Quedan dos días para que la Fórmula Uno arranque sus motores en uno de los países más exóticos de la tierra durante el Gran Premio de la India 2011. Los mejores pilotos del mundo estrenarán el viernes la nueva pista diseñada por Hermann Tilke. Solo de escribir su nombre se me ponen los pelos como escarpias.

El Circuito Internacional de Buddha es la décimo tercera obra del arquitecto e ingeniero alemán Hermann Tilke. No tengo ni idea de cómo se lo han montado este tipo de cincuenta y cuatro años para tener tanto trabajo, pero lo que más me ha sorprendido es que el hombre ha sido un experimentado piloto. Me quedo frio.

Hermann Tilke ha participado sobre todo en carreras de turismos por el Infierno Verde, el Circuito de Nurburgring Nordschleife, el lugar sagrado del automovilismo. Ha corrido también en muchas carreras de resistencia, incluida las 24 Horas de Nurburgring. Ahora si que no lo entiendo, un piloto de carreras que ha diseñado los circuitos con menos personalidad del mundo. Cada vez que se estrena una pista diseñada por Tilke, me preparo para soñar con Spa, con Monza, con Suzuka, y para tener fantasias sexuales con Interlagos, porque el aburrimiento está garantizado.

Pero esta vez tengo algo de esperanza, porque el diseño del Circuito Internacional de Buddha fue enviado a los equipos de Fórmula Uno para que supervisaran su dibujo y facilitar así los adelantamientos en el Gran Premio de la India 2011. Se eliminó una horquilla, se amplió una curva para que los monoplazas pudieran trazarla por distintos sitios, y en agosto del 2010, se informó de los planes de construir uno de los más difíciles circuitos del mundo para los pilotos. No entiendo como quieren rizar tanto el rizo, porque con hacerlo divertido por Alonso, Hamilton, y demás, ya consiguen hacerlo bonito para el espectador.

Lo que tiene Hermann Tilke es que no solo diseña circuitos sino que dibuja complejos de ocio alrededor de este, pero en sus planos, ¿qué será primero, el huevo o la gallina? Igual ahí está el fallo, ya que las pistas donde los piloto de F1 se lo pasan mejor, no tienen complejos diseño arquitectónicos a su alrededor. Pero es lo que hay, ser uno de los cuatro diseñadores reconocidos por la FIA, y el único encargado de dibujar los circuitos tiene sus ventajas.

El Circuito Internacional de Buddha será parte de los diez kilómetros cuadrados de una ciudad deportiva llamada Jaypee Greens. Estadio de cricket, campo de golf, academia de deportes, y casas sostenibles se integrarán perfectamente con la pista india. La lengua de asfalto del mundial de Fórmula Uno en ese pais tiene 5.137 mts, y es el segundo circuito más rápido del mundo.

De momento a Bernie Ecclestone le han impresionado las instalaciones. Como para no, estoy seguro que de adornos arquitectónicos el Circuito Internacional de Buddha está sobrado.

Hasta que no veamos a los monoplazas en carrera, el espectáculo no está garantizado. Ojalá en esta ocasión hayan acertado.

Circuito Internacional de Buddha