Cuando peor pintaban las cosas, entre una carrera magistral del asturiano y un cúmulo de circunstancias negativas de sus rivales, que le favorecieron, Alonso recuperó lo perdido en Spa y salió de Monza mucho más líder de lo que había llegado. A falta de 7 carreras, el título está cada vez más cerca.

Cumpliendo con una de sus ‘normas’ no escritas, Fernando Alonso dijo en Monza precisamente todo lo contrario a lo que pensaba, o a lo que sabía, ya que, si antes de la carrera decía que no tenían un botón ‘mágico’ para reducir las 8 décimas de desventaja con los monoplazas más rápidos, y las redujeron, después de su mala calificación, por culpa de una avería en el peor momento, sin tiempo de repararla, dijo que, en una carrera normal sólo podía ser 8º o 9º. Salía 10º.

Marca de la casa, el asturiano tiró balones fuera, rebajando sus posibilidades de éxito, y según sus declaraciones, dijo que se aplicaría en la carrera para intentar perder con Sebastien Vettel, al que consideraba su peor enemigo de cara al título, la menor cantidad de puntos posibles, pero entre que Vettel hizo una carrera horrorosa, culminada con un abandono, después de una penalización por echar a Alonso a la hierba para impedir un adelantamiento que era irremediable, que Webber hizo una calificación para la parrilla impropia de un piloto que hasta hace apenas dos carreras era 2º en el Mundial, y que Jenson Button, que venía de ganar en Spa, y que en Monza parecía el más fiel escudero de Hamilton, se veía obligado al abandono, la situación de Alonso, después de Monza, y con una carrera menos por delante no puede ser mejor, ya que llegó al circuito italiano con Vettel a sólo 24 puntos, y salió del templo de la velocidad transalpino con 37 de ventaja sobre Lewis Hamilton. Una carrera menos, 13 puntos más de ventaja y un Fernando Alonso demostrando que es el piloto más en forma de la parrilla, podrían acercarle al ansiado tercer título.

En cualquier caso, al menos por nuestra parte, y por mucho empeño que ponemos en el tema, no somos capaces de entender a la Fórmula 1 de hoy, ya que hacer un vaticinio es prácticamente hacer el ridículo, ya que, al menos por nuestra parte, no se nos habría ocurrido pensar que el mejicano Sergio Pérez iba a salir, con un Sauber, desde el puesto 12º de la parrilla, y que acabaría 2º, adelantando con total facilidad al mismísimo Alonso, acercándose peligrosamente al ganador, Lewis Hamilton al que, de tener 4 o 5 vueltas más, hubiese acabado adelantando. No se trata, bajo ningún concepto, de quitarle ningún mérito a ‘Checo’ Pérez, que los tiene, y muchos, ni de hacerlo con los pilotos, (Raikkonen, Schumacher, Massa y Alonso), que el ‘cuate’ fue adelantando, vuelta a vuelta, corriendo a un ritmo infernal de nada menos que 1 segundo por vuelta más rápido que todos sus rivales.

De cara a las anécdotas, hay que decir que en el podio de Monza acabaron los 3 pilotos que quedaron, en la primera curva, fuera de carrera en Spa, algo tan sorprendente como difícil de vaticinar, ya que si a Hamilton y a Alonso siempre se les espera en alguno de los 3 escalones de la gloria, no creemos que muchos contasen con el ‘carrerón’ de Sergio Pérez, una actuación la suya que, delante de la afición de Ferrari, debería abrirle, de una vez por todas, de par en par las puertas de la escudería del Cavallino rampante, para ocupar el lugar de un Felipe Massa que no tuvo otra alternativa que dejarse ‘humillar’, una vez más, por Fernando Alonso, al que tuvo que cederle, sin ofrecer ninguna resistencia, el 2º puesto que tenía, después de haber hecho un buen inicio de carrera, superando a Jenson Button y poniéndose a las espaldas de Lewis Hamilton.

Así las cosas, después de la debacle de los Red Bull, (no puntuaron ninguno de los 2), y del abandono de Jenson Button que, si hubiese superado a Fernando Alonso por 2ª carrera consecutiva, y viendo lo bien que van los McLaren, se habría convertido, junto con Lewis Hamilton, en rival del asturiano de cara a las 7 últimas carreras de la temporada, el ‘morenito’ de McLaren se ha colocado, después de su ‘pole’ y de una victoria indiscutible, como el, si no el único, sí el rival más peligroso en la lucha por el título de Campeón del Mundo. Fernando Alonso lleva 37 puntos de ventaja a Lewis Hamilton, 38 a Kimi Raikkonen y 39 a Sebastien Vettel; dos puntos, los que hay entre Hamilton y Vettel, no eliminan al alemán como un enemigo potencial, pero viendo que los Red Bull ya no son ni tan rápidos ni tan fiables, y que los McLaren son los monoplazas más en forma, (han hecho, sin discusión, las 2 últimas ‘poles’, y han ganado, sin oposición, las 2 últimas carreras), o media una mala racha de Alonso y una buena de Vettel, o el título será cosa de Alonso contra Hamilton, ya que Raikkonen no parece estar, todavía, en condiciones de ganar.

A favor de Alonso jugará que el 100% de los recursos de su equipo estarán a su disposición, teniendo que hacer Massa labor de equipo y, cuando haga falta, de ‘conejillo’ de indias, probando neumáticos y reglajes que pudiesen servir a Alonso, si bien esto también puede jugar en su contra, ya que el asturiano no tendrá ninguna ayuda de su compañero de equipo a la hora de ‘bloquear’ puntos a, por ejemplo, Hamilton y Vettel, mientras que Hamilton contará con la ayuda de Jenson Button y Sebastien Vettel con la de Mark Webber aunque, la verdad, y viendo lo que ha ocurrido hasta ahora en ésta temporada, por muchas estrategias de equipo que se hagan, no parece haber ningún piloto en la pista con capacidad de desbancar del liderato a un Alonso que, de no aparecer otro alocado y descontrolado ‘grosjean’ por el medio, podrá correr con la calculadora en la mano, sin asumir riesgos, mientras que a Hamilton y a Vettel sólo les vale la victoria y que Alonso acabe varias carreras fuera del podio. O que no acabe, algo improbable viendo la regularidad del asturiano éste año, que sólo se vio alterada por el ‘cañonazo’ que le metió Grosjean en Spa.

Todavía quedan por delante circuitos ‘raros’: Singapur, Japón, Corea, India, Abu Dhabi y Estados Unidos, siendo el final de temporada en el mismo escenario en el que Fernando Alonso ganó sus 2 títulos: Brasil. Si el asturiano no ‘remata’ la jugada en el periplo asiático, la temporada se nos hará muy tensa, muy larga y muy estresante. ¿Porqué? Por culpa de Hamilton y de Vettel que, aunque vaticinar es arriesgarse a hacer el ridículo, no creemos que hayan tirado, ni mucho menos, la toalla.

Tocará sufrir.

Gran Premio de Italia Carrera