La última etapa del Rallye de Montecarlo sirvió para que Dani Sordo recuperase el tercer puesto, volviendo a su casa, Citroën, con un excelente resultado, sobre todo porque en 13 de los 16 tramos que se disputaron, el cántabro fue más rápido que su teórico jefe de filas, Mikko Hirvonen. Buen comienzo el suyo.

La edición ong>2013 del rally de Montecarlo será recordada, entre otras cosas, por un cierto regreso a los orígenes de una prueba que, por sus múltiples dificultades, es sin duda la más mediática de cuantas forman parte del Mundial de Rallies. Y decimos un cierto regreso a los orígenes porque las circunstancias climatológicas volvieron ha ser de las más duras que se recuerdan, lo que dio lugar a mucha ‘épica’, si bien las limitaciones de los últimos años en cuanto a los neumáticos, hicieron del ‘rompecabezas’ de la ‘monta’ el foco principal de tensión a la hora de tomar decisiones. Entendemos perfectamente que las limitaciones en cuanto a costes eran y son imprescindibles y que, siendo la norma igual para todos, nadie puede quejarse, pero pasar de tener la posibilidad de elegir la ‘monta’ perfecta entre 400 neumáticos, a tener que hacerlo entre 80, de los que solo se pueden utilizar 40, es un cambio radical que, incluso, coadyuvó para que la organización decidiese suspender los 2 últimos tramos, convertidos en un pista de patinaje, nunca mejor dicho, sobre el hielo, y sobre la ‘sopa’ que se había formado, una vez que la lluvia cayó inmediatamente después de la nieve, y que los coches hubiesen hecho 2 pasadas por el ‘Turini’ y una por ‘Loda-Luceran’.

La situación de los tramos en la última etapa fue dantesca. Los coches iban en muchos sitios prácticamente ‘parados’, y ni siquiera así evitaban ir susto tras susto; pilotos tan experimentados como Hirvonen, que de andar por el hielo sabe un rato largo, no dudaron en afirmar que jamás habían pilotado en condiciones tan extremas. Loeb, por su parte, decía que, a pesar de su cómodo liderato, y de que había salido a no arriesgar lo más mínimo, se la había ‘jugado’ en varios sitios en la primera pasada por el ‘Turini’, mientras que Dani Sordo, que marcó el mejor tiempo en la primera pasada por ‘Loda-Luceran’, (su único ‘scratch’ en el rallye…), decía que no se lo podía creer, porque creía no haber ido a más de 30 km. por hora, y que incluso prácticamente no había cambiado de marcha en todo el tramo.

Sin embargo, los hay que no aprenden la lección de los errores, y se ‘tiran’ a por todas cuando saben que sus rivales van a ir con ‘pies de plomo’. Uno de ellos, el ruso Novikov, que salía más que presionado por Dani Sordo para defender su 3ª plaza, solo tardaba 3 kms. en demostrar que todavía le falta un ‘hervor’, y que hubiese sido más inteligente acabar 4º, que haber abandonado sin siquiera haber podido defender los escasos 1.7 de ventaja que le sacaba al cántabro que, en condiciones normales, le iba a superar en la última etapa. El ruso, en vez aceptar que todavía no está para ‘echarle’ carreras a Dani, pagó su fogosidad con un cero en su casillero, ‘liberando’ a Dani Sordo de la ‘presión’ que le había metido su equipo al decirle que, antes de arriesgar su puesto por ganar una posición, preferían que acabase el rallye, aunque fuese 4º. Y fue Dani Sordo precisamente el primero que se encontró a Novikov ‘arrastrándose’ por el tramo, sin la rueda trasera izquierda. Después de la dificultad de adelantar al ruso dentro del tramo, Dani levantó el pie, máxime cuando supo, por los primeros parciales, que le iba ganado ya por más de medio minuto a su compañero, y hasta antes de Montecarlo ‘jefe’, Mikko Hirvonen. El tercer puesto colmaba las aspiraciones del cántabro y las de su equipo.

Otro que, erre que erre, parece dispuesto a tirar por la borda su gran talento, es el finlandés Jari Matti Latvala. Si no comete errores, es prácticamente imbatible, pero comete tantos errores que, cualquier día de estos, si sigue así, su estrella se irá apagando, hasta convertirse en un piloto que, solo de vez en cuando no la ‘caga’, y gana algún rallye. Su falta de rodaje con el Polo era la mayor y la mejor justificación para no haber podido estar en los tiempos de un Ogier que, además de llevar un año de trabajo con el Volkswagen, conoce la zona y los tramos al ‘dedillo’. Latvala, que aprovechándose de otro rallye ‘anodino’ de Hirvonen, había subido al 5º puesto, aunque lejos de Dani Sordo, no tuvo otra ocurrencia que intentar llegar al español y al ruso Novikov, (estaban ambos separados por solo 1.7…), y para intentarlo salió a ‘saco’ en el primer tramo de la etapa, para darse un golpe de campeonato ¡¡¡en el primer kilómetro!!!, después de la primera paella a derecha del ‘Turini’, destrozando el Polo que, en una zona prácticamente recta, (era un ligerísima curva a derechas…pero con el suelo totalmente ‘ensopado’…), se le escapó el coche hacia un talud, sobre la izquierda, dándose un golpe, muy seco y aparatoso, que casi partió su Polo por la mitad.

