Soy consciente de que nos pilla un poco lejos, pero haber si desde aquí, está afición mía a los motores atmosféricos gordos en los coches de carreras australianos contagia a alguien. El pasado fin de semana se celebró en Phillip Island los 500 km del V8 Supercars, y como siempre dejó cosas espectaculares.

La L&H 500 Phillip Island es una prueba del mejor campeonato de coches de carreras de Australia, el V8 Supercars.

Los días 16, 17 y 18 de Septiembre se celebró una de las carreras de resistencia más importantes del calendario de los V8 australianos, la L&H 500 Phillip Island. Esta es una carrera de quinientos kilómetros, donde la distancia es la que manda. Dos pilotos corren por cada equipo, y en ella no se corta nadie. Los ganadores de este año han sido Craig Lowndes y Skaife Marcos.

http://youtu.be/H7jAAkc6kgk

Una de las anecdotas de la prueba fue la salida del Safety Car porque una familia de extrañas criaturas, tipo ocas pero con pinta de hacer más deporte, les dió por cruzar la pista. Un furgón preparado para tales ocasiones, con su red y su canesú, salió a por ellas. A un canguro también le apeteció ver de cerca a los V8, pero este cruzó como alma que lleva el diablo, y no hubo que parar la carrera.

Este evento es un aperitivo de la proxima cita. Dentro de muy poco tiempo se celebrará la Supercheap Auto Bathurst de mil kilómetros, en uno de los circuitos más complicados del mundo, el Monte Panorama. Ya os contaremos algo de esa espectacular pista. Los días 6,7,8, y 9 de Octubre los Ford Falcon, y los Holden Comodore rodaran sin descanso por el circuito de Nueva Gales del Sur.

En espera de la mejor carrera de cuantas se celebran en el país de los canguros, os dejamos un par de vídeos dignos de ser vistos, uno de ellos de una de las luchas del ganador, el otro un ejemplo de como en Australia cuidan de sus fauna tanto como de sus competiciones, un buenísimo ejemplo para todos.

Gas

L&H 500 Phillip Island