Tan solo 2 rallies tardó Volkswagen en justificar su apuesta ganando un rallye tan especial y tan difícil como el de Suecia, sin olvidar que en Montecarlo Ogier ya había marcado el mejor tiempo en el primer tramo, acabando el rallye 2º. La victoria era cuestión de tiempo, y llegó en Suecia.

Mucho se recordará la primera victoria de Volkswagen en los rallies, y por muchos y muy diferentes motivos. Para empezar, no es nada fácil, y menos con el potencial demostrado por Citroën en las últimas temporadas, construir, de la nada, un coche de rallies, y hacerlo ganador prácticamente desde el primer día, y por muy buenos que sean los pilotos que tenga un equipo. Por otra parte, el terreno, un rallye súper rápido, disputado sobre nieve y hielo, era un terreno poco o nada propicio para los pilotos no nórdicos, ya que en los 61 años de historia de ésta prueba solo uno, Sebastién Loeb, había sido capaz de ganar allí. En éste sentido, y teniendo en cuenta que las últimas 5 victorias en Suecia se las habían repartido entre Jari Matti Latvala, que ésta vez corría con un Polo WRC, y Mikko Hirvonen, que sigue con el victorioso DS3 WRC, lo más previsible habría sido esperar una lucha sin cuartel entre ellos, (que además venían ‘tocados’ de Montecarlo por sus compañeros de equipo…), con Loeb y Ogier ligeramente por detrás, sin olvidarnos de un Mads Otsberg que, además de saber lo que es acabar en el podio en éste rallye, (fue 2º en 2011 y 3º en 2012…), siempre tiene en Suecia muy buenas actuaciones.

Sin embargo, los datos del rallye son contundentes y concluyentes. Ogier ganó en Suecia con una gran autoridad, haciendo 10 mejores tiempos, (de 22 tramos…), y sin cometer ni un solo error, mientras que Loeb hizo 7 mejores tiempos y, aunque cometió un par de errores, fue el único piloto que puso algo de incertidumbre en la victoria de su ‘enemigo’ íntimo. El resto de los ‘scratchs’ se los repartieron entre Mikko Hirvonen y Mads Otsberg, que hicieron 2 mejores tiempos cada uno, siendo el restante ‘scratch’ para un Jari Matti Latvala que confesaba no ser capaz de rodar con el Polo WRC al ritmo de su compañero de equipo, creyendo que le faltan todavía kms. de ‘rodaje’ con el coche para saber dónde está el límite y porque, después de la ‘cagada’ de Montecarlo, no podía cometer más errores, tirando por la borda los puntos de su equipo para marcas, y los primeros suyos para el Mundial de pilotos.

E

n el análisis general del rallye, hay que buscar en las ‘entretelas’ para entender alguna de las cosas que pasaron. Por una parte, todos los pilotos de Citroën, Loeb incluido, se quejaron de cómo iba, (de mal…), el puente trasero del DS3 WRC, algo que notaron desde el principio y que fue la principal razón por la que Loeb se ‘complicó’ el rallye desde el principio, al hacer un mal tiempo en el tramo de clasificación, ya que el 9 veces Campeón del Mundo solo pudo ser 8º, mientras que el a la postre ganador, Ogier, era el más rápido, algo que tiene una notable importancia en un rallye como Suecia, ya que poder elegir una buena posición de salida es fundamental, ya que las condiciones climatológicas, (nevó durante casi todo el rallye…), convertían los tramos en nieve sobre el hielo, y nada mejor que llevar unas cuantas ‘barredoras’ por delante para que fuesen marcando las ‘roderas’ y fuesen limpiando la nieve. Ogier, el primero en elegir, optó por salir en el puesto 17º, y cuando le llegó el turno a Loeb para elegir su orden de salida, solo puedo optar a ser el 10º piloto en salir a la carretera, una posición que resultó definitiva, en su contra, a la hora de decidir el rallye.

Por otra parte, al ser el de Suecia un rallye súper rápido, es muy difícil reducir las diferencias, por muy pequeñas que sean ya que, cuando se va constantemente a ‘saco’…es casi imposible rodar más rápido todavía para recortar, de tal forma que, a pesar de que Loeb hizo el mejor tiempo en el primer tramo, la cortísima ‘Súper Especial’ de Karlstad, el liderato le duró solo un tramo, ya que a partir del 2º, con el primero de las 10 ‘scrachts’ de Ogier, el ‘aspirante’ tomó le liderato y ya no lo abandonó hasta el último tramo, el de la ‘Power Stage’ en el que, para hacer todavía más ‘sangre’ en las filas de Citroën, marcó el mejor tiempo, llevándose los 3 puntos extras que otorga ése tramo. O sea que el suyo fue un triunfo ‘redondo’. Si a todo esto le añadimos la existencia de los ‘splits’, cuando un piloto del nivel de Ogier coge la delantera puede, perfectamente, al salir por detrás de sus rivales, ir ‘controlándolos’ parcial a parcial, llegándose a casos increíbles en los que el francés iba prácticamente ‘calcando’ los tiempos parciales de los ‘enemigos’ que salían delante suyo a los tramos.

