Huelga en la fórmula 1. Hace varios días que llevamos oyendo rumores acerca de la posible huelga de pilotos para el próximo Gran Premio de Malasia. Puede que Vettel haya sacado su lengua a navegar por lugares que controla en menor medida que el negro asfalto.

Puede que sea verdad que con tantos botones algún piloto haya tenido que estudiar álgebra durante la pretemporada para poder accionar el Kers, modificar alerón, tomar agua, regular las vueltas del motor y hablar por radio. Puede que sea verdad que conducir un coche a trescientos kilómetros por hora con cuarenta botones no sea lo más indicado. Puede incluso, no, seguro, que prefiramos las manos de un piloto que los mecanismos de un ingeniero. Pero de eso a una huelga de pilotos… hay un abismo.

Sera posible que debajo de esa amenaza del campeón del mundo se encuentra la funcionalidad de los volantes de Red Bull, el Kers y su alerón móvil?. Quizás los esfuerzos en conseguir un coche tan bien hecho desde el punto de vista aerodinámico y altamente equilibrado para competir, con gran posibilidad de éxito, en todos y cada uno de los circuitos del año, han hecho que el pequeño detalle del volante se les haya olvidado o no prestado la suficiente atención. O bien que haya algún pequeño problema con esos bellos ingenios, el Kers y el alerón móvil, que seguramente a lo largo de la temporada nos hagan disfrutar a los aficionados con más adelantamientos por carrera. ¿Tendrá miedo Vettel a no tener carreras donde cabalgue en solitario y precise de toda la ingeniería que dispone su montura? ¿Será fiable el Kers no montado en el anterior Gran Premio? ¿Será que su volante pone “Sebastian no toques el Kers que no va”?

Lo dicho anteriormente, ahora, justamente ahora, el buen Vettel se encuentra con que sus manos no dan para todo, que sus guantes se atascan entre ruedas que seleccionan, botones que hablan o lucecitas que ciegan. Este enredo y semienredo por supuesto no ocurría en pretemporada, nadie de sus ingenieros le pidieron consejo al pobre de Sebastian, nadie le dio un volante al flamante campeón del mundo para que jugara durante horas y horas. Ahora, justo ahora, Red Bull se da cuenta que sus botones son demasiados.

Nos lo creemos????

Vettel, el Kers y la huelga