El Mundial de Rallies 2012 acabó en Cataluña igual que como empezó en Montecarlo, con una victoria de Sebastién Loeb que, a su 9º título de Campeón del Mundo ha sumado su 76ª victoria en un rallye del Mundial. Es difícil creer que alguien pueda acercarse a estos números. Superman, quizás. O Batman.

Con algunas cosas interesantes por decidir, el título de S2000 y el de Producción estaban en juego, el Rallye Cataluña volvió a ser una de las pruebas mejor organizadas del Mundial, con la constante inquietud del RACC por innovar y por aportar ‘condimentos’ que hiciesen más atractiva la prueba, como fue la primera etapa de tierra, el tramo urbano en el corazón de Salou, o la espectacular y mediática salida protocolaria desde el Barrio Gótico de Barcelona, dentro de la impresionante Ciutat Vella de la capital de Cataluña.

Los aficionados, de toda España, volvieron a responder en masa, a pesar que las condiciones climatológicas no ayudaron prácticamente en ningún momento, ya que la dureza del rallye se puso de manifiesto desde el primer día, en el que la lluvia anegó los tramos, poniendo a prueba la resistencia de los aficionados que, embarrados hasta las rodillas, tuvieron que ayudar, al acabar los tramos, a sacar cientos de coches que se quedaron ‘empantanados’ en los aparcamientos, además de sufrir en sus carnes las inclemencias de la lluvia y las de un clima tan desfavorable.

La primera sorpresa fue ver la elección de Loeb en cuanto a su orden de salida, ya que el francés, que había hecho el mejor tiempo en el tramo de clasificación, era por tanto el primero en elegir; el Campeón, a pesar de las previsiones meteorológicas adversas, eligió salir en el puesto 14º, algo totalmente sorprendente porque, siendo la primera etapa de tierra, si llueve, siempre es mejor salir delante, ya que a medida que van pasando los coches, la carretera va empeorando. Pero parece que Loeb no se creía del todo lo de las previsiones de lluvia, y optó por llevar más de 10 ‘barredoras’ por delante, para que le mejorasen el camino.

Gran error el suyo, ya que los tramos del viernes aparecieron enfangados por la lluvia, lo que permitió que fuesen los 2 jóvenes ‘cachorros’, Ott Tanak y Mads Otsberg los que, después del efímero liderato inicial de Jari Matti Latvala después del primer tramo, se disputasen el primer puesto. Otsberg salía 6º, Tanak 7º y Latvala 11º, mientras que Dani Sordo salía el 8º a la carretera. Al cántabro las cosas no le empezaron nada bien, ya que en el primer tramo era superado, sorprendentemente, por el ‘debutante’ Nikara, que corría con un Mini como el de Sordo, si bien el finés le sacó sólo 1.2” al cántabro. Pero en el 2º tramo, llegaba la habitual ‘cagada’ de Latvala, que perdió en un trompo más de medio minuto, pasando entonces el liderato a manos del joven estonio Ott Tanak, aunque por sólo ¡una décima! de ventaja sobre Otsberg que, en el tercer tramo se pondría como líder, pero con apenas 2.7” de ventaja sobre Tanak.

Tres líderes en 3 tramos no estaba nada mal, mientras Loeb, nunca mejor dicho, ‘nadaba y guardaba la ropa’, esperando, ‘agazapado’ y sin cometer errores, la llegada del asfalto y con ello mejores condiciones para presentar batalla; entretanto, el tercer tramo era fatídico para Dani Sordo, ya que el cántabro, intentando no perder la estela de los mejores, se salía a poco de empezar la especial, (salió a ‘atacar’, ya que Terra Alta tenía 44 kms…), quedándose fuera de la carretera, viéndose obligado al abandono, lo que fue un ‘mazazo’ para los miles de aficionados que se habían desplazado hasta Cataluña para verle. Antes que el cántabro, ya habían caído en la ‘battalla’ otros 2 ‘gallos’, Thierry Neuville y Petter Solberg, los 2 en el mismo punto, al tocar un interior con arqueta, en una curva a izquierdas, rompiendo la suspensión delantera. Eran 3 bajas muy importantes para el rallye, si bien la más sentida era la de Dani Sordo, ya que era sabido que el cántabro salía a todo o nada. Y salió nada…

Otsberg no soltó el liderato, acabando 1º al final de la etapa, siendo Loeb su perseguidor, antes de entrar en el asfalto, con 27.2” de desventaja para el francés, una diferencia tan pequeña, que no hacía falta ser adivino para aventurar que, en un par de tramos, el francés se iba a comer con patatas al noruego. Por su parte, Tanak había cometido un error que le había apartado de la lucha por el primer puesto, mientras que Latvala e Hirvonen se mantenían a las espaldas de Loeb, a 19.8” y 35.4”, respectivamente, del francés. En cualquier caso, viendo los progresos y con ello los tiempos que últimamente había hecho Latvala en el asfalto, y las ganas del finlandés de despedirse de Ford con victoria, estaba claro que habría lucha, si bien el favorito no podía ser otro que Loeb. En éste sentido, y de cara a la 2ª etapa, la expectación aumentó, ya que no sólo habría ‘tomate’ por el liderato, sino que los ‘regresos’ de Sordo, Solberg y Neuville daban un mayor aliciente a los sufridos aficionados que las habían pasado ‘canutas’, por culpa de la lluvia, durante la primera etapa.

