¿Un coche con un bramido de escape que te hace pensar en un Tyrannosaurus Rex?

Existe, y es el Mercedes C63 AMG Coupe. Aquí os dejamos un artículo.