Todos los amantes de los coches deportivos sentimos algo especial por el Mazda MX-5, el pequeño roadster japonés hace sentirse especial a cualquiera que se ponga a sus mandos, así que no es de extrañar que los que además sabemos lo que dan de sí las versiones de carreras estemos de enhorabuena con la nueva versión GT.

Pero esta vez sólo serán los pilotos que se pongan a sus mandos los que disfruten de su increíble capacidad de frenada, bajo peso y propulsión trasera, porque este nuevo juguete se ha construido pensando únicamente en convertirlo en una variante carreras-cliente.

Para ello se han puesto a mejorar todos los apartados importantes. Exprimen el motor 2.0 hasta nada menos que 280 cv, le montan una caja de cambios secuencial de 6 marchas y unas levas, cambian suspensión y frenos, y para terminar reducen su peso hasta los 850 kgr. Con una relación peso/potencia en el entrono de 3 kgr/cv no es de extrañar que se barajen los 3 segundos para alcanzar los 100 km/h y se superen los 250 km/h a pesar del enorme freno aerodinámico que supone la configuración roadster sin ningún tipo de techo cerrado. También es destacable que se habla de una rigidez estructural 17 superior a la exigida por la FIA, nada malo para un descapotable.

Conociéndolo seguro que será un duro contendiente en el campeonato inglés de resistencia a pesar de la salida de pista de este pasado fin de semana que truncó sus aspiraciones. Por nuestra parte esperamos verlo pronto en su ambiente de la que vamos a Inglaterra para contaros las evoluciones del equipo español Azteca Motor, que ya ha comenzado con muy buen pie la primera carrera del año en un espectacular Mosler.

Mazda MX-5 GT. La versión de carreras.