En 1994 tenía 23 años y me iba a casa de un amigo a ver el DTM. Su padre, aficionado a los deportivos y al motorsport, había puesto una antena como de la nasa para pillar todo lo que aquí no se veía. En aquel salón hablábamos, entre otras cosas, de un coche que nos tenía alucinados, el Mercedes Benz Clase C 190 AMG DTM.

La marca de la estrella debutó con el Mercedes Benz Clase 190 AMG DTM en 1994, el mismo año en que nos juntábamos para hablar de coches y de tías buenas en el salón de casa de mi amigo, mientras disfrutábamos viendo unas carreras que nos parecían de otro planeta.

Aquel Mercedes Benz AMG de carreras era una autentica pasada, porque además de bonito, era rápido. El fin de semana en el que se estrenó ganó la segunda carrera del DTM, y al finalizar la temporada este coche había dado a su piloto su primer campeonato a Klaus Ludwig, un alemán que dio mucha guerra en el DTM y otras competiciones, y al que apodaban Rey Luis. Al finalizar esa temporada el precioso Mercedes Benz AMG también hizo ganadores a sus constructores.

Durante los primeros años del DTM las carreras eran puro espectáculo, Opel con el Calibra, BMW con el M3 E30, Alfa Romeo con su precioso 155, Audi con su todavía vivo en los campeonatos de montaña A4, y Mercedes Benz con el 190 AMG.

El segundo el título fue para un piloto del que ya os hablamos cuando os contamos los secretos del Circuito de Ascari, Bernd Scheneider que ganó en la temporada de 1995 sentado en otro Mercedes Clase C 190 AMG DTM. Este fue el primero de los seis campeonatos que ganaría el alemán con la marca de estrella.

Scheneider dice de este automóvil «fue uno de los mejores coches de mi carrera, era un purasangre con un espectacular sonido y una exigente conducción, el Mercedes Benz Clase C 190 AMG DTM, lo disfrutaban tanto los pilotos como el público«. En la historia del DTM Bern Scheneider tiene el record de victorias con 53, de poles con 25, y de vueltas rápidas con 59. Todo un talento.

El DTM se llamaba en los primeros años, desde 1984 hasta 1995, Deutsche Tourenwagen Meisterchaft, que en castellano se traduce como Campeonato Alemán de Turismos. En el año 1995 compartiría protagonismo con el International Touring Car Series, el ITC.

El ITC, la nueva competición internacional, era el salto que la FIA quería dar hacia países más lejanos como Japón o Brasil, viendo lo pupular que era el DTM en Europa querían ganar más pasta lanzándolo fuera del continente. Eso supuso más costes para los equipos, el coste de las entradas se duplicó, mayor precio en los derechos de televisión y por ello menor interés para algunas cadenas. Los fabricantes se preguntaron qué hacían corriendo en lugares donde no se vendían sus coches. Así que, en 1996, Alfa Romeo y Opel se retiraron, antes habían hecho lo mismo BMW, y Audi. Solo quedó Mercedes Benz, así que el campeonato se suspendió.

En el año 2000, y con los deberes aprendidos gracias a los errores del pasado, el DTM , ahora como Deutsche Tourenwagen Masters, volvió siendo lo que nunca debía de haber dejado de ser, un campeonato puramente europeo sin pretensiones internacionales. En ese año Mercedes Benz y Opel arrancaron la competición con preciosos conceps cars. Y no fue hasta el 2004 cuando reapareció de nuevo el Mercedes Benz Clase C AMG DTM.

Paul Di Resta, el piloto de la escudería de F1 Force India, fue el primero en subirse en el Mercedes Benz Clase C AMG DTM con tan solo dieciocho años, en el 2004. Paul se puso a los mandos del coche de carreras de la estrella gracias a que fue premio McLaren Autosport BRC (British Racing Driver´s Club). Esta recompensa la lleva dando McLaren desde 1989 a los mejores pilotos del Reino Unido.

Di Resta habla así del C AMG DTM con el que corrió; «El coche se sentía como un monoplaza, con gran poder, y divertido de conducir. Y con un techo sobre mi cabeza¡».

Ahora Mercedes tiene listo su nuevo coupe para el DTM que se avecina. En los circuito europeos correrá contra sus grandes rivales de siempre, el Audi A5 DTM, y el BMW M3 DTM. Su nuevo coche basado en el Mercedes Benz Clase C AMG Coupe, tiene un motor de V8 de 4,0 litros de cilindrada, rinde 500 cv de potencia y 500 Nm de par.

El nuevo Mercedes Benz Clase C Coupe AMG DTM cumple la estricta normativa de seguridad FIA para esta competición, y seguirá la estela de sus predecesores. Hasta hoy Mercedes lleva ganadas 84 carreras ganadas de las de 158 disputadas, sus pilotos han ganado el campeonato en 10 ocasiones, y la marca de Stuttgart ha ganado 13 veces el título de constructores.

Mercedes Benz, todo un record en el DTM. Y lo que le queda.

Mercedes Benz Clase C AMG