Después del fiasco de Montecarlo, Jari Matti Latvala, piloto buenísimo, pero irregular donde los haya, ganó sin discusión en Suecia, el mismo rallye que en 2008, le convirtió en el ganador más joven de la historia en una prueba del Mundial. Con éste resultado recupera el buen camino para luchar en 2012 por el título.

Un título para el que, inevitablemente, y a pesar de su mal resultado en el Rallye de Suecia 2012, habrá que contar, como no, con un Sebastién Loeb que, a pesar de ser el único piloto no nórdico que ha sido capaz de ganar en Suecia, al menos en una ocasión, tiene en éste rallye el peor porcentaje de todos los rallies del Mundial en cuanto a sus resultados ya que, aunque él dice que éste rallye le encanta, no acaba de conseguir que la prueba sueca le salga bien.

En cualquier caso, las cábalas antes de la cita incluían, lógicamente, a Loeb entre los candidatos al triunfo, o en el peor de los casos, a quedar en el podio, al mismo tiempo que se esperaba que los ‘finlandeses voladores’, Jari Matti Latvala y Mikko Hirvonen, que habían ganado las 3 últimas ediciones del rallye sueco, (Latvala en 2008, en 2009 no puntuó para el Mundial, e Hirvonen en 2010 y 2011), serían los que lucharían por la victoria, sin olvidarse del noruego Petter Solberg, entre otras cosas porque, además de su buen Rally de Montecarlo 2012 y sus ganas de victoria en su regreso al equipo oficial Ford, los ganadores de los últimos años habían sido pilotos de este último equipo.

Sin embargo, a pesar del potencial de Latvala e Hirvonen, y el previsible Solberg, había que tener en consideración otros factores, y otros candidatos, ya que Loeb, respaldado por su buen comienzo de temporada, ganando en Montecarlo, salía sin la ‘presión’ de tener que buscar un resultado, algo que también le ocurría a Solberg, que empezó la temporada con un buen 3º, mientras que Latvala podía llegar a sentir la ‘presión’ de no poder cometer un 2º error consecutivo, ya que en Montecarlo se había salido cuando iba 1º, en tanto que Hirvonen salía en una situación ‘intermedia’, ya que, a pesar de no haberlo hecho del todo mal en Montecarlo, tampoco su 4º puesto allí era para tirar ‘cohetes’, máxime cuando su ‘jefe’, Loeb, venía de ganar, con un coche igual al suyo, y el ‘heredero’ de su anterior ‘herramienta’, Petter Solberg, le había superado con claridad en el Rallye de Montecarlo.

Además, otro de los factores a considerar era la climatología y la ‘novedad’ de que, a partir de éste rallye, y en todos los de tierra del Mundial, se podrá elegir el orden de salida en cada etapa; en cuanto a la climatología, y a pesar del frío polar de estos días en España, en el norte la cosa no era así, por lo que parece que ellos se quedaron sin frío, o al menos sin el frío habitual en éstas fechas, porque nos lo enviaron a nosotros, razón por la que en la mayoría de los tramos había poco hielo, de tal forma que, en cuanto pasaban los primeros coches, empezaba a aparecer la tierra y la grava, con lo que los clavos para el hielo pasaban a mejor vida…y empezaban a ‘acechar’ los pinchazos.

El Rallye de Suecia, una prueba difícil donde las haya, es el que pone a los pilotos al borde del error en más ocasiones, ya que se va a unas velocidades espeluznantes, y sobre nieve, hielo, grava, e incluso barro, lo que hace que los errores, aunque sean pequeños, se pagan muy caros. Por ello, los ‘oficiales’ tienen que tomar ciertas ‘precauciones’, mientras que los que no se juegan nada, como era el caso del joven Mads Otsberg, pueden asumir unos riesgos que, como no ponen en juego ‘su’ Mundial, pueden convertirles en enemigos de cuidado.

