The drivers start of season photograph. Formula One World Championship, Rd 1, Australian Grand Prix, Race Day, Albert Park, Melbourne, Australia, Sunday 27 March 2011.

Ha acabado la primera clasificación del año, y a mi me da que esto ya lo he vivido. Los medios de comunicación calientan el mundial con especulaciones, fantasías, y sueños. Pues hoy, y tras las vueltas de los pilotos, hemos visto que lo sueños, sueños son. Los mejores siguen siendo los mejores pero con más diferencia.

Vettel, el señor del dedito en ristre y el hombre más rápido del mundo a una vuelta montado entre dos toros dándose cornadas, ha ensartado a ingenieros, jefes de equipos, mecánicos y pilotos. Si yo fuera Lucca Cordero di Montezemolo o Ron Dennis estaría metiendo en una hucha bien grande todos mis ahorros presentes y futuros. La única solución posible es conseguir llevarte a tu casa a, ,el unicornio de los ingenieros, el mago Adrian Newey.

Que frustrante debe ser estar en las dos escuderías con más historia del mundial, Ferrari y McLaren, hacer dar el 110% a tus empleados para crear el coche más rápido y que vengan estos tíos, que están en la historia de la Fórmula 1 desde hace 5 años y siendo ya campeones del mundo, se bajen de los camiones, metan a sus chicos en los coches y se pongan a volar, cual anuncio televisivo de la bebida energética que les ingresa la pasta. Para quitarse el sombrero.

Que hemos visto hoy durante la clasificación? Pues que todo esto ya lo hemos visto el año pasado en el inicio del mundial, pero que ahora todavía es mejor para unos y peor para otros. Que Vettel vuela bajo, y Webber va a rebufo, si estos dos y sus jefes han aprendido de los errores del año pasado van a ser todavía más peligrosos. Que en McLaren han tenido una capacidad de reacción tremenda, rediseñando en muy poco tiempo un coche que parecía una castaña y que en Ferrari, van a tener que ir como en el 2010, a contrareloj, pero ahora con un Alonso asentado en la escudería y sin las dudas anteriores de Dominicalli (os acordáis el año pasado en Melburne?), y con muchas ganas de llevarse un tercer mundial. Ah, tambien hemos visto a un Massa que sigue teniendo problemas de calentamiento en el tren delantero, en el trasero y o en Dios sabe que parte de su cuerpo.

De todas formas esto es solo el comienzo del comienzo. Los pilotos tendrán que gestionar sus neumáticos como nunca y controlar donde aprietan el botoncito del alerón trasero, ya hemos visto hoy, en un Force India, lo que ocurre cuando un F1 se queda sin carga aerodinámica trasera en plena aceleración, dejó un panorama en la pista como en el Londres nocturno en la época de Jack el Destripador, todo lleno de niebla Pirelli.

Parafraseando a Sanganchao pero con mucho mas motivo que años atrás;

Si parpadean se lo van a perder. Y esta vez va enserio.

Clasificación Melburne: El día de la marmota