Tras casi haber perdido la esperanza de encontrarnos con un Alfa Romeo de propulsión trasera, en el presente Salón de Ginebra nos encontramos por fin con un proyecto que nos devuelve la fe en una marca que no se merecía, por historia y tradición, no tener un deportivo de este tipo dentro de su gama.

No podemos dejar de lado que el abandono de la propulsión trasera es un importante hándicap a la hora de plantearnos una fábrica de deportivos. Lo que había sido una seña de identidad se convirtió, de la noche a la mañana, en uno de los principales “peros” que se le pueden poner a una marca que lleva los genes de la competición de primer nivel. Será que yo ya peino canas, pero recuerdo perfectamente la época en la que Alfa Romeo era aún equipo de Fórmula 1 y cómo se caracterizaba precisamente por la potencia de sus motores. Al cesar la producción del Spider, y antes de los 33, 75, GTV…. se acababa con la tradición de una de las pocas marcas genuinamente deportivas que quedaban en el mercado.

Los rumores de la vuelta a la propulsión se materializaron primero con el 8C Competizione y ahora con el nuevo 4C, un pequeño deportivo que de confirmarse su paso a la producción en 2012 se puede convertir en un auténtico matagigantes, aunque todo parece indicar que esta nueva raza de deportivos se convertirá en un concurrido nicho de mercado en unos años. A falta de saber datos más concretos parece que marcas como Porsche o Toyota también ocuparán este hueco que se nos hacía exclusivo de poco más que Lotus.

Y atentos, además de propulsión tiene motor central, 850 kgr, 200 cv, chasis de carbono, menos de 5 segundos para hacer el 0-100 km/h y una velocidad máxima superior a 250 km/h. ¿Sonríes? Además de eso; cambio de doble embrague y una distribución de pesos del 40% delante y 60% detrás. Los datos que han salido son, como mínimo, interesantes. Si a eso le unimos que el motor es el pequeño 4 cilindros turbo de inyección directa que ya equipa el Giulietta, y que en este modelo cuenta con hasta los 230 cv, nos quedamos a la espera de la versión definitiva; GTA, Quadriflogio Verde o como la quieran llamar, o incluso en último caso de las previsiblemente sencillas preparaciones que seguro que saldrán a futuro buscando satisfacer a los más quemados que echen en falta algún caballo más. Y todo esto además teniendo en cuenta que los datos que fueron soltando apuntaban a los 250 cv y le han quitado el apellido GTA a lo presentado en Ginebra, dejándolo en Alfa Romeo 4C Concept. O que Hamman ya le ha sacado 280 cv al Abarth 500, que lleva un motor aún más pequeño que éste.

No se ha oído mucho sobre autoblocantes pero espero que no nos fallen en eso. Desde luego todo lo expuesto plantea un deportivo de verdad, sin demasiadas concesiones y muy por encima de los modelos deportivos de la marca que, aunque desde luego tenían su punto deportivo, no se parecen en nada a lo que ahora se propone.

El modelo se ha presentado con un extraño color rojo mate recubriendo una carrocería a medio camino entre el mencionado 8C Competizione, que evidentemente le sirve de referencia, y un Lotus Exige, como no podía ser de otra manera a la vista de los datos que se filtraron. No se sabe nada del interior, aunque ya han dicho que el precio debería andar por los 45.000 euros, algo por debajo de sus escasos rivales actuales.

Crucemos los dedos porque el modelo pase a producción tal y como nos están diciendo.

Vaya alegría nos acaba de dar Alfa con el 4C