Jurg Durig es uno de esos pilotos que se juegan la vida en el asfalto de las subidas de montaña más peligrosas del mundo, es decir en todas. No hay competición del motor donde se coquetee con el desastre tanto como en estas cuestas de alta velocidad, y sobre todo si se hace como un pepino como el BMW 635 CSI Grupo 2.

El BMW 635 CSI fue un espectacular coupe que la firma de Munich puso en el mercado en 1983. El lujoso automóvil tenía un motor de seis cilindros en línea de 3,5 litros, que rendía 286 cv que le daban una velocidad máxima de 254 km/h, y le permitían acelerar de 0 a 100 km/h en seis segundos. Este fue el primer M6. El coche fue aclamado por la crítica por su diseño agresivo, su morro grande y afilado, su equipamiento, y sus prestaciones.

http://youtu.be/OQClFmngfWY

En esta ocasión el vehículo que sube a toda castaña por Gurnigel, uno de los pasos más impresionantes del cantón de Berna en Suiza, es un BMW 635 CSI Grupo2. Los coches del Grupo 2 eran también llamados Special Touring Cars, y eran automóviles de calle modificados al máximo para competiciones deportivas, sobre todo para rallyes.

En la ascensión más popular de Suiza que acoge el campeonato de montaña de ese país, Bergrenne Gurnigel, se lleva corriendo desde 1910. No con la continuidad deseada, pero más de veinticinco competiciones se han organizado a lo largo de los años en esa espectacular subida llena de espectadores, y en la que siempre participan unos coches de quitar el hipo

Las competiciones de montaña son una de las carreras más peligrosas del mundo, hace pocos meses uno de los mejores pilotos de esta especialidad y campeón del europeo de montaña, Georg Plasa, se mató en la Rieti-Termillo.

Menudos cracks estos tipos.

BMW 635 CSI Grupo 2