El MB Clase E AMG es un automóvil que conjuga el estilo y porte de una berlina de representación Mercedes, con la deportividad sin concesiones de los modelos AMG. Pero si queremos que además de tener un automóvil superdeportivo, lo parezca, la solución es el programa de tuning que Brabus ha preparado para la ocasión.

Habrá quien piense que una preparación que se basa en el aspecto exterior, no es una preparación en condiciones. Pero seguramente, si os decimos que la preparación lleva el sello de Brabus, la impresión cambia radicalmente.

El preparador germano se ha ganado su prestigio como tuner a base de llevar a cabo trabajos en los que la calidad y la técnica son su sello inconfundible. Esta vez no han querido ser menos, y todos los aditamentos aerodinámicos que se añaden al Clase E AMG han sido desarrollados y ajustados en el túnel del viento.

El objetivo no ha sido otro que maximizar el apoyo aerodinámico, reduciendo el efecto lift o levantamiento, tanto en el eje delantero como en el trasero, a la vez que el modelo se beneficia de una apariencia más deportiva.

En el caso del spoiler frontal, fabricado en fibra de carbono, se ajusta perfectamente sobre la defensa AMG, y gracias a su diseño específico, aumenta el apoyo aerodinámico, a la vez que le aporta más estabilidad direccional. En la parte trasera, el discreto alerón da paso a un estilizado difusor, que a la vez que lleva a cabo su función aerodinámica, deja paso también al sistema de escape Brabus de 4 salidas, que remata el aspecto de la zaga.

El sistema de escape, además de llamativo, es tremendamente funcional, pues nos permite cambiar el carácter del E AMG, o más bien su sonido, con solo pulsar un botón desde el cockpit. Gracias a un sistema integrado de mariposa, que se puede abrir o cerrar remotamente a elección del conductor, se puede llegar a casa tranquilamente en modo silencioso, o mostrar el sonido de la caballería cuando decidamos hacer un uso menos discreto del vehículo, así el Brabus AMG E puede pasar son la simple pulsación de un botón de ser Dr. Jekyll a Mr. Hyde.

Y por supuesto, para aquellos que sigan pensando, posiblemente con razón, que una preparación en la que no se toca el motor, no es una preparación, Brabus ya tiene listas varias etapas de potenciación que hacen que el motor V8 de 5.5 litros Biturbo deje atrás los 557 CV que se alcanzan con el pack AMG Performance. Como los mismos ingenieros de Brabus afirman, Brabus no sería Brabus si no tuneara los motores.

Brabus Clase E AMG