Cuando en cabeza solo se había contado una sola baja en todo el rallye, en el primer día, la del belga Thierry Neuville, en solo un tramo de la última etapa, y en apenas 3 kms., ya habían ‘caído’ dos primeros espadas: Novikov y Latvala. Pero aún faltaba una ‘victima’ del ‘Turini’, Juho Hanninen que, después de haber hecho un ‘scratch’ en su debut mundialista, no pudo acabar el rallye porque siguió el mismo camino que había iniciado Novikov: golpe y para casa.

Superado el ‘infierno’ del ‘Turini’, se pasó por ‘Loda-Luceram’, donde ya hemos comentado que hizo el mejor tiempo Dani Sordo, para volver a Mónaco, y tener que regresar al lugar del ‘crimen’, el ‘Turini’, para hacer una pasada a éste tramo, y volver otra vez a Mónaco a esperar la noche, en la que se repetiría el primer bucle de la mañana. En esos momentos, la situación era cada vez más delicada, entre otras cosas porque entre los pilotos de cabeza ya nadie tenía ruedas de clavos para ‘estrenar’, con la ‘inseguridad’ que esto significaba y porque, con todo el día por delante, y más al ser sábado, especialmente el ‘mítico’ tramo del ‘Turini’ estaba a reventar de espectadores.

La espera en el puerto de Mónaco empezó a hacerse cada vez más tensa, y al final la Organización tomó la decisión de suspender los 2 últimos tramos, algo que creemos que ‘alegró’ a más de un piloto, y ‘cabreó’, hasta límites insospechados, a los miles y miles de aficionados que, en algunos casos, llevaban todo un día aguantando los rigores del frío en el alto del ‘Col’. Así fue como, de un ‘plumazo’, desapareció de la edición 2013 la ‘mítica’ noche del ‘Turini’, algo que, en los mejores tiempos, no había pasado.

La cuestión es que, a pesar del mal sabor de boca que dejó la suspensión de los 2 últimos tramos, se puede decir que éste ha sido uno de los Montecarlos más apasionantes de los últimos años, a pesar de que ganó el de siempre, un Sebastien Loeb que, en el que posiblemente haya sido su último Montecarlo, consiguió su 7ª victoria. Por su parte, excelente debut del Polo, especialmente el que llevó Ogier al 2º puesto, si bien tanto en su caso como el de Latvala, hay que decir que el coche no dio muestras de debilidad, y no tuvieron averías que pudiesen achacarse a la ‘juventud’ del proyecto. En cualquier caso, no es el de Montecarlo un rallye del que se puedan sacar muchas conclusiones de cara al Campeonato, porque sus circunstancias y las condiciones en las que se disputa nada tienen que ver con ningún otro rallye del Mundial, si bien evidentemente hay que contar, al menos con Ogier, como candidato al título.

En las filas de Citroën, estaban tan encantados con la victoria de Sebastién Loeb, como con el tercer puesto de Dani Sordo. Es muy pronto para sacar conclusiones, pero si Dani consiguiese otro podio en Suecia, algo que para nada es descabellado, y Mikko Hirvonen volviese a quedar detrás suyo, nadie en Citroën se opondría a que, en ausencia de Loeb, le den al cántabro los galones de ‘jefe’. Para Hirvonen, el buen ‘rollito’ que hay con Dani en el equipo, y lo desdibujado que está él mismo, supone una presión añadida a la que ya de por sí es ‘heredar’ el rango de primer piloto que dejó libre Loeb. Por otra parte, después de 2 rallies que no tienen nada que ver con lo que es el resto del Mundial, como son Montecarlo y Suecia, el terreno que habrá que pisar después será, sucesivamente, Méjico, Portugal, Argentina, Grecia y Cerdeña, todos rallies en tierra y antes de llegar al ‘terreno’ de Hirvonen: Finlandia. Si Dani juega bien sus ‘bazas’ en esos 5 rallies, y le ‘regala’ la gloria a Hirvonen en Finlandia, para ‘rematarlo’ en el siguiente rallye al de los Mil Lagos, Alemania, el primero en asfalto de 2013, las tornas podrían cambiar, podría ser Hirvonen el que tuviese que hacer de ‘escudero’ de Dani. ¿Porqué no…?

En cuanto al resto de noticias destacadas que ha dejado éste Montecarlo, y además de que han acabado todos los españoles que participaban, Dani Sordo y Carlos del Barrio, Antonio Pérez Fojón y Dani Cué, Joan Font y Oriol Juliá y Álex Haro, hay que resaltar la victoria del alemán Sepp Wiegand en WRC2 y la del ‘tercer hombre’, o el ‘tercer’ Sebastién, el joven Chardonnet, en WRC3.

El Mundial de rallies continuará en Suecia, entre el 7 y el 10 de febrero, una prueba en la que volverá a correr Sebastién Loeb y a la que llegará como líder del Mundial 2013, con 25 puntos, 7 más que Ogier, 10 más que Sordo, (que también estará en Suecia, aunque inicialmente no estaba previsto en su programa…), y 13 más que Hirvonen.

Rally Montecarlo 2013