Ni más ni menos que 340 cv avalan al Audi A3 más potente jamás fabricado, que se presenta con la versátil carrocería Sportback, dispuesto a llevar el concepto de compacto deportivo a otro nivel.

No podemos ver todavía a ninguno de los dos por nuestras carreteras, pero nadie duda que el RS3 de Audi que aquí os presentamos, tendrá como rival más directo al también novedoso BMW Serie 1 M (que finalmente se denominará así, y no M1 como algunos habían pronosticado). El compacto de Audi parte con ventaja en cuanto a la polivalencia, pues sus 5 puertas, mayor maletero, y carrocería tipo familiar, ofrecen una capacidad de uso mayor que la mayoría de los deportivos del mercado, y en concreto bastante mayor que la carrocería coupé de BMW con la que se ofrecerá inicialmente el Serie 1 M.

Pero en curvasenlazadas no estamos para contaros cual es el coche con más maletero, ni cual es el más adecuado para pasar el fin de semana con la familia en la playa… aquí os vamos a las armas con las que el nuevo RS3 puede plantar cara a muchos deportivos de renombre, que pueden ver como un pequeño coche compacto de 5 puertas les saca algo más que los colores.

La clave, bajo el capó

El motor que encontramos en el vano motor del RS3, es un 5 ciclindros de 2,5 litros de cilindrada, extremadamente compacto (menos de medio metro de largo), y muy ligero (183 kilos según el fabricante). La posición transversal que muestra nos indica que no monta el sistema de tracción quattro de sus hermanos mayores, pero nos han hablado tan bien del nuevo sistema Haldex 4, que esto tampoco nos parece determinante.

Audi ha montado todo un arsenal para sacar hasta la última gota de potencia del propulsor, y así a un turbo de grandes dimensiones que sopla hasta 1,2 bares, le acompañan un sistema de distribución variable y la inyección directa FSI. Sorprende una relación de compresión de 10:1, inusualmente alta para un motor turbo “de calle”, pero gracias al nuevo sistema de inyección en remolino, le permite mantener la temperatura más baja evitando la auto detonación a pesar de la mayor compresión. El resultado es una entrega de potencia máxima de 340 cv, y un par de 450 Nm disponible desde 1600 rpm, y 5300 rpm.

Si estos números por si solos asustan, lo hacen más si tenemos en cuenta que el RS3, pesa solo 1650 Kg, lo que no está nada mal sobre todo para tratarse de un coche de tracción total, lo que sitúa la relación peso potencia en unos 4,8 Kilogramos por caballo. No es de extrañar, que con estos números, y gracias a la excelente motricidad de la tracción total y del sistema “Launch Control” para mejorar las salidas, el RS3 haga el 0 a 100 en 4,6 segundos.

El cambio S tronic de 7 velocidades, los frenos sobredimensionados con discos de 370 mm y 310 mm y pinzas de 4 pistones, y el efectivo sistema de tracción permanente, son una garantía de efectividad en todas las condiciones, y una delicia para practicar la conducción deportiva con altas dosis de seguridad. Por supuesto, para los que gusten de las sensaciones fuertes, el sistema de control de tracción puede desconectarse, parcial o totalmente, para explorar con total libertad los límites del RS3.

La practicidad de la que hace gala el compacto deportivo, con su versátil y espaciosa carrocería, se acompaña con uno consumo medio declarado de 9,1 litros, ciertamente un valor más que contenido para un vehículo que cuenta con 340 cv bajo el acelerador. Si queréis ser de los primeros en tenerlo en vuestro garaje, por unos 54.000€ es vuestro.

RS3 Sportback: la respuesta de Audi al BMW 1M