Victoria impresionante de Fernando Alonso, que rodó a un ritmo más de clasificación para la parrilla que de carrera, y que rompió la estadística de que si en Montmeló no sales desde la primera línea de la parrilla, no ganas. Y eso que no abandonó ninguno de los pilotos que salían delante del asturiano.

La carrera, aunque fue emocionante, especialmente para los alonsistas y los ferraristas, no tuvo demasiada historia a partir de la vuelta 12, que fue en la que Fernando Alonso se puso primero, y decimos que no tuvo demasiada historia porque, una vez que el asturiano se colocó como líder, puso un ritmo tan endiablado, que dejó claro que nadie iba a poder impedirle ganar por segunda vez en el Gran Premio de España. Ni siquiera Kimi Raikkonen, con su previsible estrategia a una parada menos que los pilotos de Ferrari.

Analizando lo que pasó en Montmeló, hay que empezar diciendo que, sorprendentemente, Nico Rosberg logró la que ha sido su segunda pole consecutiva en ésta temporada, (la tercera de su vida…), una inesperada noticia, al menos para nosotros, que quedó aumentada con la segunda posición en la parrilla para su compañero de equipo, Lewis Hamilton. Sinceramente, habíamos creído que la pole de Rosberg en Barhein había sido más producto de un cúmulo de casualidades que de una demostración real del verdadero potencial del coche, y la repetición en Montmeló nos volvió a demostrar que cada día sabemos menos de esto. Y eso que ponemos todo el interés del mundo en aprender…

Con Los 2 Mercedes en primera línea, Vettel 3º y Raikkonen 4º, con Alonso 5º, no parecían demasiado esperanzadoras las posibilidades del asturiano de hacerse con la victoria, si bien estaba claro que tenía ritmo y potencial como para acabar en el podio. ¿Detrás de quién? Ésa era la cuestión… En la salida, Hamilton perdió todas sus opciones, (salía por la parte ‘sucia’…), mientras que Alonso, en su línea, salía a por todas, poniendo en las primeras vueltas las bases del que sería un triunfo espectacular e incontestable. Vettel, que ganaba una posición y se colocaba a espaldas de Rosberg, mantenía a raya al asturiano, pero no podía con Rosberg que hacía de ‘tapón’ en las primeras vueltas, ya que su coche parece el más rápido a una vuelta, pero en carrera se diluye como un azucarillo en un café.

En ésas circunstancias, la estrategia decidió buena parte de la carrera, ya que desde el ‘muro’ de Red Bull cometieron un error de bulto. Salían inicialmente con la idea de ir a solo 3 paradas y, al ver que la degradación de los neumáticos de Vettel era muy alta, y que Rosberg ponía un ritmo demasiado lento, aunque no tanto como para poder adelantarle con facilidad, deberían haber cambiado rápidamente su ‘proyecto’ de carrera, anticipando la primera parada de Vettel, lo que le habría dado alguna posibilidad de acabar en el podio e, incluso, de disputarle la victoria a Alonso, aunque viendo lo desatado que estuvo el asturiano en Cataluña, parece difícil suponer que alguien pudiese discutir su triunfo.

Massa, por ejemplo, que habiendo sido 6º en la parrilla, fue penalizado con 3 puestos por obstaculizar a Webber, por lo que salió 9º, hizo precisamente eso: adelantó su primera parada. De ésta forma, y sin tráfico que le incomodase, el brasileño arregló lo que hubiese sido para él un desastre de carrera, y construyó un excelente tercer puesto, algo impensable viéndole salir desde la 5ª fila de la parrilla. Por su parte, otro error de Red Bull fue hacer parar a Vettel en la misma vuelta que Rosberg, (el de Mercedes seguía 1º y el de Red Bull 2º…), ya que siendo el alemán de Mercedes más lento, Vettel tendría que haberse quedado en pista un par de vueltas más, rodar a un ritmo lo más alto posible, parar e intentar superar en la parada a Rosberg. Sin embargo, al salir del ‘pit lane’ otra vez detrás de Rosberg, y coincidir con la llegada de Alonso, que había parado antes y venía lanzado por la recta principal, Vettel no tuvo otra alternativa que ‘quedarse’ detrás de Rosberg, (no podía salirse de su ‘rebufo’ porque si traspasaba la línea blanca de la salida de boxes sería penalizado…), y así no pudo evitar ser adelantado, por fuera, por Alonso. Una vuelta después Alonso superaba a Rosberg y empezaría su cabalgada triunfal hacia la victoria.

A partir de ése momento solo cabía ‘controlar’ lo que hacía Raikkonen ya que, sabedores en Ferrari que el de Lotus iría a una parada menos, (lo que ya le dio el triunfo en Australia…), Fernando Alonso no tenía otra opción que rodar a ritmo de pole para tener el suficiente ‘colchón’ con el finlandés, (le hacían falta 25 segundos…), para que cuando el asturiano hiciese su 4ª parada, pudiese volver a la pista delante de un piloto que cada Gran Premio que pasa, es más firme candidato a luchar por el título. Pero ésta vez Kimi no pudo poner en duda la victoria de un Alonso que pudo hacer unas 10 últimas vueltas muy tranquilas, ya que nadie estaba en disposición de presionarle.

Así, con una buena estrategia y un ritmo endemoniado, Alonso se hizo con un triunfo magistral, mejorando 4 puestos respecto al que tuvo en la parrilla de salida, siendo seguido por Raikonen, que mejoró 2 puesto, y por Massa que, gracias a una excelente estrategia, y a una no menos buena carrera, mejoró nada menos que 6 puestos respecto a su posición en la parrilla. Los grandes perdedores en Montemló fueron Vettel, que perdió un puesto respecto al de la parrilla y, muy especialmente los Mercedes que, a pesar del notición’ de haber copado la primea línea de la parrilla, en carrera fueron un desastre: Rosberg acabó 6º, (detrás de Webber…), y Hamilton el … ¡¡¡12º…!!!

Además de la buena noticia de la victoria de Alonso, hay otra que nos parece aún mejor, y ésta es que Montemló es un circuito del que se pueden sacar muchas conclusiones, ya que el monoplaza que ‘funciona’ en Montmeló, normalmente funciona bien en el resto de circuitos ‘tradicionales’, o sea todos los que no sean Mónaco o Canadá, por citar 2 ejemplos de trazados urbanos. Mónaco es, precisamente, la próxima cita, y allí es sabido que se trata de un circuito más de piloto que de coche en el que, entre otras ‘dificultades’, no se puede adelantar. Por ello, la parrilla será fundamental. ¿Se imaginan una tercera pole consecutiva para los Mercedes…? Si fuese así, ya pueden dar como ganador a uno de sus 2 pilotos, porque con el ritmo tan ‘lento’ que tienen en carrera, no habrá nadie capaz de adelantarles.
Pero ésa historia la contaremos el 26 de mayo…

Gran Premio de España