Ha arrancado el Gran Premio de Mónaco. El año pasado Sergio Pérez, pilotando su Sauber, sufrió un accidente casi idéntico al de otro piloto de la misma escudería, Karl Wendlinger. Uno fue el 2011 y el otro en 1994. Este año, gracias a un estudio sobre la seguridad, la pista es mejor.

El circuito urbano del Gran Premio de Mónaco es un escenario fantástico para una cita del mundial. Ver a los monoplazas de F1 recorrer las calles estrechas de la capital del Principado es único, tanto por el espectáculo como por el esfuerzo mental y físico de los pilotos. El riesgo también es una factor a tener en cuenta. Apenas hay espacio para salvar los accidentes, pero se lleva años trabajando en la seguridad tanto de los coches como de la pista.

Uno de los puntos más delicados del circuito es la frenada en la bajada del túnel. Es la zona más peligrosa por la velocidad que se alcanza, entre 280-290 km/h. Los pilotos cruzan por debajo de las calles de la ciudad a través de una zona oscura iluminada con luz artificial y con el pie a fondo. Salen del túnel y justo en el momento en el que se empieza a frenar hay un bache, que se ha ido haciendo cada vez más grande con los años, que puede hacer que los F1 se descoloquen saltándose recta la chicane y golpeando contra las protecciones. Dos pilotos de la misma escudería, Sauber, sufrieron la violencia de una salida de pista en esta zona. Fueron Sergio Pérez y Karl Wendlinger. La diferencia estuvo en el año en que ocurrieron.

Karl Wendlinger debutó en la Fórmula Uno en 1991 con la escudería Leyton House después de ser campeón de la Fórmula 3 alemana y austriaca. Entró en Sauber en 1993, cuando Peter Sauber se hizo propietario del equipo de F1. No era un mal piloto pero tampoco se sabía lo que iba a dar de si. Lo cierto es que en su primer año tuvo actuaciones destacadas.

1994 comenzó bien para Karl Wendlinger, anotó un punto en la primera prueba del año, y fue cuarto en el desgraciado Gran Premio de San Marino donde se mató Ayrton Senna y Roland Ratzenberger.

El circo de la F1 se encontraba en estado de shock cuando se llegó al Gran Premio de Mónaco de 1994, quince días después del de San Marino.

En la primera sesión de entrenamientos, saliendo del túnel y antes de la Chicane Nouvelle, Wendlinger perdió el control de su Sauber y se fue contra las barreras con las ruedas bloqueadas. El impacto contra las protecciones fue lateral y muy duro debido a las escasas medidas de seguridad de aquellos tiempos. Los laterales del cockpit no tenían mucha altura y no existía el Hans, así que su cabeza golpeó contra el muro lleno de agua. Los médicos de la FIA llegaron rápidamente a la zona del accidente y se encontraron a Karl Wendlinger inconsciente. Se le estabilizó, y aunque sus signos vitales eran buenos entró en un coma que duró semanas.

http://youtu.be/XhuuSd-Vk-E

Karl Wendlinger se recuperó de sus lesiones, pero no volvió a ser rápido en un Fórmula Uno. En 1995, una vez en forma, Peter Sauber lo puso en uno de sus coches pero fue sustituido y tuvo que dedicarse a los turismos donde si ganó el Campeonato FIA GT en 1999. Es posible que el alemán no se recuperara de las secuelas sicológicas del accidente en un monoplaza demasiado rápido para la seguridad de la época.

Para Sergio Perez el 2011 fue su primer año en la Fórmula Uno. El niño mimado de Carlos Slim, el magnate de las telecomunicaciones mexicano dueño de Telmex, inició su carrera en 1996, con tan solo seis años. En 1997 subió de categoría y finalizó cuarto en el campeonato. Al año siguiente ya ganó su primer título.

La carrera de Sergio Pérez ha sido meteórica hasta llegar a la F1. El año de su estreno sufrió el accidente más duro de su vida.

Durante la clasificación del Gran Premio de Mónaco 2011 tuvo una salida de pista casi idéntica a la de Karl Wendlinger. Justo cuando salía del túnel, antes de la Chicane Nouvelle, el monoplaza se descolocó y salió recto y acabó golpeando lateralmente contra las barreras de espuma Tecpro. Un accidente igual al de Nico Rosberg, el alemán le ocurrió lo mismo en los terceros libres. Sergio Pérez quedó inconsciente, luego reaccionó, creía que tenía algún problema grave en sus piernas, pero se comprobó que no existía mas que un fuerte golpe y una preocupante conmoción cerebral. El cerebro chocó contra el cráneo en la deceleración con muchas g.

Pérez se recuperó físicamente para llegar a la siguiente carrera, el Gran Premio de Canadá. Pero en la primera sesión de los libres se sintió mal, fue sustituido por Pedro de la Rosa, y se perdió dos Grandes Premios más.

Este 2012, y con el fin de evitar los accidentes, se ha producido una importante mejora de la seguridad en todo el trazado como consecuencia de un exhaustiva revisión por parte de la FIA y del Autómovil Club de Mónaco. El circuito tenía tres puntos negros, y los tres se han mejorado para que el Gran Premio sea inamovible en el calendario del mundial.

Concretamente en el punto de frenada antes de la Chicane Nouvelle, los sistemas láser empleados en el estudio de la seguridad del circuito urbano de Mónaco detectaron diferencias de hasta 20 cm de altura. Este desnivel se ha corregido, y además el muro de protección se ha retrasado 14,6 mts.

Pintura antideslizante en las escapatorias, más barreras Tecpro, una salida de la calle de boxes más ancha y alargada para los F1 entren en la pista a mayor velocidad son otras de las modificaciones.

Mañana, por fin, los libres.

Mejora de la seguridad en el GP de Mónaco