Después de varias semanas de incertidumbre, en Alemania, donde el próximo fin de semana se disputa la 9ª prueba del Mundial 2011, Citroën y Sebastien Loeb han comunicado que el alsaciano se quedará, las 2 próximas temporadas, en el equipo con el que ha conseguido sus 7 títulos consecutivos de Campeón del Mundo

El indisimulado malestar de Loeb en el seno del equipo, y su manifiesta poca “sintonía” con Olivier Quesnel, su Director Deportivo, sumado a su prácticamente nula relación con su compañero, el también francés Sebastien Ogier, habían disparado las hipótesis de una posible marcha de Sebastien Loeb al final de la temporada; además de lo incómodo que se siente Loeb en un equipo que hasta hace muy poco había sido como su 2ª casa, la “cercanía” de Loeb con Carlos Sainz, y el retorno del español al Mundial de rallies en calidad de Asesor Deportivo de la potente marca Volskwagen, dieron crédito a la posibilidad de que Loeb se fuese en 2012 al equipo alemán que, como es sabido, empezará a preparar un Polo S1600 para participar en el Mundial de la temporada 2013.

La parte positiva de un acuerdo de Loeb con la marca alemana era el “caramelo” de darle al francés un coche para las “24 Horas de Le Mans”, (nada menos que un Audi), para así participar en una prueba que a Loeb le encanta, y en la que ya fue 2º, corriendo con un Peugeot, en el 2006; ese año, precisamente, la posibilidad de correr en Le Mans con un coche ganador, del mismo grupo que Citroën, fue uno de los motivos que utilizó la marca para retenerle, ya que en ése año Citroën se retiró oficialmente del Mundial, corriendo sus coches en una estructura privada, la del Kronos Racing del belga Marc Van Dalen.

En sentido contrario, la parte negativa, la que tuvo más peso a la hora de que Loeb le diese el “no” a Volskwagen, fue el hecho de que el Polo WRC sólo estará listo para correr a finales de la próxima temporada, con lo que el 7 veces Campeón del mundo de rallies tendría que trabajar en 2012 en el desarrollo del coche, viendo los toros “desde la barrera”; pese a esto, el potente Grupo VW intentó “paliar” ésta circunstancia ofreciendo a Loeb una temporada completa en el Mundial 2012 con un Skoda S2000, un coche que, aunque puede correr en el Mundial, es manifiestamente menos competitivo que un WRC, y en el que Loeb iría probando cosas de cara a incorporarlas al Polo S1600.

Desvelado el destino de Loeb, que ya tiene 37 años, para las 2 próximas temporadas, ahora toca observar cómo quedará la situación en el seno del equipo Citroën, ya que Loeb y Ogier prácticamente ni se hablan, y su rivalidad deportiva es de una ferocidad tal, que los riesgos que ambos están asumiendo no son demasiado buenos, sobre todo para Citroën, que puede ver cómo, por la lucha fraticida entre sus 2 pilotos, (algo que no ocurría cuando Dani Sordo estaba en el equipo), Ford podría aprovechar ésas “disputas” internas para hacerse con el Mundial de Marcas, un título más preciado para una marca que el Mundial de pilotos.

Por el momento, la batalla, tanto la deportiva como la “psicológica”, la va ganando Loeb, pero Ogier ha demostrado, aunque sea un mal compañero de equipo para el Campeón, que es un piloto de “raza” y que difícilmente le “pararán” en su intento de acabar con el reinado del que, teóricamente, debería ser su jefe de filas.

Una vez solucionado el futuro de Loeb, ahora el que tendrá que mover “ficha” será Ogier, un piloto que para 2011 recibió una oferta “mareante” de Ford, marca que, aunque tiene en sus filas a 2 grandes pilotos, como son Hirvonen y Latvala, y a pesar que de vez en cuando ganan carreras, no consiguen hacerse con los títulos, ni el de pilotos ni el de marcas, 2 “terrenos” en los que Loeb y Citroën han dominado, con mano de hiero, las últimos años.

¿Y si ahora que han “retenido” a Loeb el que se va de Citroën es Ogier?

Loeb se queda en Citroën