Era cuestión de tiempo que Sebastien Vettel superase a Fernando Alonso en la general del Mundial y, después de ganar su 5º Gran Premio del año, y tercero consecutivo, el alemán pasa de estar 4 puntos por detrás del español a ponerse 6 por delante. Aunque el Mundial se pone difícil, todavía no ha acabado.

Y es que la Fórmula 1 puede cambiar radicalmente de una carrera a la siguiente, por lo que ni Fernando Alonso ha perdido definitivamente el Mundial ni, por el mismo criterio, nunca dijimos que lo tenía ganado cuando llevaba 50 puntos de ventaja, si bien es evidente que la superioridad de los Red Bull en el último tercio de la temporada es evidente. Aunque hay una explicación para todo.

En el caso de Red Bull, y para entender que han ido de menos a más, no podemos olvidar que, desde finales del año pasado, hasta el principio de ésta temporada, ha sido el equipo más ‘perseguido’ de la parrilla por parte de los ‘técnicos’, ya que el ‘tío’ Bernie no quería un tercer Mundial nuevamente dominado, de forma aplastante, por los monoplazas de Adrian Newey, por lo que los técnicos de la FIA decidieron prohibir, entre otras cosas, los escapes ‘sopladores’, aquél ‘artilugio que, aún estando dentro del reglamento, dieron en 2011 una ventaja a los Red Bull que fue inalcanzable para sus rivales.

El monoplaza de la Escudería de la bebida energética había sido concebido para utilizar ése sistema, un gran ‘invento’ que, unido a la excelente aerodinámica del coche, le hicieron prácticamente imbatible para el resto de coches de la parrilla pero, la desaparición de los escapes ‘sopladores’, o ‘soplados’, y la reducción de la aerodinámica que se impuso para ésta temporada, (otra norma también claramente ‘anti’ Red Bull, aunque no hay que olvidar la prohibición del ‘F duct’, el ‘Conducto F’, que perjudicó claramente a McLaren…), ‘limitaciones’ técnicas que obligaron al equipo de Vettel y Webber a, partiendo de la base del mismo monoplaza de las 2 últimas temporadas, adaptarse a las nuevas normas, algo que les ocupó más tiempo del que esperaban, lo que les situó de ganar 6 de las últimas 8 carreras del 2011, a ganar su primer Gran Premio del 2012 a la cuarta carrera, todo ello a base de arriesgar, poniendo el coche al límite, y sufriendo por ello algunos preocupantes problemas de fiabilidad que, como algunos recordaréis, incluso hicieron abandonar a Vettel cuando iba liderando alguna carrera.

Solucionados los problemas de fiabilidad, o al menos eso parece, y encontrada al fin la ‘tecla’ mágica para volver a hacer ganador al monoplaza de Red Bull, el resto ha sido ‘coser y cantar’, y así ha sido cómo Vettel ha ganado los tres últimos Grandes Premios de forma consecutiva, y lo que ha permitido a Webber, que en algunos Grandes Premios ni siquiera fue capaz de pasar a la Q3, hacer la ‘pole’ en éste último Gran Premio, y firmar un 2º puesto que le ha dado a Red Bull el primer ‘doblete’ de la temporada.

Éste hecho, el que el Gran Premio de Corea haya sido la primera vez de la temporada en la que los pilotos de Red Bull hacen un 1-2, es una de las mejores demostraciones de que las limitaciones técnicas que les ‘impusieron’ ya están superadas, y que de aquí al final de la temporada no sólo serán muy difíciles de batir, sino que, descartado definitivamente Webber en la lucha por el título, el australiano volverá a hacer trabajo de equipo, y de ‘conejillo’ de indias, a favor del alemán, un contratiempo más para Alonso que, aunque Massa ha hecho buenas carreras en los dos últimos Grandes Premios, el brasileño no parece estar en condiciones de ponerse delante de Vettel, el único rival del asturiano para el título.

En cuanto a Ferrari, y a pesar de las grandes carreras que ha firmado Alonso, a nadie puede sorprenderle que, a la larga, el mejor de los pilotos de Red Bull, Vettel, haya recortado puntos, carrera a carrera, para acabar poniéndose por delante del español a falta de sólo 4 carreras, porque nadie debería olvidarse de que el Ferrari nunca ha sido competitivo y que, a pesar de que muy pocos le adjudican al joven alemán la ‘genialidad como piloto que sí se le concede, por ejemplo, a Alonso y a Hamilton, Vettel es el actual Campeón del Mundo, es además el Campeón del Mundo más joven de la historia, y también el bicampeón del Mundo más joven de la historia, (superando en ambos casos las marcas anteriores de Fernando Alonso…), y que en su caso, si lo que te faltaba, en cuanto a experiencia y a ‘pulir’ tu pilotaje, lo aprende ganando, es mucho más difícil que le ‘bajen’ del podio.

