En otra de sus escasas apariciones en 2013, Sebastién Loeb, el Campeón en título, y después de varios meses sin correr, ganó por 8ª vez el Rallye de Argentina. Ahora, para su definitiva retirada de los rallies, solo queda su anunciada participación en el rallye cuyos tramos le vieron nacer. El de Francia.

El que, al menos por los resultados, es el más grande piloto de rallies de la historia, Sebastién Loeb, se había comprometido con Citröen a correr solo 4 rallies en 2013, en la que será su última temporada en la categoría; las pruebas elegidas fueron Montecarlo, Suecia, Argentina y Francia, y por los resultados conseguidos hasta la recha por el Campeón en título, y en comparación con los que ha logrado el que apunta a ser su sucesor, el ‘otro’ Sebastién, Ogier, está claro que en Citröen empiezan a pensar que tendrían que haberle pedido que corriese algunos rallies más, porque el título de pilotos ya parece que empiezan a grabarle el nombre, el de Ogier, y eso que solo se han disputado 5 rallies de 13 que tiene el calendario, y el de marcas, que es el único que podría estar en discusión, incluso podría caer del lado ‘alemán’, ya que a poco que se ‘entone’ Latvala, Volkswagen, que ya va por delante también en éste apartado, podría hacer con el ‘doblete’.

El resultado de los enfrentamientos ‘Loeb – Ogier’ está 2 a 1 a favor del que a final de año será el ex Campeón, ya que Loeb ganó en Montecarlo y en Argentina, mientras que Ogier ganó en Suecia. Qué podría haber sido de un Mundial disputado entre ellos, quedará para la imaginación y las especulaciones de quienes gusten de hacer ‘cábalas’ de lo que podría haber sido y no fue, pero lo cierto es que, después de 5 rallies del Mundial, solo Loeb parece estar en condiciones de batir a Ogier, sin olvidarnos de que, a pesar de las decepciones de ésta primera parte de la temporada, el único piloto que, hasta la fecha, y a excepción de Loeb, le ha discutido la victoria a Ogier ha sido… ¡Dani Sordo!

Un Dani Sordo que, sobre todo en los 3 últimos rallies, va de decepción en decepción, pero que ha demostrado que, aunque solo lo haya conseguido en momentos puntuales, está en condiciones de pelear contra Ogier, y de, lo que es tan importante como ‘echarle’ carreras al del Polo WRC, ganarle de forma habitual a su compañero de equipo, Mikko Hirvonen. En Portugal vimos como Dani estaba luchando de tu a tu con Ogier, incluso superándole, y en Argentina, y cuando el cántabro estaba recuperándole tiempo a Ogier en un tramo largo, y estando en condiciones de acabar en el podio, un error de su copiloto, (le cantó mal una nota, ‘distraído’ porque se le abría constantemente la puerta…), le hizo volcar, perder casi 8 minutos en ése tramo, más 50 segundos posteriores de penalización por culpa de la reparación, y con ello alejarse totalmente de la lucha por el podio.

Sin embargo, y aún siendo descorazonador éste nuevo accidente de Dani, (venía de tener otro en Portugal, y Dani no puede pasar de ser uno de los pilotos más seguros a convertirse en un Latvala de la vida…), hay que sacar una conclusión reveladora y contundente de la categoría de persona y de deportista que tiene Dani Sordo. Quienes hayan estado subidos en un coche de carreras, y aún sin haber estado compitiendo, saben o deberían saber la ‘tensión’ que hay dentro de un habitáculo, y que lo normal hubiese sido que, al equivocarse Carlos del Barrio, Dani lo hubiese ‘crucificado’… Pero pasó todo lo contrario. En medio del incidente, con Del Barrio al borde de las lágrimas por el error que había cometido, Dani Sordo, dentro del coche, volcado, con las ruedas para arriba, le digo a su copiloto y amigo: ‘No pasa nada. Pide ayuda para que nos den la vuelta…’. Grande. Grandioso Dani Sordo, porque en un momento de máxima tensión, en la que cualquiera habría entendido que le hubiese ‘echado una bronca’ a su copiloto, salió de lo más profundo de su corazón, la generosidad de un tipo que, como persona y como deportista, es de lo mejor que hay. Con éste gesto, si encima éste año consigue ganar su primera carrera del Mundial, un resultado por el que nosotros apostamos, superará muchas de las injustas críticas que recibe, callará unas cuantas bocas más, y recibirá de sus incondicionales más apoyo del que ya tiene de ellos. Y que no es poco…

