Hay un lugar en el mundo donde, una vez al año, se puede vivir la pasión por la velocidad. En tres días de ensueño se puede pasear tocando la magia del automovilismo por un inmenso jardín que se llenará hasta los topes de; coches de F1, superdeportivos de todos los tiempos, motos de carreras, y estrellas del motor.

A unos km de Londres, dirección a la costa sur de Inglaterra, se encuentra una de las casas solariegas más importantes del país, la Goodwood House. La espectacular residencia ha sido el hogar de los duques de Richmond y Lennox durante más de 300 años, una maravilla arquitectónica que fue adquirida en 1697 como residencia para disfrutar de la caza del zorro.

El lugar por donde esos zorros corrían para escapar de los perros es una enorme finca de 12.000 hectáreas que se llenará, dentro de unos días, de los más importantes y sobresalientes coches de la historia del deporte del motor, del presente y del pasado. Allí se puede ver cualquiera de esos sueños en perfecto estado, y también se pueden escuchar y ver rodar a fondo, cosa por cierto única en el mundo, durante el Goodwood Festival of Speed.

Este «Festival de la velocidad» fue fundado en 1993 y desde entonces es un éxito anual.

Todo se ha construido alrededor de una colina en cuesta. Las raíces de esta famosa subida se remontan a 1936. Durante ese verano, al IX duque de Richmond se le ocurrió celebrar una carrera privada en la colina situada en su propia finca. En 1993 se quisó repetir aquel evento y en la carrera inaugural, 25.000 personas acudieran a disfrutar como se había disfrutado 57 años antes.

La Hillclimb es un estrecho mini-circuito de 2,5 km que discurre entre árboles y muros de piedra y pone a prueba a todo el que corra por él. Más de 300 máquinas y pilotos aceleraran a tope por la mítica subida todos los días.

Con el discurrir del tiempo y con el éxito del festival se han unido al espectáculo otras muchas atracciones del motor.

Una pista de velocidad también forma parte del espectáculo en el Sunday Times Supercar Run, aunque no se sepa inglés solo con de Supercar ya pinta bien. Una oportunidad única para ver a los deportivos de verdad quemando rueda durante seis veces durante el fin de semana.

Algo tradicional en la finca de los duques es la celebración de un concurso de elegancia; el Cartier ´Style et Luxe´ , donde los coches más preciosos y relucientes se pavonean delante del jurado para lograr el primer premio y estos coches no son cualquier cosa; Phantom Corsair de 1938, Alfa Romeo 8C 2900 B Speciale Tipo Le Mans, Porsche 917K .. etc. Vehículos a los que es imposible poner precio y pocas veces se pueden ver juntos.

Desde 2010 el Moving Motor Show está empezando a ser habitual en Goodwood. Un salón de vehículos nuevos, donde los visitantes podrán sentarse y probar alguna de sus ilusiones. Este año veinte fabricantes ya están confirmados; Porsche, BMW, Jaguar y Mercedes entre otros. Un pabellón tecnológico se une a la exposición para dar a conocer lo que será el futuro del automóvil, el transporte sostenible y la movilidad personal.

Si alguno está pensando en «que pena, si hubiera motos ya estaría sacando los billetes» pues está de suerte, en Goodwood se reunirán más de 40 motocicletas de todos los tiempos, junto con las obras de la arte de la ingeniería del pasado rodarán las superbikes más modernas montadas por tipos como Carl Fogarty, Mick Doohan, Fredie Spencer, Eddie Lawson, Giacomo Agostini, Surtees, Troy Bayliss, Troy Corser y Randy Mamola. Todos estos chicos tan majos y prudentes seguro harán de todo cuesta arriba menos saludar.

http://youtu.be/_woVpSM8VBM

Entre colina y campiña, se encuentra el Forest Rally Stage, un «paraíso natural» diseñado por Hannu Mikkola de 3 km de longitud lleno de gravilla, curvas redondas y saltos que serán machacados por más de 50 coches conducidos por los mejores pilotos de todos los tiempos. En ediciones anteriores Markku Alen, Loeb, Solberg, el fallecido McRae y Marcus Gronholm han hecho deslizar sus aparatos levantando polvo y dando una vuelta a aquel que tenga la paciencia de esperar largas colas, los pacientes tendrán premio.

Este año el lema del festival es «Racing Revolutions«, la permanente búsqueda por parte de los ingenieros de más potencia, más velocidad y más eficiencia. Las creaciones más eficientes de la ingeniería del motorsport se lucirán por estos fantásticos jardines. Allí estarán el Auto Unión que ganó en 1936 el Campeonato de Europa, los Audi Quattro que tantos rallyes se han llevado y que fueron una autentica revolución hace 30 años, el McLaren MP4-1, el primer F1 un chasis de fibra de carbono, los F1 con motores turbos y potencias infinitas de hace 25 años, el Mazda 787B con su motor rotativo, del que ya os hemos hablado aquí, también aullará en Goodwood.

Junto a ellos se podrán ver el Bugatti Type 50, el Lotus 56, el Ferrari 312 T y demás maravillas construidas por el hombre. Diseñadores, constructores, pilotos y gente glamurosa se paseará por los prados verdes de la casa. Aunque no solo de paseo y lucimiento vive el hombre, motocicletas y coches deportivos y de competición serán conducidos por pilotos de F1 de renombre.

En un lugar sin restricciones al público, el Paddock de la F1, acogerá al menos media docena de equipos de F1 y pilotos, que tampoco se van a quedar de brazos cruzados. Jesson Button, Lewis Hamilton, Fernando Alonso, Mark Webber, Damon Hill, Sir Jackie Stewart, Sir Jack Brabham .. son algunos de los que habitualmente se han desplazado al festival y han firmado autógrafos y corrido con sus coches.

Y por si todo esto os parece poca cosa, y queréis mirar al cielo, todos los años la Raff Red Arrows Display Team, lo más exquisito de la Royal Air Force, llenará el cielo de acrobacias con sus cazas. Junto a ellos aeroplanos de la 2ª Guerra Mundial como el Spitfire, el Mustang, y el Lancaster y un gigante de la aeronáutica, el Anatov 2 surcarán los cielos. En distintas exhibiciones a lo largo del fin de semana, volaran por encima de Goodwood, helicópteros Apache, el Tornado F3, los Harrier de la Raff, y el Eurofigther Typhoon. A todos los visitantes del 2005 y 2006 les quedo grabado en la retina el vuelo de un jumbo a baja altura que parecía levitar en vez de volar.

Goodwood es el único lugar del mundo en el que se pueden ver, tocar y sentir de cerca todo lo que significa la pasión por el automovilismo. Allí rodo, el año pasado y por primera vez ante el público, el McLaren Mp4 -12C y lo condujeron unos chicos muy sonrientes: Lewis Hamilton y Jesson Button.

Quien se decida a ir va a dar por bien empleados los 100 euros de entrada para todo el fin de semana. Por cierto, si alguien le apetece llevar a sus hijos a que alucinen con el evento, los menos de 12 años no pagan.

Del 30 de Junio al 3 de Julio, el espectáculo está garantizado.

Goodwood Festival of Speed 2011