Si en el Mundial de rallies hay una prueba que sea difícil, ésta es, sin duda, la de Finlandia; es verdad que casi todas las pruebas del Mundial tienen sus peculiaridades, pero no es menos cierto que las características de la de Finlandia son tan especiales, que no se puede decir que Mil Lagos sea un rallye más

Esto es básicamente porque la velocidad y el ritmo al que se corre allí son endiablados y determinantes, con unos tramos que son muy complicados y que están llenos de “trampas” y de “sorpresas”, en forma de saltos y toboganes.

Por todo esto, llegar al Rallye de Finlandia en la situación en la que llegó el Mundial, con Ogier amenazando seriamente el dominio de Loeb, despertó grandes expectativas y mucho interés para saber qué papel podría jugar el “aspirante” en un terreno tan difícil y cuál sería la “estrategia” del Campeón para mantener a raya a su principal enemigo, todo ello sin olvidar que los “cachorros” de Ford, Hirvonen y Latvala, que corrían en casa, eran los principales favoritos, y que el siempre combativo y espectacular Petter Solberg, intentaría meterse en la lucha, entre otras cosas para seguir aspirando a un asiento en el equipazo que está preparando Volskwagen, y para el que suena el nombre del noruego.

Sin embargo, sólo hizo falta un tramo, el 1º, para descabalgar a Mikko Hirvonen y a su Ford de la posición de favorito, ya que el finés, por culpa de un fallo electrónico, (al bajar de marchas el coche se quedó sin motor y acabó contra un árbol), perdió más de medio minuto, alejándose de los favoritos, situación que se agravó en los siguientes 2 tramos ya que, antes de pasar por la asistencia a reparar los desperfectos, siguió perdiendo tiempo, quedando después de 3 tramos ya a 2 minutos del líder, que ya era, cómo no, Sebastien Loeb, todo ello sin olvidar que el primer líder había sido un sorprendente Jari Ketomaa, el piloto que en el 2010 se jugó el Mundial Júnior con Xavi Pons.

Del 2º tramo, además del primer “scratch” de Loeb, hay que destacar el 2º mejor tiempo de Dani Sordo, si bien éste resultado hay que considerarlo en su justa medida, ya que el tiempo de ese tramo, Laukaa, (una especial que pasa por la puerta de la granja en la que nació y se crió Juha Kankkunen), serviría para marcar el orden de salida del día siguiente, motivo por el cual casi todos los pilotos, menos Loeb y Dani, “levantaron” el pie del acelerador, para no abrir carretera, “barriéndole” los tramos a sus rivales.

Llegada la hora de la “verdad”, con el día fuerte del rallye, además de la carrera “control” de Loeb con respecto a Ogier, hay que destacar el ataque feroz de un Hirvonen que, descartado para la victoria, salió a por todas para intentar acercarse al podio, y a fuerza de marcar “scratch” tras “scratch”, empezó a recortar diferencias, ya que salió a la 2ª etapa desde el puesto 36º y en sólo 3 tramos, con 3 mejores tiempos suyos, ya era el 15º, por detrás de un cada vez más “desdibujado” Kimi Raikkonen.

Entretanto, Loeb controlaba a un Ogier que bastante tenía con intentar mantener a raya al 2º piloto de Ford, Latvala, mientras que los Mini de Dani Sordo y Kris Meeke empezaban a tener algunos problemas de “juventud”, entre ellos una extraña avería electrónica que hacía que los coches se fuesen parando en los tramos, varias veces, lo que a pesar de los esfuerzos de los pilotos y de los mecánicos, les iban retrasando inexorablemente en la clasificación general, hasta obligarles al abandono, en el caso de Sordo casi al final del rallye, ya que Meeke había quedado antes por el camino, y es que como el coche del cántabro iba muy lento, no tenía sentido, sobre todo por imagen de marca, hacer la “Power Stage” en ésas condiciones.

Así las cosas, con Loeb dominando, tanto en los tiempos como “psicológicamente” a un Ogier que no conseguía mantener a distancia a un Latvala que le “birlaba” el 2º puesto, todo estaba encaminado para una nueva victoria de Loeb que, con la conseguida en Finlandia llegó ya a las 66 en el Mundial, algo impensable en aquellos años en los que los triunfos se los repartían entre 4 o 5 pilotos.

El podio lo completaron Latvala y Ogier, con un Hirvonen 4º, que se ganó los 3 puntos “extra” de la “Power Stage”, y que en su “remontada” llegó a hacer hasta 13 mejores tiempos en el rallye, mientras que Loeb hizo 4 “scratchs”, Latvala 2 y Ogier sólo 1, lo que demuestra que el aspirante corrió con mucha “cabeza”, sabedor de que si le plantaba “batalla” a su “jefe” en un terreno tan peligroso, podía salir muy mal parado, ya que en Finlandia los errores se pagan muy caros.

En cuanto a los demás españoles, papel muy gris de los pilotos de la WRC Academy, ya que ni Yeray Lemes ni José Antonio Súarez pudieron estar en ningún momento entre los mejores, con tercer triunfo consecutivo en su categoría para el estonio Kaur, ya que estará pensando en qué va a hacer en el 2012 con los 500.000€ que se “embolsará”, mientras que Álex Villanueva consiguió acabar, con Albert Llovera fuera de carrera por rotura del motor.

Entre los “detalles” del rallye, hay que destacar la presencia de Carlos Sainz, ejerciendo en su nueva función de Asesor Deportivo de la marca Volskwagen, que “premió” en Finlandia, a través del equipo Skoda con los Fabia, a dos “cachorros”, haciendo correr en el “Mil Lagos” a Juho Hanninen, (el Campeón del IRC y que ganó en Finlandia entre los S2000), y a Andreas Mikkelsen; de cara al Rallye de España, el Cataluña, “suena” el nombre de Yeray Lemes como posible piloto a “probar” por Volskwagen, lo que de confirmarse será una excelente noticia.
La próxima cita será en 2 semanas, sobre el asfalto de Alemania.

Rallye de Finlandia por Marcelo Carbone