Con Dani Sordo fuera, Ogier líder y Loeb ‘marcándolo’ de cerca, y con una segunda ‘batalla’ entre Hirvonen y Latvala, para ver cuál de los respectivos segundos pilotos se hacía con el tercer escalón del podio en Argentina, el rallye se convirtió en una lucha por la victoria entre Ogier y Loeb, rememorando viejas disputas entre ellos, si bien cuando ocurrieron esas ‘peleas’, se daba la circunstancia de lo que lo hacían con el mismo coche y en el mismo equipo. Ogier, ‘presionado’ por Loeb, acabó cometiendo un error, (se salió recto y perdió casi 45”…), un fallo que aprovechó Loeb para ponerse primero, una posición que reforzó en el siguiente tramo, que tenía 40 kms. y en el que era previsible que Ogier ‘contraatacase’ para reducir las diferencias con Loeb, (le sacaba 26.3…), pero en el que el ‘viejo zorro’ de Loeb no solo no dejó que Ogier se le acercase, sino que, en una inteligente ‘táctica’ psicológica, le ‘metió’ otros 3.4, de tal forma que Ogier entendió el ‘mensaje’ y tiró la toalla, toda vez que Hirvonen tenía problemas electrónicos, (el coche se le paraba en mitad de los tramos…), y había perdido mucho tiempo, de tal forma que el 2º puesto de Ogier no peligraba, ya que nadie le ‘atacaba’ por detrás.

A partir de ése punto, mediado el rallye, todo pasó a un plano de ‘aburrimiento’ general, ya que los 3 primeros puestos, Loeb, Ogier y Latavala, estaban asegurados, con Novikov cómodo 4º, Ostberg asentado en la 5ª plaza, por delante de un Hirvonene que estaba claro que, salvo errores de los que iba por delante, no mejoraría su 6º puesto, mientras que en el único punto en el que había ‘cierto’ interés era entre los 3 últimos que puntúan, 8º, 9 º y 10º, ya que por allí ‘viajaban’ Dani Sordo, Andreas Mikkelsen y Martin Prokop. En el último tramo, y cuando Dani Sordo había subido hasta el 8º puesto, una avería en el cambio le hizo perder ésa posición, que fue para Mikkelsen, por solo… ¡¡¡ 2 décimas de segundo!!!

Así fue como Dani perdía 2 puntos que a final de la temporada le pueden hacer falta para luchar por el subcampeonato con Latvala e Hirvonen, porque el título, y a pesar de que faltan 8 carreras, parece ya decidido a favor de Ogier, ya que después de solo 5 rallies ya le saca 54 puntos al 2º, que es Loeb y que solo correrá éste año un rallye más, 65 al primer piloto de Citröen, Mikko Hirvonen, que no parece estar en situación de batir a Ogier, y 73 a su compañero de equipo, Jari Matti Latvala, todo ello sin poder dejar de lado que Ogier lleva éste año una racha impresionante, 3 primeros y 2 segundos, pero como todo, las rachas se pueden romper, y puede pasar de parecer imbatible, a no puntuar en varios rallies seguidos algo que, aunque no deseamos, le daría más emoción a un Mundial que, a día de hoy y a la vista de los resultados, o cambia la ‘racha’ de Ogier, o esto está visto para sentencia.

En cualquier caso quedan muchas cosas por ver. Por un lado, la esperanza de la primera victoria de Dani Sordo que, sin duda, puede llegar en el próximo rallye, que será en Grecia, el primer fin de semana de junio, y la no menos esperada lucha entre Ogier y Latvala, ya que una vez que el finlandés está poniendo el coche a su gusto, (en Argentina marcó él los últimos 5 mejores tiempos…), sería previsible pensar que estará en condiciones de ganar al francés, si bien Jari Matti Latvala ya ha declarado que, a la vista de los resultados y de la situación del Campeonato, y como profesional que es, asume de buen grado el papel de 2º piloto, aunque no creemos que, dominando como están dominando el Mundial, en Volskwagen vayan a impedir que, si se da la ocasión, Latvala no le pueda ganar a Ogier y tenga que ‘cederle’ la victoria hasta que consume el título.

El futuro puede parecer aburrido. Pero confío, y creo firmemente en que no lo será… Para nada.

Rally de Argentina