Para muchos de nosotros algunos automóviles son verdaderas obras de arte, pero si además, esos espectaculares y deportivos coches, son pintados por artistas de renombre internacional y expuestos en un museo para ser disfrutados por sus visitantes, estos se convierten en esculturas con motor únicas, la BMW Art Colection

La idea de tener un coche decorado por un artista fue de Hervé Poulain, al que se le ocurrió, a principios de los 70, fusionar sus dos pasiones, el automovilismo y el arte, y para ello se puso en contacto con un escultor estadounidense llamado Alexander Calder. Este brillante artista fue el genio creador de las «Nubes de Calder», unos paneles de madera contrachapados colocados en el techo del Aula Magna de la Universidad de Venezuela, que hacen que este especial recinto sea una de las cinco sale con mejor acústica del mundo.

El coche diseñado por Alexander Calder, fue uno de los automóviles de carreras más bonitos de todos los tiempos, el BMW 3.0 CLS, y no fue pintado, con la creativa originalidad de escultor, para ser metido en una urna de cristal y puesto a los ojos de los que lo quisieran contemplar, sino que se clasificó en décimo lugar para disputar las 24 Horas de Le Mans. La obra de arte número 93 de 480 cv y con Hervé al volante, no finalizó la carrera por problemas mecánicos, pero hizo que los ojos de BMW se fijaran en él. Así fue como se puso la primera piedra de la BMW Art Collection.

Esto pensaba Hervé Poulain; «Un día, me dije a mi mismo, ahora es el momento de hacer algo grandilocuente, comunicativo, y heroico, y unir mis dos pasiones, la de tener mis coches de carreras pintados por los artistas más importantes de la época«.

Desde 1975 artistas de todo el mundo han pintado las creaciones más espectaculares de BMW, las han convertido en obras de arte rodantes, y han ido sumando maravillas a la BMW Art Collection. 17 es el número de joyas pintadas por escultores como Alexander Calder y Olafur Eliasson, pintores como Frank Stella, Roy Lichtenstein, Andy Wharhol, AR Penk, David Hockney escenógrafo, escritor, dibujante y pintor, y la artista conceptual Jenny Holzer. Ellos, entre otros, han puesto su arte al servicio de la BMW Art Colection</strong.

La BMW Art Collection ha pasado por el Louvre de Paris y de New York, el Whitney Museum, el Palazzo Grassi de Venecia, la Powerhouse de Sidney, y el Guggenheim de Bilbao desde el año 2006 hasta el 2010, y continuará viajando por el mundo.

Ahora a punto de celebrar su 40 aniversario, y por primera vez, la BMW Art Collection puede verse en un espectacular vídeo.

Digno de ver

BMW Art Collection