Después de 4 Grandes Premios disputados, con 4 pilotos ganadores de 4 equipos diferentes, y con 4 líderes distintos después de cada carrera, sería muy difícil decir que la F-1 está siendo aburrida en 2012. En 3 semanas se empezará a correr en Europa, y Montmeló será el punto de partida de la remontada de Alonso.

De la remontada de Alonso, que sólo será posible si Ferrari trae un coche totalmente nuevo para el asturiano, porque el que ha tenido a su disposición en los 4 primeras carreras de la temporada, además del ‘milagro’ de malasia, sólo le ha permitido sufrir como no debería hacerlo un piloto de su potencial.

En el Gran Premio de Barhein 2012 se rompieron algunas de las variables que habían funcionado en las 3 primeras carreras, y las más llamativas fueron que los McLaren, que habían sido los monoplazas más sólidos, naufragaron en el ‘mar de arena’ del circuito de Shakir, que los Mercedes dejaron de ser las amenazantes flechas de plata que habían rematado la jugada con una victoria en China, y que los motores Mercedes parecían, junto con los Renault, casi imbatibles.

Sin embargo, no todo cambió en Barhein, ya que los Renault demostraron, y cómo, que eran los únicos en situación de batir a los motores Mercedes, y que los Ferrari siguieron lejos de los mejores, tanto en calificación como en carrera.

El escaso potencial del Ferrari lo compensó en gran parte Fernando Alonso con una gran salida y una buena carrera, pero que al final no le sirvió de mucho, ya que acabar 7º, detrás de un Force India, y a prácticamente 1 minuto del ganador, no es como para que un piloto del nivel de Alonso, ni una escudería con la historia, el potencial y los medios de Ferrari, regresen contentos a Europa.

En las primeras vueltas, con Vettel 1º, Hamilton 2º y Grosjean 3º, era el francés el que se llevaba la palma entre las sorpresas, ya que se ponía por delante de Webber, Alonso y Button, mientras su compañero de equipo, Kimi Raikkonen, remontaba puestos con cierta facilidad, entre ellos superando a Fernando Alonso, después de haber salido desde la 11ª posición de la parrilla.

Apenas 2 vueltas más tarde, en la 12ª, paraba el cómodo líder, Sebastién Vettel, sin problemas en el ‘pit lane’, mientras que Jenson Button adelantaba a Fernando Alonso en la pista, una ‘jugada’ que también hacía Lewis Hamilton, 2 vueltas más tarde, lo que confirmaba que ver al español entre los 5 primeros era un espejismo.

A partir de la primera parada, las constantes eran que Vettel ‘volaba’ sin ver amenazado su liderato, Grosjean se mantenía como sólido 2º, y que por detrás llegaba Raikonen dispuesto a ‘comérselo’, mientras que Nico Rosberg se iba para atrás, después de 2 disputas al límite con Lewis Hamilton primero y Fernando Alonso después.

Mediada la carrera, Raikkonen superó a Grosjean, y el finlandés, lejos de contentarse con la posición, era 2º, empezó a apurar el ritmo, acercándose peligrosamente a Vettel que, avisado del ritmo del piloto de Lotus, aumentaba un poco el suyo, para no ser ‘cazado’ con tanta facilidad como la que había tenido Raikonen para llegar tan arriba. En esos momentos, era imposible no pensar en qué podría haber pasado, si Kimi hubiese calificado un poco mejor, ya que salió en la mitad del pelotón, perdiendo mucho tiempo en las primeras vueltas, mientras iba sacándose de encima a rivales como los Williams, los Sauber o los Force India.

En el 2º cambio de neumáticos, que prácticamente siguieron el guión del primero, Hamilton, que no conseguí pasar del 6º puesto, volvía a perder en el ‘pit lane’ 2 posiciones, ya que entraba antes que Alonso y Rosberg, pero en la parada en su box ambos le superaba. La pérdida de tiempo del inglés volvía a estar en el cambio del neumático trasero izquierdo, algo que hundía definitivamente a Hamilton, que ya no podía adelantar a nadie en la pista.