Esto fue lo que ocurrió en 2011, cuando Mads Otsberg, con un Ford WRC como el de a la postre ganador, estuvo liderando la prueba en muchas fases de la misma, llegando a disputarle la victoria a un Mikko Hirvonen que al final le ganó, pero por sólo 6.5”, por lo que, en 2012 había que volver a contar con el joven noruego, (tiene sólo 24 años), y que a lo máximo que aspira es a poner en aprietos a los ‘oficiales’, de cara a, cuando lo deje, por ejemplo, su paisano Petter Solberg, (que tiene 37), subirse a un ‘carro’ ganador. Aunque ‘papá’ Otsberg tiene ‘tela’ como para pagarle algún rallye más del Mundial.

Por último, y sin que esto signifique un orden riguroso de prioridades, había que contar también con Dani Sordo, a pesar de que las tensiones que viene sufriendo desde hace meses, (desde hace años diría…), podían hacer mella en su carácter, si bien el cántabro es duro de ‘mollera’ como pocos; además, en su equipo está cundiendo el desánimo, y las últimos noticias llegadas desde BMW, ponen a Dani al borde de quedarse sin programa para 2012, por lo que, si algo le puede mantener ‘vivo’ en el Mundial, es conseguir, a pesar de las circunstancias, buenos resultados, como el de Montecarlo.

Así las cosas, la primera e interesante novedad fue el cambio del concepto ‘shakedown’ al del ‘tramo de clasificación’, siendo la 3ª pasada por éste tramo el que daría la posibilidad de elegir el orden de salida para la 1ª etapa. Latvala, presentando su ‘candidatura’, fue el más rápido, eligiendo un sorprendente 17º puesto para la salida a la 1ª etapa; como Latvala era el 1º en elegir, lo que tiene sus ventajas, sus rivales podían ‘copiarle’, o no, la estrategia. Y eso fue lo que hizo el viejo ‘zorro’ de Loeb: ¿Tu sales el 17º…? Pues entonces yo salgo el 18º… Dani Sordo, que había sido el 11º en el tramo de clasificación, decidió no complicarse en su elección, y decidió salir…¡el 11º!

Con éste planteamiento, empezó el Rallye de Suecia 2012 con una Súper Especial de 1,9 kms., disputada en la ciudad base de la prueba, Karlstad, una cronometrada en la que Dani Sordo demostró que, a pesar de las limitaciones de su ‘aparato’, venía a jugárselo a todo o nada, marcando el mejor tiempo, si bien las diferencias, al ser el tramo tan corto eran casi inapreciables. Pero un ‘scratch’ es un ‘scratch’ que, en los tiempos que corren, especialmente para Dani, valen su pero en oro. O mejor dicho…en futuro.

La 1ª etapa propiamente dicha, empezó al día siguiente, desplazándose el rallye hasta la vecina Noruega, en cuyo territorio se disputaron buena parte de los 9 tramos de la etapa y, cumpliendo con algunos pronósticos, y no sólo porque corría en casa, el joven noruego Mads Otsberg marcaba el mejor tiempo en el primer tramo del día, de 27 kms., pero ¡pásmense! ya que Otsberg empataba, después de 27,97 kms. sobre el hielo, a la décima, con Jari Matti Layvala, con lo que el noruego, que había hecho mejor tiempo que el finlandés en la Súper Especial, se colocaba como líder del rallye.

Los 2 primeros coches en el tramo eran Ford, Otsberg y Latvala, pero los Citroën no se quedaban lejos, ya que Hirvonen, (ganador de las 2 últimas ediciones de éste rallye), era 3º, a sólo 8 décimas de los 2 primeros, y Sebastién Loeb 4º, a 3.6” de los más rápidos, mientras que Petter Solberg, sin descolgarse, era 5º, a 4.5” de la cabeza. El 6º mejor tiempo era para el prometedor ruso Evgeni Novikov, cada día más ‘civilizado’ por su veterano copiloto, Dennis Giraudet, pero ya a 12.2”, superando al 7º mejor, nuestro Dani Sordo, que se quedaba a sólo 5 décimas del ruso.

