En 1987 se presentó un automóvil pintado de color amarillo. Una bestia con 469 cv basada en el Porsche 911.Desde ese momento se convirtió en el coche más rápido del mundo. Aguantad la respiración y no le quitéis ojo al vídeo que os dejamos. El Yellowbird en Nurburbring Nordschleife.

Ruf se fundó en 1939 como un taller de reparaciones y mantenimiento. En los años 60 empezaron a especializarse en vehículos Porsche. Sus preparaciones de la marca alemana comenzaron a hacerse muy conocidas y no fue hasta 1987 cuando de su fábrica salió el CRT Ruf o Yellowbird, desde ese momento el coche más rápido del mundo, y Ruf dejó de ser conocido para convertirse en un preparador mundialmente famoso.

El Yellowbird estaba basado en el Porsche 911 y su preparación consistía en montar paneles de carrocería más ligeros, una jaula antivuelco integrada que añadía más rigidez al vehículo y seguridad a sus ocupantes, sistema de suspensión mejorada, frenos Brembo de 330 mm, caja de cambios personalizada, acabados de poliuretano para algunas piezas del exterior, un deposito de aceite reubicado, llantas de aleación de 17 pulgadas Speedline Ruf con neumáticos Dunlop Denloc de altas prestaciones y modificaciones en el motor de 3.2 litros para que entregara 469 cv y 553 Nm de par.

El Yellowbird pesaba 1.170 kg gracias a que las puertas, la tapa del motor y el capot fueron sustituidas por otras fabricadas en aluminio, con lo que se conseguía bajar 200 kg su peso. Para lograr que el motor del Porsche 911 de 3,2 litros entregara 469 cv se tenía que aumentar su cilindra hasta 3,4 litros, colocarle un dos grandes turbocompresores e intercoolers y montar una electrónica diferente a la de serie. La caja de cambios que se acoplaba al propulsor fue diseñada por Ruf ya no pudieron modificar la serie, así que fabricaron una nueva para el Yellowbird lo que permitía personalizar al gusto del cliente las relaciones de transmisión.

La bestia aceleraba de 0 a 100 km/h en tan solo 3,7 segundos y alcanzaba una velocidad máxima de 340 km/h, algo que lo convirtió en el coche más rápido del mundo en aquella época, ya que ni el Ferrari F40 ni el Porsche 959 podían con él. Tanto el súper deportivo de la marca italiana como el de la alemana aceleraban más rápidamente que el Yellowbird pero ninguno de los dos alcanzaba una velocidad punta tan alta.

El apodo de Yellowbird se lo puso la revista americana, fundada en New York en 1947, Road & Track Magazine durante las pruebas que realizaron al CRT Ruf. Su pintura amarillo chillón contrastaba contra el cielo nublado en el día de sus sesión de fotos.

Disfrutad de uno de los mejores vídeos de conducción que hemos visto en curvasenlazadas

El Yellowbird la preparación de Ruf para el 911