En ése cambio de neumáticos, en Ferrari cometían un error que podría haberle costado caro a Fernando Alonso, ya que incumplieron el reglamento, haciendo volver al asturiano a la pista, justo cuando estaba entrando el mejicano Sergio Pérez, una ‘jugada’ que fue analizada por los Comisarios y que al final se saldó con un ‘warning’, una advertencia, ya que en las entradas y salidas a los ‘pit stops’ es cuando se corren los mayores riesgos de colisiones entre los monoplazas.

En cuanto a Jenson Button, que llegaba 2º del Mundial a Barhein, y que iba por detrás de Hamilton en la carrera, tenía que entrar casi al final a cambiar un neumático pinchado, para tener que meterse en boxes, posiblemente con algo roto en el motor, sin siquiera poder acabar la carrera. El mismo problema, el propulsor sonaba a ‘lata’, lo que podría dar a entender que era un problema de colectores de escape, lo sufría Nico Rosberg que, ‘por los pelos’, conseguía acabar la carrera, en el 5º puesto.

Las últimas vueltas sólo tenían la incertidumbre de si Raikonen intentaría adelantar a Vettel, que había bajado algo el ritmo pero, aunque el finlandés lo intentó, no lo consiguió, acabando el Gran Premio con la victoria de Vettel que, saliendo desde la ‘pole’, ha ganado una carrera que devuelve las esperanzas al equipo Red Bull, ya que la victoria, junto con la ‘debacle’ de Hamilton y Button, ha dado el liderato del Mundial al Campeón en título.

Con el 2º puesto de Kimi Raikonen y el 3º de Romain Grosjean, en el que ha sido el primer podio en la carrera del francés, los motores Renault ‘copaban’ el podio, un dominio que llegó hasta el siguiente clasificado, Mark Webber que, por 4ª carrera consecutiva, ha finalizado…4º. El 5º puesto, como decíamos, fue para Nico Rosberg, siendo 6º el Force India de Paul Di Resta, por delante de Fernando Alonso, 7º, Lewis Hamilton, 8º, Felipe Massa, 9º y Michael Schumacher, 10º, después de salir desde las últimas líneas de la parrilla.

La Fórmula 1 viene ahora a Europa, y dentro de 3 semanas llegará la hora de la verdad: Montmeló. Allí se espera un nuevo Ferrari, con la particularidad de que, tradicionalmente, los monoplazas que van bien en Montmeló, van bien en el resto del circuitos del Mundial, a excepción de los urbanos, que son otro tipo de ‘lotería’, lo que otorga cierto margen para la esperanza de los seguidores de Alonso, y de Ferrari, si bien, aunque Ferrari de un paso adelante, sería normal que los ‘renacidos’ Red Bull, los hasta Berhein súper competitivos McLaren, y los ‘amenazantes’ Mercedes, también progresen lo suyo y se dejen superar, con tanta facilidad, por los monoplazas de Maranello, siempre y cuando en Italia den con la ‘tecla’ adecuada para volver a ser competitivos.

Vettel llegará a España como líder del Mundial, con 4 puntos de ventaja sobre Hamilton, 5 sobre Webber y 10 sobre Button y Alonso, una diferencia, sobre todo la que tiene sobre el español, difícil de creer, viendo lo poco o nada competitivo que ha sido el Ferrari, si bien que los triunfos se hayan ido ‘repartiendo’, ha permitido que Alonso, en vez de llegar a más de 20 puntos del líder, lo haga a una distancia que, con un buen coche, puede reducir a nada en sólo un par de carreras.

Para conocer la respuesta real a las auténticas posibilidades de Fernando Alonso, habrá que esperar 3 semanas, hasta el domingo 13 de abril. Si el coche del español no da un paso adelante a partir del próximo Gran Premio, quedará meridianamente claro que en Ferrari ya pueden empezar a pensar en la próxima temporada.

Gran Premio de Barhein 2012