De ésta forma, y en sólo un tramo de ‘verdad’, quedaban bastante claras las opciones de los diferentes candidatos al podio, con 5 pilotos con opciones a la victoria, Otsberg, Latvala, Hirvonen, Loeb y Solberg, y un ‘6º en discordia’, Dani Sordo que, manteniendo ese ritmo, estaría al acecho para hacerse con un lugar en el podio que, aún siendo el 3º, sería para él, y para su equipo, un súper resultado.

El 2º tramo de la etapa confirmó aún más ésta situación, con el primer mejor tiempo para Loeb, si bien en ése momento nos enterábamos que el francés había penalizado 1 minuto, por retraso, en el primer control horario de la etapa, (se ‘entretuvo’ cambiando algunos reglajes de su DS3) por lo que a sus tiempos, había que sumarle entonces 10” de ‘penalité’; por su parte, Otsberg era superado en éste tramo por todos los favoritos, incluso hasta por Dani Sordo, con lo que Latvala se hacía con el liderato, seguido por Hirvonen, Solberg, Otsberg, Loeb y Sordo, todos ellos separados por diferencias muy pequeñas.

La etapa siguió con las emociones habituales en éste rallye, con diferencias pequeñísimas, tanto en los tramos como en la general, destacando que en el tercer tramo, el joven Thierry Neuville, la nueva esperanza sueca, encuadrada en el Junior Team de Citroën, se permitía el ‘lujazo’, (que después no reitió en el resto del rallye), de marcar el tercer mejor tiempo del tramo más corto de la etapa, de 7,1 kms, superado sólo por Hirvonen y Loeb. Latvala seguí como líder, pero separado del 2º, Hirvonen, por sólo 6 décimas…

En el 4º tramo del día, de 20,97 kms., 2º mejor tiempo consecutivo para Mikko Hirvonen, que así se ponía 1º en la general, pero con sólo 2.6” de ventaja sobre Latvala, y con la emoción de ver a los 6 primeros pilotos, Hirvonen, Otsberg, Loeb, Solberg, Latvala y Dani Sordo en sólo 3.7”. Y esto en un tramo de 21 kms…

Las diferencias mínimas no permitían el menor relajamiento, y menos cuando Loeb hacía el mejor tiempo en el 5º tramo, lo que le ponía, a pesar de su penalización, a sólo 6.9” del liderato, que seguía siendo para Hirvonen, pero por ¡sólo 4 décimas sobre Latvala!
Se volvía a los 7,1 kms. del tramo más corto de la etapa y, a excepción de las Súper Especiales, del rallye, y allí Loeb cometía uno de sus escasos errores, ‘comiéndose’ una placa de hielo en la entrada de una curva de derechas, que le llevaba hacia fuera, directo a un ‘banco’ de nieve, del que tardaba 2 minutos en salir, perdiendo así todas sus opciones de seguir luchando por la victoria. En ‘descargo’ de Loeb hay que decir que en ésa misma curva fueron varios los pilotos que las pasaron ‘canutas’ para pasar, y para salir, si bien el francés fue el que más perdió en la ‘jugada’.

De ésta forma, Dani Sordo, que seguía haciendo un rallye muy sólido, se colocaba 5º, si bien ‘acosado’ por el ruso Novikov, pero a sólo 8.7” del 4º, que era Petter Solberg; como líder seguía Hirvonen, con Latvala a sólo 1.1” y Otsberg ya a 19.1”, algo que dejaba claro que la victoria ya era cosa de 2: Hirvonen y Latvala, quedando abierta la lucha por el tercer escalón del podio entre Otsberg, Solberg y Sordo.

