Aprovechando que la DTM pasaba por su ciudad natal, Múnich, BMW presentó al mundo su nueva criatura de carreras. Un precioso purasangre negro que formará parte de una competición muy espectacular.

Han pasado ya muchos años desde la última vez que BMW compitió con su M3 E30 DTM, ahora por fin la marca alemana pondrá su nuevo BMW M3 DTM en las parrillas en el 2012 y tendrá que vérselas con los Audi y Mercedes que hasta ahora se repartían las victorias. El DTM es una espectacular competición cuyo triunfo se pelea a brazo partido en muchos de los circuitos de Europa.

EL BMW M3 DTM es, como sus futuros competidores, casi un monoplaza vestido de coche de calle, que nada tiene que ver con el vehículo que le da nombre. Un DTM es casi un fórmula uno con carrocería, que monta un motor V8 a 90 grados en posición delantera central, con un máximo de 4.0 litros y cuatro válvulas por cilindro, con un rendimiento cercano a los 480 cv. Frenos de carbono, neumáticos desarrollados por Hankook específicamente para esta competición, caja de cambio secuencial, célula de carbono para protección del piloto, combustible único y electrónica estándar para todos suministrada por Bosch.

Los bueno de esta competición es que la igualdad está garantizada, así que en el 2012 el BMW M3 DTM se verá peleando cada cm de asfalto con el Audi A5 DTM y el Mercedes que la firma de la estrella decida poner en las parrillas.

Ojalá alguna marca más se apunte a formar parte de esta competición tan bonita y tan espectacular, de la que Alfa Romeo y Opel formaron parte, y que el BMW M3 DTM se lleve muchas victorias.

Suerte

BMW M3 DTM