Pero hay que dejar claro que el Ferrari 2012 nació mal ‘parido’, y esto ya lo sabían tanto Fernando Alonso como los ‘capos’ de Ferrari, en la pretemporada; básicamente en cuestiones aerodinámicas, el coche ha dado muchos problemas para ponerlo a punto en cada carrera, lo que técnicamente se llama el ‘set up’, y esto se ha notado mucho en los cambios bruscos de comportamiento del coche cuando se pasaba de un tipo de neumáticos a otros, ya que en algunas carreras el coche de Alonso ‘volaba’ con neumáticos blandos y, cuando pasaba a los duros, y fundamentalmente porque por problemas aerodinámicos no conseguía calentarlos y llevarlos a la temperatura óptima de funcionamiento, el Ferrari pasaba de ser un ‘águila’ a convertirse en una ‘tortuga’, siendo superado Alonso en varias carreras en las últimas vueltas, por pilotos con coches con, teóricamente, mucho menos potencial que el monoplaza de Maranello. Y en algunos circuitos, cuando iba bien con duros, y pasaba a los blandos, pues pasaba lo mismo; ‘pa’trás…’.

En éste sentido, hay que destacar que el reglamento Técnico impide cambiar el chasis que haya sido homologado al principio de la temporada, por lo que, si la has ‘cagado’ con el diseño, sólo se puede intentar ‘remendar’ lo mal hecho y no, como en otras temporadas, cuando los equipos más poderosos podían ‘parir’ a mitad de temporada un coche nuevo, (‘copiando’ de paso lo que han hecho bien tus rivales…), y ‘enderezar’ así lo que había empezado mal. De esto, cuando era posible, se han dado casos de equipos que habían corrido con un tipo de monoplaza en Australia y en Malasia, y aparecían en Montmeló con un monoplaza totalmente nuevo… ¡¡¡y arrasaban!!!

En cuanto a Ferrari, hay que decir que los monoplazas se ‘paren’ en el túnel de viento y que, en función de las conclusiones que se vayan sacando con las diferentes pruebas que se hacen, se van tomando decisiones, básicamente de conceptos aerodinámicos, ya que el túnel de viento prácticamente sólo se utiliza para eso, pero ha resultado que el túnel de viento de Ferrari está mal, y que de su mal funcionamiento han sacado conclusiones erróneas en la configuración del monoplaza.

Para los que no lo sepan, les diremos que los monoplazas no se pueden probar en el túnel de viento a su tamaño natural, ya que la reglamentación obliga a los constructores a hacer las pruebas aerodinámicas basándose en unas maquetas que son muy poco más grandes que las que puede tener un aficionado en su casa; las conclusiones que se sacan del comportamiento de la ‘maqueta’, se trasladan al monoplaza a tamaño natural y, si los datos son erróneos a escala, ya se pueden imaginar la ‘desviación’ que se produce cuando el ‘bicho’ se hace a tamaño natural. Por éste motivo, algunos de vosotros habrá leído en las últimas semanas, que Ferrari dejará de trabajar en su túnel de viento y que las prueba aerodinámicas de cara al 2013 las harán en un túnel externo, y no en el de la propia marca.

Conclusión: que en la Fórmula 1 los milagros no existen, y que el ‘espejismo’ que nos hizo vivir Fernando Alonso, estando, con un coche poco competitivo, líder del Mundial, ha dado paso ahora a la cruda realidad, que no es otra que los Red Bull han vuelto a demostrar que son los mejores monoplazas, y que sus pilotos son, cualquier cosa, menos ‘mancos’.

Sin embargo, y esto ya lo decíamos en anteriores artículos, la ‘presión’ puede jugar malas pasadas, y en Red Bull, después de tener casi perdido el Mundial, cuando estaban a 50 puntos de Alonso ahora, que están líderes, empiezan a sentirla, de ahí las tan reiteradas y ‘angustiosas’ órdenes del ingeniero de pista de Sebastien Vettel cuando, a falta de 5 vueltas, le dijo, hasta 3 veces, (en la última pidiéndole ‘disculpas’ por ser tan reiterativo…), que levantase el pie y que tuviese mucho cuidado en todas las curvas de derechas, ya que su neumático delantero derecho estaba casi en las lonas, y tenían miedo de que explotase. Ése miedo era más producto de ver tan cerca la meta, y con ello de hacerse con el liderato del Mundial, que de un riesgo real, con Vettel con 10 segundos de ventaja sobre Webber, y dado que todos los pilotos estaban igual, ya que las estrategias de los 3 primeros habían ‘calcadas’, siendo Hamilton el único que sufrió por los neumáticos, pero en su caso por una mala ‘configuración’ de su McLaren, y no por un defecto de los Pirelli.

Pero, en cualquier caso, quedan todavía 4 carreras, y en ellas, a pesar de la evidente

superioridad de los Red Bull, todo puede pasar. Después de Corea, lo que al menos ha quedado claro es que, a pesar de que otros pilotos tienen aún algunas posibilidades matemáticas de luchar por el título, el Mundial a partir de ahora será sólo cosa de 2: Vettel y Alonso.

Descansen Ustedes de éstas emociones durante un par de semanas. La próxima cita será en la India y, viendo las cosas que se han visto en algunas salidas ésta temporada, no deberíamos descartar que alguien se ‘contagiase’ del ambiente, e hiciese el ‘indio’ en la salida, llevándose por delante a alguien en la primera curva, y poniendo el Mundial ‘patas pa’rriba’… Por supuesto que no lo deseamos, pero éstas cosas ocurren. Si no que le pregunten a Alonso lo que le pasó en Spa y en Japón…

India, Abu Dhabi, Estados Unidos y Brasil son los 4 últimos destinos de éste ‘viaje’. Abróchense los cinturones, que en éstas ‘escalas’ se producirán emociones fuertes…

Gran Premio de Corea Carrera