Pero, sólo un tramo después, en el 8º del rallye y 7º de la etapa, uno de esos candidatos al podio y, lo que es peor, ‘nuestro’ candidato, se quedaba fuera del rallye por la rotura de la correa de la bomba de agua, avería que le impedía acabar el tramo, además de que el ‘calentón’ ni siquiera le daba opción de ‘rengancharse’ en la 2ª etapa, algo que sí estaba permitido en Suecia, bajo la fórmula que ahora se llama ‘Rallye 2’, y antes ‘Súperrallye’.

En el ‘fatídico’ tramo para Dani, el mejor tiempo lo hacía Latvala, con lo que recuperaba un liderato que consolidaría un tramo más tarde, al pinchar Hirvonen y quedarse en la general, al acabar la 1ª etapa, a 16.8” de Latvala y, para colmo, ahora ‘acosado’ por Petter Solberg, que acababa el día 3º, a sólo 1.8” de Hirvonen y con 13.7” de ventaja sobre el 4º, Otsberg. Entretanto Loeb, que había caído al 11º puesto con su salida, subía hasta el 7º, aunque ya a más de 2 minutos de la cabeza y sin posibilidades, siquiera, de llegar al podio.

En la 2ª etapa, con Latvala con una cómoda ventaja sobre Hirvonen, había 2 ‘frentes’ que controlar; por un lado, ver si Petter Solberg era capaz de ‘incomodar’ e inquietar a Hirvonen, al mismo tiempo que se defendía del ataque de su compatriota Ostberg, y por el otro ver hasta dónde podía llegar Loeb en su ‘remontada’.

Con estos ‘frentes’ abiertos transcurrió la etapa, mientras Latvala mantenía, e incluso aumentaba ligeramente la ventaja sobre un Hirvonen que parecía conformarse con el 2º puesto, mientras que Loeb acababa superando a Henning Solber, subiendo hasta el 6º puesto, con Petter Solberg y Mads Ostberg ‘peleando’ el tercer escalón del podio, y un sorprendente Novikov, que seguía en la ‘pomada’ y, aunque lejos del 4º y con una cómoda ventaja sobre el 6º, mantenía un excelente 5º puesto. La etapa finalizó con Latvala en cabeza, con unos más que confortables, para un rallye como Suecia, 23” de ventaja sobre Hirvonen, y con Petter Solberg en el tercer puesto, pero perseguido sin desmayo por su compatriota Otsberg, del que le separaban sólo 11”, además del dato, para la estadística, de constatar el primer ‘scratch’ mundialista para el joven estonio Ott Tanak, un hecho destacable que sucedió en la última ‘Súper Especial’ del día, Hagfors Sprint 2.

Pero la última etapa no iba a estar libre de emociones, ya que, cuando parecía tener la victoria en la mano, Jari Matti Latvala, que había aumentado la distancia ante un ‘entregado Hirvonen hasta los 35.6”, pinchaba a falta de 2 tramos, perdiendo en la ‘jugada’ casi medio minuto, acercándosele Hirvonen a sólo 8.4” a falta de 2 tramos y 27 kms. de velocidad, si bien las ‘desgracias’ no acababan, en éste mismo tramo, con la de Latvala, ya que Petter Solberg también sufría un pinchazo en el tramo en el que, precisamente, el mejor tiempo lo hacía su rival por el tercer escalón del podio, Mads Otsberg, sacándole el joven noruego al veterano Solberg medio minuto de ventaja, más que suficientes para arrebatarle la 3ª plaza por la que tanto había luchado la promesa noruega.

Sólo quedaban por ver 2 grandes cosas; la 1ª, qué era capaz de hacer Hirvonen en el último tramo largo, Rammen, de 22,76 kms., y la otra ver que pasaría en la ‘Power Stage’, ya que los 3, 2 y 1 punto que da a los 3 primeros valdrán su peso en otro a la hora de decidir un Mundial que parece que será el más apretado de los últimos tiempos, y el que tendrá más candidatos de lo habitual.

