Si hay un lugar en el mundo del automóvil que pueda considerarse el país de las oportunidades, es Inglaterra. La oferta de grandes deportivos hechos por pequeños fabricantes es enorme, y no hablamos de los que busquen su oportunidad en el mundo de la ingeniería o la competición.

Y es Caterham el que nos trae una nueva sorpresa que, además, tiene su razón de ser en una competición propia. El coche se ha hecho pensando en una copa monomarca que se disputará en Inglaterra con el SP/300.R y esperan contar con una veintena de pilotos , de hecho ya tienen pedidos suficientes para media parrilla y confían en completar pronto los 11 que les quedan para alcanzar la producción de 25 inicialmente prevista. A la pregunta de si habrá versión de calle aprovechando la muy favorable legislación inglesa para ello, la respuesta es contundente: “Cuando alguien nos pregunta si lo haremos le preguntamos si lo van a comprar. Si dicen que no, también nosotros, pero algún día probablemente alguien dirá “si” ¡y entonces lo haremos!”.

Muy al estilo de los Ginetta G50, que por cierto acaba de presentar su evolución con el G55, el coche se ha hecho pensando principalmente en los pilotos y la copa en la que competirá, por ello fiabilidad, facilidad de uso y bajo coste de mantenimiento son obligados. De esa manera cuenta con frenos AP Racing, una caja Hewland secuencial o un juego de llantas y neumáticos de F3 con cantidad limitada para su uso en los meetings. Como dato curioso, las llantas de 13” pesan 3,8 kgr las delanteras de 9” de garganta y 4 kgr las traseras con 10,5”. El chasis por su parte está hecho en colaboración con el especialista Lola y la carrocería de poliuretano está llena de detalles, como los escapes optimizados aerodinámicamente o el alerón trasero de fibra de carbono que, en combinación con el resto de apéndices aerodinámicos, genera un downforce de hasta 450 kgr a 250 km/h para garantizar un espectacular grip aerodinámico adicional. Para el motor recurren a un Ford 2.0 con compresor que desarrolla 305 cv a 7500 rpm más un “Push to pass” (función overboost, literalmente “pulsar para pasar”) que le da puntualmente 30 cv extra. Teniendo en cuenta un peso de sólo 545 kgr las prestaciones son espectaculares, tarda 2,8 segundos en llegar a los 100 km/h y alcanza 290 km/h de velocidad máxima.

El precio se anuncia en 60.000 libras que al cambio son unos 70.000 euros, a los que hay que añadir otras 5.000 para formalizar la inscripción en la copa. Además, para nuestra comodidad ofrece la opción de pedirlo con volante a la izquierda.

Mucha suerte para esta nueva iniciativa de una marca muy activa a la hora de ofrecer posibilidades racing a sus clientes, entre ellas están las experiencias de conducción que pueden ser de circuito, slalom o drifting, pero destaca la academia Caterham. Con su propio campeonato paralelo ofrece por 21.000 libras un Caterham de 125 cv para montarlo en casa (fácil, rápido y para toda la familia, pero si no te fías de tus habilidades lo montan ellos por 3.000 más) y un programa de competición para ir deshaciéndolo poco a poco en las pistas de la que te inicias en las carreras. Por si te parece poco pesa 525 kgr y acelera de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos….

En easyjet tienes un montón de ofertas para acercarte si te animas.

Caterham SP/300.R. Otra posibilidad.