Si hay un escenario mágico para Lewis Hamilton, éste es el circuito de Montreal, ya que allí hizo su primera ‘pole’, el mismo fin de semana de su primera victoria, en el 2007, el año de su debut. Por ello, a nadie le debería extrañar su victoria en el Gran Premio de Canadá, siendo el 7º ganador de la temporada.

La carrera fue muy emocionante, básicamente por las diferentes estrategias, ya que casi hasta el final no se supo a cuántas paradas iba cada piloto, rozando la perfección Lewis Hamilton y McLaren, sacando un aprobado, raspado, Sebastien Vettel y Red Bull, y llevándose un suspenso, rotundo, Fernando Alonso y Ferrari, ya que, después de salir 3º, y después de llegar a ir liderando la carrera, acabar 5º, como mal menor, no es como para poder decir que Alonso y Ferrari estuvieron a la altura de lo que se espera de un equipo que está luchando por ganar el título.

Es más: en el equipo italiano no sabemos a quién controlaban en las últimas vueltas, porque una vez que se vio que Alonso no sería capaz de aguantar el ataque de Hamilton, y en vez de ‘copiar’ la estrategia de Red Bull, que hizo parar a Vettel a falta de sólo 7 vueltas, dejaron al asturiano en pista, para que le adelantaran, con suma facilidad, Lewis Hamilton, Romain Grosjean, Sergio Perez y el mismísimo Sebastien Vettel, que venía de perder más de 20” en el ‘pit stop’. Y faltaron 100 metros para que también le adelantase Nico Rosberg y media vuelta más para que también lo hiciese Mark Webber.

Red Bull y Ferrari salieron con la intención de ir a una sola parada, algo que ya se ‘olían’ en McLaren, una ‘sospecha’ que quedó claramente al descubierto cuando, a falta de 30 vueltas, Lewis Hamilton, que iba primero, con Alonso 2º y Vettel 3º, le preguntaba por radio a su ingeniero: ¿Estás seguro de que no podemos ir a una sola parada? El ingeniero le decía: ‘Tira todo lo rápido que puedas, y sigue con un ritmo muy alto, lo más alto que seas capaz. Estás haciendo un buen trabajo. Y prepárate para entrar a cambiar neumáticos’.

Con la ‘mosca’ detrás de la oreja, Hamilton entró a cambiar ruedas, por 2ª vez, mientras que , seguido por Vettel; para colmo, y por enésima vez en la temporada, la rueda trasera derecha del inglés dio problemas, y perdió en la parada un par de segundos más de los previstos, un incidente que le ponía aún más difícil la ‘papeleta’, ya que en la Fórmula 1 del 2012, un segundo vale su peso en oro. Con Hamilton recuperando posiciones a un ritmo espeluznante, bajando el mejor tiempo de vuelta en cada giro, Alonso y Vettel seguían en pista, demostrando que, efectivamente, y como se ‘temían’ en McLaren, iban a una sola parada, pero cada vuelta que pasaba, el ritmo de los 2 primeros era cada vez más lento, no ya con relación a Hamilton, sino comparándolos con Grosjean, Pérez, Raikonen, Rosberg, Webber y compañía.

En Red Bull se dieron cuenta de la situación y, a pesar de lo aparentemente grotesco de la situación, metieron a Vettel en boxes a cambiar ruedas a falta de sólo 7 vueltas, algo que parecía incomprensible si comparabas los tiempos de Vettel con los de Alonso, ya que iban los 2 igual de lentos, pero totalmente lógico si los comparabas con los que, por detrás, venían haciendo el resto de pilotos; con ésta ‘jugada’, en Red Bull lo que pretendían era, una vez que ya sabían que no podrían ganar la carrera, y que el podio estaba ya imposible, al menos minimizar los daños y sacar la mayor cantidad de puntos posibles. Entretanto, en Ferrari, creyendo que, una vez más, Fernando Alonso les iba a sacar las ‘castañas’ del fuego, dejaron al español en la pista, con las ruedas en las ‘lonas’, y rodando 3 y 4 segundos más lento que todos los pilotos que venían por detrás, para ver cómo, y ya sin poder hacer nada por evitarlo, en las 4 últimas vueltas pasaban a Fernando Alonso, como si estuviese parado, Lewis Hamilton, Romain Grosjean, ‘Checo’ Pérez y Sebastien Vettel que, en sólo 6 vueltas, le recuperó al piloto asturiano los algo más de 20 segundos que había perdido en su parada ‘in extremis’.

Nuevo error de bulto en la estrategia de Ferrari, si bien Fernando Alonso no quiso hacer ‘sangre’ al acabar la carrera y dio por bueno el resultado, algo sorprendente en un piloto que aspira a ganar el Mundial, y acierto pleno de McLaren y, muy en especial, de Lewis Hamilton que, pilotando como lo hizo en el circuito ‘Gilles Villenueve’, ha vuelto a demostrar que es un fuera de serie y que él y Sebastien Vettel serán los rivales de Alonso de cara al título.

Con ésta gran victoria, la primera que consigue ésta temporada, Lewis Hamilton, además, redondea un fin de semana perfecto, ya que con su triunfo sale de Canadá como líder del Mundial, con 88 puntos, 2 más que Fernando Alonso, 3 más que Sebastien Vettel y 9 más que Mark Webber.

El próximo Gran Premio será el de Valencia, el tercer circuito urbano consecutivo, después de las carreras celebradas en las calles Mónaco y de Montreal, si bien cada uno de estos trazados tienes características muy diferentes, siendo el mayor parecido entre el de Montreal y el de Valencia que en los dos se puede adelantar.

Hamilton ha sido el 7º ganador diferente en las primeras 7 carreras de las temporada, un récord que ya se había batido el pasado Gran Premio y que con ésta victoria del inglés convierte al Mundial 2012 en el más imprevisible e impredecible de toda la historia. ¿Seguirá la racha de ganadores diferentes en Valencia? Romain Grosjean, que ha conseguido en Canadá el mejor resultado de su vida, ‘Checo’ Pérez que, después del 2º de Malasia, con éste 3º vuelve a rondar la victoria, Kimi Raikkonen o Michael Schumacher pueden ser candidatos a lograrlo, si bien lo más razonable, si hay algo ‘racional’ en ésta Fórmula 1 que estamos viviendo, sería que, por fin, repitiese triunfo alguno de los ganadores de éste año y para lograrlo, la mayor cantidad de ‘papeletas’ las deberían tener Lewis Hamilton, Fernando Alonso, Sebastien Vettel o Mark Webber.

Para desvelar éste ‘misterio’, habrá que esperar un par de semanas.

Gran Premio de Canadá Carrera