¿Existe el conductor al que los 571 cv entregados por el V8 de 6208 cc del nuevo Mercedes SLS AMG le parezcan pocos? En Brabus están convencidos de que así es, y por eso han aprovechado el pasado salón de Ginebra para deleitarnos con el “Alas de Gaviota” más potente que jamás haya pisado una carretera.Estamos hablando del Brabus 700 Biturbo, un automóvil único, por su potencia, por su estilo, por su exclusividad, y porque hay que ser un conductor realmente exigente para decidir que el poderoso V8 AMG se nos queda pequeño. No cabe duda que Brabus es toda una referencia cuando hablamos de preparaciones Mercedes, y para muchos su calidad es incluso superior a la ofrecida por el preparador “oficial” AMG, por eso si Brabus decide que al SLS le hacían falta 700cv, nada mejor que escuchar sus razones.

Y sus razones son contundentes cuanto menos: de 0 a 100 en solo 3,7 segundos, y de 0 a 200 km/h en 10,2 segundos. Si esto no nos convence, está la tercera razón, para algunos tan poderosa como las anteriores, y son los 340 km/h de velocidad punta, que lo transforman en un auténtico superdeportivo capaz de batir a todo un Ferrari 599 GTB.

¿Cómo han conseguido los chicos de Brabus este fenomenal aumento de la potencia? La respuesta en sencilla: con la magia del turbo, o más bien, con la magia de los turbos. Se que son muchos los detractores de este sistema, pero no cabe ninguna duda que es la mejor manera de sacar potencia sin aumentar el peso, y conseguir rendimientos de mecánicas de gran ciclindrada, partiendo de bloques de menos cubicaje. Pero si estamos hablando de instalar un sistema twin turbo, a un enorme bloque V8 de 6,2 litros, la cosa cambia.

Los ingenieros de Brabus han trabajado para conseguir un sistema turbo que se integrase a la perfección con el funcionamiento progresivo del V8 AMG, y por eso han cuidado cada detalle. Hasta el punto de instalar un sistema de doble turbo, para que cada turbo comprima el aire de los 4 cilindros de cada lado del V8, y se puedan instalar opuestos para que el flujo de aire sea óptimo tanto para la parte derecha del bloque, como para la izquierda.

Pistones forjados que bajan la relación de compresión, como es preceptivo en toda transformación de motor atmosférico a turbo, filtros de admisión específicos y un escape de titanio más ligero que el original, completan esta preparación mecánica que además de aumentar la potencia hasta los 700 cv, consigue la entrega de par suba escandalosamente hasta los 860 Nm, lo que supone 210 Nm más que el original. Los detractores de los sistema turbo no saben lo que se pierden…

El resto de la preparación hace justicia al fenomenal desempeño mecánico. Los añadidos aerodinámicos han sido diseñados con la ayuda del túnel del viento, y realizados por completo en fibra de carbono. Las pinzas de freno Brabus de 6 pistones y las llantas BRABUS Monoblock F de 21 pulgadas en el eje trasero y 20 en el delantero , son un auténtico imán para las miradas, y gracias a los neumáticos en medida 275 30 ZR 20 y 295 25 ZR 21 y a los ajustes en la suspensión de la mano de Bilstein, la eficacia en el paso por curva está más que asegurada.
Brabus 700 Biturbo: 700 cv para el SLS