

En la sede del equipo en Woking se han encendido todas las alarmas y allí son especialistas en intentar buscar soluciones de la manera más rápida posible, sobre todo porque quieren estar entre los favoritos desde el momento en que el primer semáforo se ponga en verde.

El fichaje de Pedro de la Rosa parecía evidente durante el invierno, pero en el momento que el coche empezó a rodar en los test de Jerez el equipo perdió interés. Quizás pensaron que ponían en manos de sus pilotos un coche fantástico y que con solo un probador como Gary Paffet se arreglarían para ir evolucionando el coche durante la temporada. Es de relevante importancia que el Sr. Paffet es inglés y ya sabemos como son los ingleses para lo suyo.

Tras dos semanas de pruebas se dieron cuenta de que las cosas no iban como ellos esperaban y se pusieron en contacto con Pedro, que como piloto probador lleva ya la nada despreciable cantidad de 104.248 km. No hace falta ser un pez gordo en Woking para darse cuenta que De la Rosa es un muy buen fichaje.

El ha evolucionado los diferentes compuestos de neumáticos que Pirelli pondrá en las llantas de los equipos de F-1, conoce la sede de McLaren como su propia casa, se entiende muy bien con Lewis Hamilton que ha sido el que más ha insistido en su fichaje y tiene 9 años de experiencia que eso no moco de pavo.

Parece ser que el todo se dejó atado durante la fiesta de cumpleaños que Pedro celebró en Barcelona con motivo de su 40 aniversario, y a la que asistió el director ejecutivo de McLaren, el Sr. Martin Witmarsh, el cual es de sobra conocedor del trabajo de piloto.

Confirmada la noticia durante el día de ayer, serán ya cuatro los pilotos españoles los que componen la parrilla de Formula 1 esta temporada. Desde aquí les deseamos a todos mucha suerte y felicitamos a Pedro por su cumpleaños y la vuelta a su antiguo trabajo, que unos valoran como un paso atrás y otros pensamos que mejor ser probador y tercer piloto de una de las tres mejores escuderías del mundo, que pasarse los grandes premios luchando a brazo partido por los puntos.

Aunque lo que realmente él quería era competir y eso pesa mas que cualquier análisis.

De la Rosa vuelve a casa...en su cumpleaños