Empezada la 2ª etapa, ya toda sobre asfalto, el noruego Mads Otsberg sólo pudo aguantar la ‘presión’ de Loeb un tramo, ya que a partir de la 2ª especial del día, la más larga del rallye, ‘El Priorat’, 46 kms. entre viñas, el francés marcaba el mejor tiempo y se hacía, hasta el final del rallye, con el primer puesto. Entretanto, seguían las desgracias de Dani Sordo, ya que, cuando el cántabro salía a por todas, su Mini fallaba, teniendo que hacer los 3 tramos con problemas de motor, (iba en 3 cilindros por culpa de un inyector…), poniendo al de Puente San Miguel al borde de la ‘depresión’, (deportiva…), ya que tenía tanta ilusión por hacerlo bien, como decepción por ver que no había manera de demostrar su verdadero potencial.

Mediada la etapa, y previo paso por el Parque de Trabajo, Dani Sordo, que penalizó por culpa de la reparación de su avería media hora, por fin pudo demostrar el fantástico piloto que es, haciendo 2 mejores tiempos seguidos, el 2º en los exigentes 46 kms. de ‘El Priorat’, y rozando el ‘hat trick’, ya que en el tercer tramo de la tarde, fue 3º, pero a sólo 7 décimas de Tanak, que hizo el ‘scratch’, y a 4 décimas de Loeb, que fue 2º. Buen final de etapa para Dani que, con 2 mejores tiempos, empezaba a ‘enderezar’ su, hasta ése momento, decepcionante rallye. La etapa terminó con Loeb como líder, con 27” de ventaja sobre un Latvala que no tiraba la toalla, y con Hirvonen ya a más de un minuto.

Pero la última etapa mantenía su atractivo, ya que Jari Matti Latvala prometía dar ‘guerra’, y había que ver cómo se decidían los títulos de S2000 y de Producción, hasta ése momento con Craig Brren y Benito Guerra como líderes, mientras que la WRC Academy, ya en manos de Elfyn Evans antes de éste rallye, veía en la tarde noche del sábado como José Antonio Suárez ganaba éste apartado, y acababa 2º en ésta categoría.

La mejor noticia de la última etapa fue que la ‘exhibición’ de Dani Sordo de los 3 tramos finales de la 2ª etapa, continuó, de forma categórica, en los 3 primeros tramos de la última etapa ya que el cántabro completó un brillante e ilusionante ‘hat trick’ de 3 mejores tiempos consecutivos, demostrando que, si su coche funciona, siempre hay que contar con él. El 4º ‘scratch’ consecutivo se le escapó por sólo 3 décimas, mientras que en el 5º tramo se ‘guardó’ algo de neumáticos, para poder llegar lo mejor ‘calzado’ posible al último tramo, la ‘Power Stage’, en la que Dani Sordo volvió a hacer el mejor tiempo, sumando un punto más a los 2 conseguidos por su 9º puesto, y acabando el rallye como el piloto con más ‘scratchs’ realizados, 6, contra los 4 de Loeb y Latvala, los 2 de Tanak, y el de Hirvonen, Novikov y Otsberg.

Entre los S2000, emocionante victoria final, con título Mundial para él, para Craig Breen, el ‘chavalote’ que en 2011 ya había ganado la WRC Academy, y que con éste título ha demostrado que lo del 2011 fue cualquier cosa menos casualidad, y que es uno de los pilotos con más futuro, a pesar de haber recibido el terrible golpe de la ‘tragedia’, y en ésta misma temporada, con aquél accidente en la Targa Fiorio, en el que fallecía su copiloto. En cuanto a la Producción, victoria en el rallye y en el Mundial para el ‘cuate’ Benito Guerra que, a su condición de ‘medio’ español, por su trayectoria deportiva, unida a nacionalidad de su copiloto, Borja Rozada, le da un evidente ‘toque’ español a su éxito.

En cuanto al futuro de Dani Sordo, que se desvelará en los próximos días, resulta que le ha salido un obstáculo imprevisto en el transcurso de sus negociaciones con Citroën que, cuando estaban a punto de cerrarse, se ha metido por el medio el noruego Mads Otsberg ya que, según ha declarado de forma oficial Yves Matton, el ‘jefazo’ de Citroën, decidirá en los próximos días entre Sordo y Otsberg como compañero de equipo de Hirvonen para 2013. Los 6 ‘scratchs’ de Sordo, con un coche de 2º nivel, por el único mejor tiempo de Otsberg, además del recuerdo tan bueno que ha dejado Dani en Citroën, deberían inclinar la balanza a favor del cántabro, además de que Dani sería un piloto a batir en el asfalto, mientras que Otsberg, aún siendo un gran piloto, no ha demostrado poder batir a Hirvonen en la tierra, mientras que Dani Sordo está en la tierra en los tiempos de Hirvonen, por lo que, aunque habrá que sufrir hasta que se conozca la decisión, lo más normal sería que fuese Dani Sordo el que estuviese en Citroën en 2013.

En el caso de que fuese Mads Otsberg el elegido, Dani Sordo mantendría abiertas de par en par las puertas de Ford; Malcolm Wilson ya lo sabe y, a pesar de sentirse plato de 2ª mesa, entiende que, antes de seguir negociando con él, Dani llegue hasta el final en sus negociaciones con Citroën, todo ello sin olvidar que M-Sport ha perdido el apoyo oficial de Ford, por lo que los ‘petrodólares’ que mantendrán al equipo, también pondrán sus condiciones, si bien no es previsible que nadie vaya a oponerse a tener un piloto de primera línea, como es Dani Sordo, en el equipo.

Parece mentira, pero recién finalizado el Mundial 2012, ya empezamos a hablar, y a especular, con el del 2013. Es ley de vida.

Suerte Dani. Ésta es tu oportunidad. Y te la mereces.

Rallye Cataluña: Loeb no se cansa de ganar