Con el rallye superando el ecuador de ésta edición, las 2 últimas etapas se suponen intensas e interesantes ya que, aunque pueda parecer lo contrario, nada está decidido. Montecarlo suele dar sorpresas hasta el final, y la edición 2013, con mucho frío, mucho hielo y mucha nieve no será una excepción-

La segunda etapa, la más larga del rallye, con 6 tramos, (se hicieron en un bucle de 3), no produjo sorpresas y sí algunas confirmaciones, como la de que Loeb parece inalcanzable, que Ogier, aunque lo intenta, no consigue reducir la diferencia que tiene con el Campeón y líder del rallye, y que Dani Sordo ha recuperado el tercer puesto que ayer se le escapó, a favor de su compañero Hirvonen, en el último tramo.

La ‘lectura’ del rallye de Montecarlo hay que hacerla en claves que son propias de ésta prueba, que no son habituales en el resto de la temporada; por un lado, hay que tener en cuenta que, estando los tramos tan nevados, los pilotos que salen un poco por detrás de los primeros, o sea cuando se ‘marcan’ las ‘roderas’, pero todavía no están en la trazada ni las piedras ni el barro que sacan los últimos, tienen cierta ventaja, ya que pueden ir por ‘raíles’, ‘calcando’ las trazadas de los primeros y, además, como los 3, 4 o 5 primeros ya han levantado la primera capa de nieve, los clavos de los neumáticos de los que vienen por detrás son mucho más efectivos y más seguros, y esto permite hacer tiempos más rápidos.

Esto fue lo que pasó en la 2ª etapa con, por ejemplo, el ruso Evgeni Novikov y el finlandés Juho Hanninen; Novikov, que salía 6º a la carretera, hizo 2 ‘scratchs’ consecutivos, en el 2º y en el tercer tramo, acercándose peligrosamente al tercer puesto de Dani Sordo, una ‘hazaña’, la de hacer el mejor tiempo estando todos los ‘gallitos’ en carrera que, en el 9º tramo del rallye, (y 5º de la etapa), que era el ‘mítico’ Burzet, también consiguió el debutante en el WRC Juho Hanninen que, con un Ford Fiesta WRC de M-Sport hizo el ‘scratch’, precisamente por delante de Novikov, en éste tramo. Pero en Montecarlo no hay una regla que se repita en todos los tramos, porque los hay que, como se puede ‘cunetear’ se ensucian hasta límites insospechados, convirtiendo las segundas pasadas en una conducción de ‘patinaje’ sobre una masa de barro, piedras, nieve y hielo, haciendo la vida imposible a los que vienen por detrás, mientras que en otros lo ideal es salir entre el 4º y el 6º o 7º, para encontrarte el camino ‘marcado’, y preocuparte, que en Montecarlo no es poco, de ir a la velocidad adecuada en cada sitio. O sea: rozar el milagro, y la tragedia, constantemente…

Con éstas circunstancias, y sin poder saber con precisión cuántos neumáticos de clavos le quedan, para los 8 tramos que quedan, a cada uno de los pilotos de cabeza, es muy difícil hacer vaticinios de lo que puede pasar de aquí al final, si bien en la 3ª etapa, de solo 3 tramos, y que se hacen en línea, siempre hacia el sur, para que el rallye se vaya acercando a Montecarlo, donde ‘dormirá’ la noche del viernes, como las condiciones parece que serán algo más ‘benignas’ que hasta ahora, lo normal es que se ‘ahorren’ neumáticos de clavos, para dejarlos para la etapa final, por lo que algún piloto puede cometer algún error, y darle un ‘vuelco a la clasificación. Pero los errores que se cometan en Montecarlo deben ser de los ‘pequeños’, y esto sí que es lo más difícil, porque normalmente un error en éste rallye es prácticamente sinónimo de abandono; y decimos que aquí los errores deben ser de los ‘pequeños’, porque en Montecarlo no se admite la fórmula de ‘súper rallye’ o ‘rallye 2’, algo que algunos ya habrán comprobado al ver que el belga Thierry Neuville, que abandonó en la 1ª etapa, no se pudo ‘reenganchar’ en la 2ª.

