Gracias al nuevo kit de preparación John Cooper Works, aquellos que quieran sacar un plus de potencia a su MINI Cooper S, pueden alcanzar la cifra mágica de los 200 cv y acercar sus prestaciones a las del Mini JCW original. ¿Tentador? Cuanto menos…

Hay quien todavía piensa que el tuning es una actividad que consiste en que cuatro macarrillas sin estilo añadan kilos de masilla a la carrocería de un coche, para acto seguido ponerle unas llantas que no sería capaz de mover ni un Porsche 911 Turbo. Pues no señores, el tuning es mucho más que eso, y si no que le lo pregunten a los chicos de John Cooper Works, que llevan más de 50 años demostrando como se puede mejorar un coche de serie, añadiéndole además un sello inconfundible que se ha convertido en sinónimo de deportividad, estilo y diversión al volante.

Esta vez de la mano de BMW, John Cooper Works nos presenta su kit de tuning para el MINI Cooper S. Se trata sin duda de una oportunidad sin igual para aquellos que quieran preparar su Mini, pero no se fíen de los componentes o kits de tuning de terceros, o no estén dispuestos a tener problemas de garantía.

Precisamente respecto a la garantía, podemos dormir tranquilos, pues todos los componentes John Cooper Works están perfectamente adaptados a MINI y están desarrollados y fabricados al mayor nivel premium. Cumplen los altos estándares de BMW Group en términos de fiabilidad, mano de obra y autenticidad y por tanto están sujetos a las condiciones de la garantía aplicable a los MINI.

¿Y que nos ofrecen John Cooper Works en esta ocasión para conseguir que los 184 CV de motor 1.6 con turbo Twin- Scroll del MINI Cooper S, se transformen en 200 CV purasangres hambrientos de diversión? Pues básicamente, el kit que está disponible para las carrocerías Hatchback, Cabrio y Clubman , consta de un filtro de Aire JCW, un silencioso deportivo en acero inoxidable con embellecedores de cromo JCW, colectores de escape menos restrictivos y la obligada reprogramación electrónica del motor, con la que consiguen afilar aún más las garras del Cooper S.

Para que también en el exterior, los más observadores sepan lo que llevamos debajo del capó, se suministra también un logotipo JCW para la rejilla frontal, y esto ya solo para nuestros ojos, un distintivo JCW para el motor con el número de kit grabado en él. Esta claro que en John Cooper Works cuidan hasta el más mínimo detalle, y quien sabe si esa pequeña placa con el número de kit, será considerada el día de mañana, como toda una rareza y un valor añadido para el vehículo, al igual que lo son hoy en día los Minis Clásicos que cuentan con algún kit Cooper original.

MINI Cooper S con Kit John Cooper Works