La barqueta B&G Cup 224, el pepino con el que se correrá el campeonato Chevy Cup Spain, está a punto de caramelo. Los pilotos oficiales del equipo B&G Chevy Rancing están listos para realizar los test de puesta punto del vehículo. Así que ya queda menos.

A pocos días de la presentación del Miami GT, y del campeonato Chevy Cup Spain, ya se va poniendo en marcha la maquinaria para que los vehículos estén listos para su puesta en escena. El próximo 14 de junio el Circuito de Guadix será el escenario donde arrancará una competición que se nos antoja va a ser emocionante.

El vehículo de carreras, el B&G Cup224, con el que se disputará la Chevy Cup Spain y que es igual para todos los pilotos, ha sido construido y diseñado por la empresa B&G Marbesalón tomando como base una barqueta que hemos visto en alguna subida de montaña, la Funyo 4RC, y modificándola casi completamente.

Una de las modificaciones más evidentes del coche de la Chevy Cup Spain es el techo fijo integrado en la carrocería y su motor Chevrolet V6 de 2,5 litros atmosférico, que rinde 224 cv a 8.000 rpm. Este propulsor es suministrado por American Speed, es el mismo sin turbos que el que se utiliza en la Indy, y ha cruzado el océano para ser montado en España por B&G Marbesalón en el chasis tubular de acero al carbono de la Funyo 4RC. La transmisión es un cambio secuencial Sadev de seis velocidades y con levas al volante. Lleva electrónica Motec con 18 sensores para poder descargar la adquisición de datos, suspensiones regulables, frenos de disco con pinzas de cuatro pistones, alerón trasero y splitter frontal regulables y en carbono.

Las dimensiones de la barqueta son 4,50 mts de longitud, 1,87 mts de anchura, y su peso es de 600 kg. Un coche de carreras de los de verdad.

La barqueta B&G Cup224 garantizará la igualdad y la emoción en el campeonato, ya que los equipos compartirán motor y caja de cambios, que se entregarán sellados por B&G Marbesalon, y se podrá modificar suspensiones, grupo reductor (el encargado de disminuir la revoluciones y aumentar el par), y aerodinámica. Vamos, casi como si de la GP2 se tratara.

La velocidad máxima del vehículo está limitada a 260 km/h, pero dada su capacidad de alcanzar mayores prestaciones y con vistas a poder participar en otros competiciones, una vez acabada la Chevy Cup Spain, se podrá deslimitar para llegar a rozar los 300 km/h.

De momento no tenemos imágenes, los motores acaban de llegar de EEUU, y se están montando los coches.

Pronto las tendremos.El coche de Alex Novo y de Roberto de la Serna está a punto.

Barqueta B&G Cup224