La cuestión es que, a mitad de la 2ª etapa, y al verse a casi un minuto y medio de Loeb, Ogier dijo que ya no tenía opciones a la victoria, y que se limitaría a acabar en el 2º puesto, que para él sería como una victoria, ya que Loeb no seguirá el Mundial y arriesgarse para intentar ganarle, podría hacerle pagar un precio muy elevado de cara al título. En éstas declaraciones podría estar el ‘quid’ o el ‘intríngulis’ de éste rallye, porque la psicologíaa vale su peso en oro en éste deporte. Por un lado, éstas declaraciones pueden ser una ‘trampa’ de Ogier hacia Loeb, para que el de Citroën se confíe, y deja acercar al ‘enfant terrible’ del automovilismo francés, pero por el otro, si son ciertas y sinceras, podrían justificar que Citroën mandase con ‘tutti’ a Dani Sordo al ataque, para acercarse el francés de Volkswagen, obligarle a correr y que, ‘presionado’, pueda cometer un error. Dani no puntúa para marcas, y aún con el riesgo de perder al cántabro en la lucha, tendrían a Hirvonen, (que sí puntúa para Marcas), por detrás para ‘heredar’ su puesto, una ‘jugada’ que, si les saliese bien, podría permitirles, como poco, hacer un 1-2 en una prueba tan importante como es Montecarlo, y como mucho un 1-2-3, con Loeb, Sordo e Hirvonen copando el podio del rallye más importante, por el retorno mediático que da, del mundo.

La situación del rallye parece muy clara, pero está muy justa. Loeb, el 1º, le saca 1:34.8 a Ogier, que a su vez aventaja a Sordo en 1:03.2; pero el cántabro no puede plantearse lo que queda de rallye ‘pisando’ huevos, porque el 4º es Novikov, que está a solo 15.2 del español, y con apenas 29.5 de ventaja sobre un Hirvonen que, sin duda, le hará correr, porque para Hirvonen el 5º es un muy mal resultado, de tal forma que la batalla por el tercer escalón del podio será terrible. En ésta pelea, no hay que olvidar que Novikov ya no se beneficiará de salir algo más atrás de Sordo, ya que irá inmediatamente detrás de él, por lo que las condiciones del asfalto que se encontrará el ruso serán muy similares a las que tendrá el español, si bien, en el caso de estar secos la mayor parte de los tramos de ‘bajada’ hacia Mónaco, el ruso ya se puede despedir de presionar a Sordo, porque el de Puente San Miguel, en el asfalto seco, aunque frío, y con neumáticos súperblandos, le puede meter un minuto al ruso en los 3 tramos y 90 kms. de especiales de la 3ª etapa.

Por último, comentar que por detrás de Hirvonen, que es 5º, viene Latvala, a solo 20.5 de su paisano, una diferencia muy pequeña como para que el finlandés de Citroën se lo pueda tomar con ‘calma’; con éste razonamiento, si Sordo tiene que correr para que no le coja Novikov, y si Novikov tiene que darlo todo para que no le supere Hirvonen, y éste tiene que cuidarse las espaldas para que no le alcance Latvala, como Dani Sordo consiga reducir a la mitad, de cara a la última etapa, la desventaja que tiene con Ogier, los 5 últimos tramos del rallye, con 3 pasadas por el mítico’ y ‘mágico’ Turini, una de ellas, la última, de noche, pueden ser de infarto, ya que puede llegar a contabilizarse 5 pilotos en un minuto, y ésta diferencia, en Montecarlo, es menos que la de un suspiro.

En cuanto a la pareja gallego-asturiana de Antón Pérez Fojón y Dani Cué, que acabaron la 1ª etapa en el puesto 54 y con 8 pilotos por detrás, después de haber acabado la 2ª, pueden ‘presumir’ de haber subido 9 puestos, ya que van en el puesto 45º, teniendo ahora 11 pilotos por detrás. Como el objetivo es acabar, ya han cumplido más de la mitad de los ‘deberes’.

Quedan 8 tramos, divididos en 2 etapas que, lamentablemente, al no estar Eurosport en ‘ésta’ pomada, no podremos ver y disfrutar como en los últimos años, cuando además de los resúmenes diarios, que eran espectaculares, nos daban, en riguroso y rabioso directo, una impresionante demostración de poderío y de saber hacer, retransmitiendo desde el primer hasta el último metro de los tramos de la última etapa. Y de noche… ¿Qué tenemos ahora? Nada. Y si en España se hace Canal + con los derechos del Mundial, lo verán los que tengan Canal +. Y con la cantidad de canales que hay en la TDT, no sé cuántos estarán dispuestos a ‘poner’ solo para ver los rallies.

¡Qué maltratados son los rallies por las televisiones!

Rally de Montecarlo día 2