Con el Gran Premio de Brasil 2011 ha finalizado una temporada del todo anodina. El Circuito de Interlagos es uno de los más bonitos del mundial, y en él se ha terminado la F1. Otro fin de semana más sin ninguna sorpresa, otro fin de semana en la línea de lo habitual este año.

El Gran Premio de Brasil 2011 comenzó con una solo pregunta en el aire, ¿quién sería subcampeón del mundo?, una pregunta para calentar las audiencias porque de todos es sabido que a los pilotos poco les importa ser segundos o terceros, lo que quieren es ganar. Igual que todos, que leches.

La cosa estaba entre Button y Alonso, y la emoción no duró mucho, eso si el asturiano nos regaló un adelantamiento que ni siquiera nos repitieron. En donde no adelanta nadie, va Fernando con un monoplaza de dudoso rendimiento, y pasa por fuera a Jenson Button en una de las curvas más rápidas del Circuito de Interlagos. Una delicia que duró un suspiro porque nunca más se supo de ella, si fuera Iker Jiménez lo llevaría al programa para competir en misterio con las caras de Bélmez.

El de McLaren y el de Ferrari nos dieron algo de emoción al Gran Premio de Brasil 2011, pero se acabó en la última parte de la carrera, cuando el coche del español tuvo que montar neumáticos duros, y ya no hubo nada que hacer.

Fernando Alonso será muy feliz en Ferrari, no lo dudo, y no lo hago porque nos lo transmite. El asturiano ha dejado de protestar en declaraciones públicas sobre sus coches cuando no son competitivos. Lo hizo en McLaren, lo hizo en Renault, y dejó de hacerlo en la Scuderia. Ahora nos manda un mensaje de calma y de recogimiento. Alonso es ambicioso, y quiere ganar títulos, aunque este encantado en el ambiente rojo, tiene que estar hasta el gorro de que no sean lo rápidos que deberían ser. Este año que viene deberá ser el definitivo. No para ganar que eso no se puede garantizar, pero si para competir con los mejores.

Otra de las luchas del Gran Premio de Brasil 2011 fue la del equipo Sauber y Toro Rosso, los dos luchaban por una posición en el mundial, lo que significa un buen puñado de euros. Al final no pudo ser para el equipo de Alguersuari, ya que Kobayashi hizo un carrerón y le dio a Sauber un par de puntos que le sirvieron para quedar por delante, por un punto, de SRT-Ferrari.

A estas alturas del mundial, y sobre todo en un mundial como el de esta temporada, algunos pilotos llegaron al Gran Premio de Brasil 2011 desinflados. A Hamilton se le notó sin ganas, a Massa con ganas solo de jorobarle el día al inglés. Hubo un momento de la carrera en que estaba por delante de los dos de McLaren, y cuando Button le alcanzó, solo le faltó poner el intermitente y una alfombra para que pasara, pero cuando lo hizo Hamilton, se apretó los machos y puso todas sus energías en jorobar a Lewis. Fueron pocas vueltas, porque el de McLaren no pudo pasar, y rompió la caja de cambios. Ahí acabó su carrera, y el mundial para el inglés.

Hablando de cajas de cambios. A Sebastian Vettel, con casi toda la carrera por delante y con su compañero por detrás, le avisaron que su caja de cambios fallaba, primero en segunda, luego en tercera, y en cada una de las comunicaciones por radio le decían que el mecanismo estaba muy delicado. Hasta que lo pilló Webber, y lo pasó. A partir de ahí su caja, alabado sea el Señor, mantuvo la compostura y sus tiempo fueron excelentes. Otro episodio misterioso para el programa de Iker Jiménez.

Entre segunda y tercera velocidad, entre mensajes de radio con o sin mensaje subliminal, a Sebastian Vettel, al que por cierto nadie le notaba nada en las cámaras on board a la hora de subir de marchas, dijo una frase que quedará para la posteridad. Le comentó a su ingeniero que se sentía como Ayrton Senna en el Gran Premio de Brasil de 1991. Menudo fantasma el alemán, de ese equipo solo se salva Adrian Newey que es el más listo de la clase, y Mark Webber que es un señor.

Os lo vuelvo a repetir por no os podéis creer lo que estáis leyendo; que se sentía como Senna en el Gran Premio de Brasil cuando Ayrton, en la carrera de casa, se quedó en su McLaren solo con la sexta velocidad a falta de seis vueltas para el final. El brasileño acabó destrozado físicamente, no se pudo bajar del monoplaza después de cruzar la meta en primer lugar. A Sebastian Vettel le recomiendo leer nuestro artículo sobre aquella carrera para saber que lo suyo no ha sido ni parecido.

No te queda nada para llegarle a Senna al ombligo, es más, me atrevo a decir que ni para llegarles a esa misma parte del cuerpo a alguno de sus compañeros de mundial. Solo algunos, solo tres o cuatro quizás. Pero entiendo a Vettel, es bicampeón del mundo, ha batido todos los records, ha salido desde el primer lugar no sé cuantas veces, y se le ha subido la chulería y la tontería a la cabeza. Creo que, a pesar de ser bicampeón del mundo, y uno de los mejores conductores del planeta, para muchos Vettel todavía nos tiene que demostrar que las estrellas que tiene en su casco, una por cada campeonato, no son cosas del Mago Newey.

Que mérito tiene Adrian Newey, que es capaz de darle a un piloto, apoyado al doscientos por cien por un equipo que es puro marketing, y en detrimento de su compañero en cada carrera de la temporada, un coche que tiene alas.

Como petición, por si alguien me escucha, espero que en la temporada que viene se acaben las tonterías de la FIA, los escapes sopladores, los mapas de motor, los alerones flexibles, y las salidas de la norma. Y si es posible que elijan bien los comisarios de cada Gran Premio, en este último Alex Wurz y compañía hicieron pasar a Bruno Senna por boxes, por un simple lance de carrera con Michael Schumacher. Un chaval que estaba corriendo en su país con un F1 por primera vez, rodando por donde rodó su tio y con la afición que le adoró, y además estaba haciendo una muy buena carrera.

Ahora nos espera un invierno duro, muy duro sin grandes premios, pero seguro que lleno de noticias interesantes, como la del fichaje de Pedro de la Rosa por HRT, esperemos que un comunicado de Robert Kubica listo para correr, y muchas otras que se irán desvelando hasta el Gran Premio de Australia el 18 de Marzo.

Ha sido nuestro primer mundial. Cuando comience la temporada 2012 curvasenlazadas llevará un año en la red.

Que largos se nos van a hacer los meses más frios.

Gran Premio de Brasil 2011