En Australia, en el distrito de Bathurst, los Wiradjuri habitaron durante más de cuarenta mil años un lugar donde la abundante caza y pesca les hacía disfrutar de un territorio rico. Hoy, las tierras de los Wiradjuri, se pueden ver desde los miradores de uno de los más especiales circuitos del mundo, el Monte Panorama.

La colonización europea destrozó a los aborígenes australianos, y entre ellos a los Wiradjuri. A partir de 1830, y sobre todo en 1850 con la fiebre del oro, los colonos persiguieron, mataron, y expulsaron de las tierras que deseaban, a los que vivían en ellas desde tiempos inmemorables. Todavía quedan Wiradjuri que llevan en su memoria genética, y en las leyendas familiares los lugares por donde pescaron. Ese lugar está Nueva Gales del Sur, y en esa rica tierra de Australia donde vivieron, existe un monte que fue parte de su cultura popular. En él se encuentra ahora el Circuito Monte Panorama.

El Circuito Monte Panorama está en los alrededores de la ciudad de Bathurst. Los habitantes de esta población situada a doscientos kilómetros de Sidney, comenzaron a disfrutar del Monte Panorama a partir de 1930. Utilizaban sus peladas colinas para carreras de dirt track, y para competiciones entre amigotes. Hasta que un día un visionario del motorsport de aquella época, Matin Griffin alcalde de Barthurst, decidió aprovechar los enormes desniveles, y las curvas cerradas, para construir un circuito espectacular.

El New South Wales Light Car, la Auto Cicle Union, y el Gobierno Federal apoyaron la idea de Griffin, que con un plan de empleo para gente de la zona consiguió inaugurar el Circuito Monte Panorama el 16 de Abril de 1938, en una carrera que atrajo a más de veinte mil personas para ver rodar a los Tourist Trophy de aquellos años.

El Circuito Monte Panorama ha ido mejorando según pasan los años, adaptándose a las nuevas medidas de seguridad, y los modernos coches de carreras en el modo en el que se ha podido, porque con su complicado trazado no se pueden hacer milagros. Tiene una longitud de 6.213 metros (4 millas), y cuando no está cerrado para la competición su pista se convierte en carretera abierta en ambos sentidos debido a las residencias que por allí se encuentran. Los curiosos amantes del motorsport pueden recorrer el circuito como máximo a una velocidad de 60 km/h. Sin despistarse un pelo, porque la policía patrulla permanentemente el Monte Panorama con sistemas de radar móviles.

Por esta pista han pasado multitud de competiciones, incluidas las motos, pero su peligrosidad hace que desde algunos años solo los coches carrozados puedan rodar por el Monte Panorama. Una de las mejores carreras que acoge este circuito es la Supercheap Auto Bathurst 1000. Mil kilómetros de competición, con los V8 Supercars como únicos protagonistas, que se celebra a principios de octubre, este año en concreto del 6 al 9 de ese mes. Esta carrera es absolutamente espectacular.

Cada zona delicada del Circuito Monte Panorama tiene un nombre. La primera curva a izquierdas se llama inquietantemente The Hell Corner. La esquina del infierno es uno de los lugares más delicados de la pista. La leyenda, basada en los accidentes mortales de motocicletas, dice que si un piloto de moto golpea el tronco del árbol situado en el ápice de la curva, morirá en el acto, y será condenado eternamente por no tener tiempo a arrepentirse de sus pecados.

Mountain Straight es una de las partes más rápidas del circuito. Saliendo de Hell Corner, los coches aceleran para ascender por una recta de 1,111 kilómetros de longitud a 250 km/h hacia la cima de la montaña, para encontrarse una serie de complicadas curvas.

The Coutting es la primera de las malas. Su trazado está realizado cortando la roca, y es tan estrecha que aquí no se puede adelantar, aunque muchos lo han intentado. Al hacerla en subida, si se realiza mal, el tiempo por vuelta no se chafa.

Las siguientes son Reid Park, Sulman Park, McPhillamy Park, todas en honor a los parques que rodean el Circuito Monte Panorama. Sulman Park es el punto más alto de la pista, a 862 mts sobre el nivel del mar. McPhillamy es la zona de acampada, allí los aficionados a la Bathurst 1000 se pasan más de una semana en sus tiendas de campaña para asistir a la prueba.

Brock´s Skyline es uno de los miradores del circuito. Desde allí se tienen unas vistas impresionantes. A esa rápida zona en la cima de la montaña se le dio el nombre del legendario piloto Peter Brock, que se mató en el 2006 en un rally a tres kilómetros de meta. Peter, llamado el Perfecto, ganó la Bathurst 1000 en nueve ocasiones, algo épico e irrepetible.

The Esses. Una serie de curvas enlazadas bastante rápidas, y estrechas, donde han ocurrido multitud de accidentes que han formado impresionantes tapones.

The Dipper, la Osa Mayor, es la siguiente trampa. Una delicada curva donde el vértice parece que está fuera de la pista, y que fue haciéndose más fácil con el paso de los años debido a las medidas de seguridad.

Conrod Straight. Una rapidísima y larga recta de dos crestas que parece la pista de despegue de un Boeing 747, pero en estrecho. Es el punto de alta velocidad la pista. En ella han ocurrido casi todos los accidente mortales. En el punto más fatídico del Circuito Monte Panorama los V8 Supercars alcanzan “solo” 300 km/h, pero ha sido debido a un pequeña curva que se colocó para evitar la gravedad de los accidentes. Esa curva es una de las más rápidas del mundo, los coches de la Bathurst 1000 entran en ella a 290 km/h.

Murray Corner es la última esquina del circuito. Un ángulo de izquierdas antes de llegar a la línea de meta, y donde se encuentra la entrada a los boxes.

Por este terrible circuito lleno de desniveles, de curvas cerradas, con dos rectas rapidísimas, y con los guardar raíles muy cerca, ruedan desde hace más de cuarenta y nueve ediciones, los V8 Supercars en una de las carreras de más espectaculares del mundo, la Supercheap Auto Bathurst 1000.

La Bathurst 1000 es un masiva cita, en una pista retorcida y peligrosa, donde lo errores se pagan muy caros,y en la que el safety car ralentiza la carrera varias veces.

El Circuito Monte Panorama se ha llevado en la Bathurst 1000 la vida de Bevan Gibson, Tom Sulman, Mike Burgmann, Denny Hulme, y Don Whatson. Pilotos excepcionales que rodaron buscando los límites por uno de los circuitos más peligrosos del mundo y que tuvieron accidente muy duros.

Uno de los grandes de la Bathurst 1000 es Dick Jonhson, ganador cinco veces del Campeonato de Turismos Australianos, y tres de la carrera de los 1000 kilómetros. Dick es un abuelo feliz que atacaba las poles de la Bathurst 1000 a saco. Os dejamos unas imágenes de la mejor carrera de Australia, junto con otras de Dick Jonhson buscando el mejor tiempo en la clasificación de la Bathurst 1000 de 1983, hasta que cometió un error en un circuito que no perdona.

Hay que tener huevos

Circuito Monte Panorama