Dicen que tenían dudas sobre si montarlo o no en Australia y que al final decidieron no hacerlo porque en ese circuito no supondría una diferencia importante y porque los pocos kilómetros de pruebas mermaron su confianza en el sistema.

Christian Horner ha dicho al canal 5 de radio de la BBC que su equipo es mucho más optimista sobre las posibilidades de montar el KERS en el próximo GP de Malasia, aunque de nuevo tomarán la decisión a última hora tras los libres del viernes. En Melbourne también lo probaron durante el viernes pero “al final tomamos la decisión colectiva de que había un riesgo y por lo tanto decidimos no montarlo… los beneficios en ese tipo de circuito más allá de la salida son muy limitados.” Sin embargo añade que “obviamente esos beneficios en otros circuitos se vuelven más visibles”.

Por tanto confía en que las pruebas del viernes despejen las dudas y dice que “ahora, tras esas pruebas y habiendo inspeccionado todos los componentes, nuestra confianza ha crecido, y si todo sale bien el viernes en Malasia hará su debut durante el fin de semana de carrera”. ”Obviamente nuestro deseo es tenerlo en el coche tan pronto como sea posible, pero no vamos a comprometer las prestaciones o la fiabilidad del coche si consideramos que el sistema no es lo suficientemente sólido para la carrera”. Además reconoce que el KERS será mucho más determinante en Sepang por la cantidad de rectas largas de su trazado, ya que aunque en Australia rodar sin él “no nos perjudicó demasiado, hay que recordar que supone 80 cv adicionales, lo que en una vuelta es entre 3 y 4 décimas de tiempo efectivo”.

Como al final lo monten, cosa que tarde o temprano acabarán haciendo, y realmente sea esa la diferencia de tiempo, ya podemos echarnos a temblar. Si lo que vimos en el pasado gran premio tanto en carrera como sobre todo en clasificación, se vuelve a repetir en Sepang, lo de los Red Bull puede ser un paseo.

Red Bull tiene listo el KERS.