Pero rápidamente quedó claro que Hirvonen había ‘tirado’ la toalla, por lo que no presentó ‘batalla’ en los 2 últimos tramos, ya que en su equipo no veían con buenos ojos la posibilidad de perder un buen 2º por meterse en la lucha por la victoria contra un Latvala que, en todo el rallye había sido superior a Hirvonen; de ésta forma, Latvala incrementó ligeramente la diferencia de cara al último tramo, Hagfors, de sólo 4,66 kms.

En cuanto al último tramo, y con esos puntos en juego, volvió a aparecer la ‘magia’ del ‘viejo zorro’ que es Loeb, que había ‘cuidado’ sus neumáticos en los 2 tramos anteriores y, viendo que no podía ‘cazar’ a Novikov, 5º, decidió mejorar su inhabitual 6º puesto, llevándose los 3 puntos de la ‘Power Stage’, reforzando su liderato en el Mundial después de 2 rallies. El 2º mejor en el último tramo fue Petter Solberg, siendo Latvala el 3º, mientras que un excesivamente conservador Mikko Hirvonen sólo fue 7º, perdiendo casi 10” en un tramo de sólo 4,66 kms. dejando claro que en su equipo, Citroën, no quieren saben nada de riesgos y que, como en la época de Sordo, parece que lo único que vale es ‘cubrirle’ las espaldas al jefe, ya que si Hirvonen le hubiese disputado el rallye a Latvala en los 2 últimos tramos, y si hubiese disputado la ‘Power Satge’, podría haberse puesto 1º en el Mundial y esto, en ‘casa Loeb’, no parece estar nada bien visto.

Con estos resultados, Sebastién Loeb sigue 1º en el Mundial, con 39 puntos, seguido por Mikk Hirvonen, con 32, Petter Solberg con 29 y Jari Matti Latvala con 26; la próxima cita, el Rallye de México, en principio no contará con la presencia de Dani Sordo y, visto lo visto en Suecia, ya veremos qué pasa en Portugal, el rallye para el que estaba prevista la llegada del nuevo motor para el Mini del español.

Por último, hay que decir que, además de todas las dificultades, lo peor para Dani es la desidia en la que parece haber entrado su equipo que, entre otras cosas, del ‘super’ montaje de Montecarlo, en Suecia pasó a poner en escena 2 simples carpas, más propias de un pobre equipo privado, que de un ‘equipazo’ como debería ser, por historia y por capacidad todo un gran preparador como es Prodrive. Les mantendremos informados del día a día de Dani que, mientras no pueda dar el ‘salto’ al equipo que piensa poner en marcha BMW, tendrá que ir salvando como pueda el ‘campo de minas’ que para él será seguir ligado, como está, por contrato, al ¿equipo? Prodrive.

Ahhh… y no nos queremos olvidar de mencionar la bonita batalla vivida en Suecia entre los S2000 del Mundial, ganada por Per Gunnar Andersson, que al menos así se saca el mal sabor de boca del Montecarlo que tenía ganado y que perdió, por un incendio en su Protón casi al final; 2º entre los pilotos que puntúan para el Mundial fue Craig Breen, ganador en Montecarlo, con lo que refuerza su liderato en ésta categoría.

En cuanto a los que no ‘puntúan’ para el SWRC, Sebastién Ogier y Andreas Mikkelsen, ambos oficiales de Skoda, mantuvieron entre ellos una lucha muy emocionante, llegando a ir en algunos compases del rallye Mikkelsen por delante de Ogier, y manteniéndose, cuando no era así, el noruego siempre muy cerca de Ogier; por lo demás, destacar el ‘descubrimiento’ de una nueva ‘promesa’ sueca, la agradable ‘sorpresa’ de Pontus Tidemand, un joven de sólo 20 años, que en los primeros tramos del rallye, no sólo superó a un doble Campeón del Mundo como Per Gunnar Andersson, sino que incluso superaba a Ogier y a MIkkelssen. Quédense con su nombre: Pontus Tidemand.

Rallye de Suecia 2012