La escudería de Fórmula Uno Sauber nos ha abierto su corazón de par en par. Su tesoro más preciado, su monoplaza el BMW Sauber F1.08, ha sido cortado por la mitad y expuesto al público. Bravo Sauber porque nos has acercado un poco más a este deporte que tanto nos gusta.

Sauber F1 ya cortó su monoplaza a la mitad hace unos meses y nos lo mostró en un vídeo. En esta ocasión la escudería de Sergio Pérez y Kamui Kobayashi ha fotografiado las dos mitades del coche con el que obtuvo su única victoria en la Fórmula Uno, la del Gran Premio de Canadá en el 2008 cuando su piloto era un hombre de enorme proyección en la F1, Robert Kubica.

El BMW Sauber F1.08 fue el monoplaza con el que BMW compitió en la temporada 2008 de F1. Este coche arrancó su motor de aspiración natural BMW86 V8 a 90 grados con 2.400 cc montado longitudinalmente y que llegaba hasta las 19.000 rpm el 14 de enero del 2008 en Munich. Ese día Nick Heidfeld dio una vuelta con él al BMW Welt, el centro de entrega de BMW.

Este monoplaza de la temporada 2008 llevaba los colores habituales de BMW que ya había utilizado en el 2006 y 2007. Los que si habían cambiado eran sus patrocinadores, O2 había abandonado el coche y fue sustituido por T-System y Candence Desing System como anunciantes principales.

En aquella temporada la FIA había cambiado algunas reglas en busca de un mayor espectáculo. Todos los coches tenían que utilizar una misma caja de cambios durante cuatro carreras y llevarían una centralita estándar McLaren Electronic System que impedía el uso de ayudas electrónicas.

El Grupo BMW puso todas sus esperanzas en el BMW Sauber F1.08. El coche era brillante y en su debut en carrera Nick Heidfeld terminó segundo en el Gran Premio de Australia a 5,4 segundos del McLaren de Lewis Hamilton. En la siguiente carrera, el Gran Premio de Malasia, fue el piloto polaco Robert Kubica el que se pudo subir al segundo cajón del pódium, además en esta prueba su compañero de equipo marcó la vuelta rápida.

El coche prometía e iba finalizando en los puestos de cabeza con regularidad hasta que llegó la primera victoria en Canadá con Robert Kubica. Allí el equipo BMW Sauber remató la faena con un segundo puesto del piloto alemán Nick Heidfeld.

El BMW Suber F1.08 perdió fuelle a mitad de temporada. Ferrari y McLaren apretaron el acelerador en sus fábricas y les dieron a sus pilotos coches más rápidos mientras Robert Kubica se quejaba de que en BMW no querían seguir evolucionando su bólido.

Con razón, porque fue lider del mundial.

El BMW Sauber F1.08 cortado por la mitad