http://youtu.be/9UrOup-wwow

En cualquier caso, y a pesar de que ni Montecarlo ni Suecia tienen ni tendrán nada que ver con lo que será el resto del Mundial, es innegable que el debut de Volkswagen ha sido sensacional ya que, rozar la victoria a la primera, y conseguirla a la segunda, es algo que solo está al alcance de un gran equipo que, después de haber invertido mucho dinero, y de haber trabajo mucho y bien, empieza recoger los frutos de una apuesta, la del Mundial de rallies, que todo aficionado a ésta disciplina debe agradecer, máxime cuando otras marcas, como Ford, han decidido marcharse, al menos de forma oficial. Además, el éxito de Volkswagen tiene un evidente ‘toque’ español, ya que el asesoramiento, los consejos y las pruebas realizadas por Carlos Sainz (que igual que en Montecarlo, estuvo en Suecia…), han servido de mucho, lo que unido al potencial técnico del equipo, y la calidad de sus pilotos, han convertido a un equipo debutante, y en solo 2 rallies, en candidato al título de Marcas, y a uno de sus pilotos, evidentemente Ogier, en el mayor candidato al título de pilotos, todo ello sin olvidar que también está en el equipo Luis Moya que, aunque no estuvo ni en Montecarlo ni en Suecia, si que estará en los 3 rallies siguientes, Méjico, Portugal y Argentina.

En cuanto al resto de pilotos, y empezando por el ‘nuestro’, hay que decir que el de Suecia ha sido un rallye para ‘olvidar’ para Dani Sordo. Fue una verdadera pena que, después del gran esfuerzo que hizo Citroën para que el cántabro estuviese en la salida, ya que éste rallye inicialmente no formaba parte de su programa, tuviese que volverse para casa con un cero en su casillero, cuando los puntos que ha perdido en Suecia pueden ser muy importantes al final del Mundial, si bien en su caso, y de puertas para adentro, le exime un poco la también mala actuación de Mikko Hirvonen, que perdió nada menos que 14 minutos en el 2º tramo del rallye, y que no consiguió un solo punto en Suecia para la clasificación de pilotos, además de no haber estado en ningún momento en los tiempos de los mejores.

En el caso de Dani, y esto en el equipo lo saben, las cosas se le complicaron, y mucho, desde el principio, porque en el tramo de clasificación, y cuando iba en 6ª a fondo, se quedó sin frenos; el de Puente San Miguel aún no sabe cómo consiguió parar el DS3, (menos mal que lo cogió en una zona que era cuesta arriba…), ya que podría haber destrozado el coche. De vuelta al Parque de Trabajo, vieron como se le había soltado la bomba de freno en un coche que, mantenido por el equipo PH, no tenía ni la puesta a punto ni las prestaciones de los oficiales, además del ya mencionado problema del puente trasero que aquejó a los Citroën. Para colmo, y cuando Dani tenía la meta casi a la vista, a falta de solo 2 tramos y cuando iba 8º, lo que le había reportado al menos unos excelentes 4 puntos, se salió contra un banco de nieve, quedando ‘empanzado’ encima de el, sin poder volver a la carretera; lo peor, además del abandono, fue que en ése mismo tramo volcó el impetuoso ruso Novikov, con lo que Dani podría haber acabado 7º, sumando 6 puntos a su casillero.

Entre el resto de destacados, imposible no mencionar al joven sueco, (Campeón de su país…), Pontus Tidemand que, con apenas 22 años y en su 2º rallye con un WRC, llegó a estar peleando por el tercer escalón del podio, hasta que el motor de su Ford dijo basta. De él ya escribíamos el año pasado: ‘Por otra parte, también hay que resaltar el tremendo rallye que hizo todo un desconocido, al menos para nosotros, ‘chavalín’ de 20 años, el sueco Pontus Tidemand, que con un Skoda Fabia S2000, en todo momento peleó cara a cara con un doble Campeón del Mundo como es Per Gunnar Andersson. Habrá que quedarse con éste nombre, porque el chaval, aunque haya corrido en casa, promete’. Pues eso: que lo del año pasado no fue ‘flor de n día’, y que el chaval ‘promete’. Como Ogier…

De cara al futuro inmediato, destacar que el Mundial ya ha mandado los ‘bártulos’ hacia México, ya que allí, al menos en lo que respecta a los equipos oficiales, correrán unos coches que aún no han hecho éste año ni un solo km. de competición, además de que las características del Rallye de México son más parecidas a las de Portugal o Argentina, sin olvidarnos de un ‘detalle’ muy importante: la altura a la que se corre. Motores que a nivel del mar van de cine, llegan a Méjico y se ‘axfixian’…originando trabajo extra para los motoristas y los ingenieros. De todos modos, el rallye de Méjico será esperado con una gran expectación, básicamente porque, a pesar de la ‘contundencia’ del resultado de Suecia, y la excepcional actuación de Ogier, hay varios ‘frentes’ abiertos; por un lado, si Ogier vuelve a dar la ‘exhibición’ que dio en Suecia, y el Polo no da ningún síntoma de problemas de fiabilidad, (algo normal dada su juventud…), los 2 Mundiales podrían estar casi ‘decididos’, mientras que por otro lado, no podemos obviar la lucha interna que se desatará en los 2 equipos más importantes, ya que Latvala tiene que recuperar parte de los ‘galones’ perdidos ante Ogier, (el francés lleva 46 puntos por solo 14 del finlandés…), mientras que en Citroën Mikko Hirvonen tiene que justificar ante Dani Sordo el rol de primer piloto, ya que el cántabro tiene 15 puntos y el finlandés 12. ¡Que bien le habrían venido a Dani los 4 o 6 puntos que podría haber ‘cosechado’ en Suecia! La cosa iría 21 o 19 a 12…

Para seguir desvelando dudas ahora hay que esperar un mes, ya que el Rallye de Méjico, en el que por cierto debutará le local Benito Guerra con un WRC, concretamente un DS3, es del 7 al 10 de marzo.

Rally de Suecia