Cuando a nuestros amigos les surgen oportunidades importantes, es un enorme motivo de alegría para nosotros. Bruno Méndez prueba esta semana un Indy Lights Series del equipo Sam Schmidt Motorsports. Desde curvasenlazadas le felicitamos, le deseamos mucha suerte, y esperamos que sea una magnífica experiencia para él.

Bruno Méndez estará esta semana en Estados Unidos, desde el lunes hasta el jueves, para una prueba con un Indy Lights del equipo Sam Schmidt Motorsport. Para el piloto asturiano de 21 años esta es una enorme oportunidad, ya que sentarse en el baquet del monoplaza del mejor equipo de la Firestone Indy Lights Series, lo mismo que la GP2 en Europa, no es moco de pavo.

El Indy Lights, es un bólido con motor V8 de 3,5 litros que rinde 420 cv a 8.200 rpm, y con cambio secuencial de seis velocidades. Su peso es de 690 kg, y está construido en material compuesto y fibra de carbono, y su fabricante es Dallara.

El pepino que Bruno Méndez prueba esta semana en Estados Unidos, pertenece a Sam Schmidt Motorsport, equipo que participa en las Firestone Indy Lights Series y la Indycar Series. Este conjunto ha ganado en cinco ocasiones de las Firestone Indy Lights Series (2004, 2006, 2010, 2011). Su fundador y propietario es Sam Schmidt, un piloto americano de la Indy que sufrió un terrible accidente en el 2000, durante unos test de pretemporada en el Circuito Walt Disney World Speedway, que le dejó tetrapléjico.

Cuando Sam Schmidt se dio cuenta de que no podía volver a conducir un monoplaza, se inspiró en un hombre que tampoco podía andar, Frank Williams, y fundó Sam Schmidt Motorsport en el 2001. Hoy se ha convertido en el mejor equipo del las Firestone Indy Lights Series, además de un descubridor de jóvenes talentos.

Los pilotos que han corrido la temporada 2011 en la Firestone Indy Light Series para Sam Schmidt Motorsport son Victor Carbone, Tristan Vautier, y Oliver Webb. Los que se sentaban en los Indycar fueron el fallecido Dan Wheldon, y Simon Pagenaud.

Digno de reseñar es la fundación Sam Schmidt Parálisis, que está buscando una cura para este grave problema mediante financiación a la investigación científica, el tratamiento médico, la rehabilitación, y los avances tecnológicos.

Os dejamos, para los que no lo hayáis visto, dos vídeos de cuando Bruno Méndez ganó la Europena F3 Open en 1990, con 19 años en el Circuito de Montmelo.Merece la pena verlos.

Bruno mucha suerte. Y como en las carreras en la mayoría de las veces el talento no lo es todo, sea cual sea el resultado final eres grande.

Bruno Méndez prueba un Indy Lights