Logrando su 4ª victoria en 7 rallies, con 64 puntos de ventaja con el 2º, que es su compañero Latvala, y 84 con el 3º, que es el belga Neuville, pocos podrán dudar de que el título de pilotos para Ogier y el de marcas para Volkswagen es solo cuestión de tiempo. Sordo, muy gris todo el rallye, solo pudo ser 4º.

Es difícil encontrar adjetivos para definir el mundial que están haciendo Sebastien Ogier y Volswagen, ya que el dominio de ambos, piloto y marca, es tan aplastante que, ni siquiera en los grandes años de Loeb y Citroën, se recuerda haber visto un Mundial de rallies prácticamente decidido cuando apenas se ha llegado a la mitad del Campeonato. Para colmo, y después de unos rallies de ‘dudas’, (le faltaban kilómetros de ‘rodaje’ con el coche…), Jari Matti Latvala está demostrando que es el único piloto capaz de seguir el ritmo de su compañero de equipo, e incluso de superarle, ya que de no haber mediado un pinchazo en el primer tramo del rallye, Latvala, en función de los tiempos que hizo en el resto de tramos, habría ganado la prueba italiana puntuable para el Mundial.

Además de opiniones, que puede haberlas para todos los gustos, los resultados y el análisis de los datos estadísticos son incontestables, ya que en Cerdeña Sebastien Ogier hizo 7 mejores tiempos y Jari Matti Latvala 6, mientras que el cada vez más realidad y menos promesa, Thierry Neuville, hizo 2 mejores tiempos, quedando el restante ‘scratch’ para un Mikko Hirvonen que, inmediatamente después de hacer ése ‘efímero’ mejor tiempo, volcó en la primera curva del siguiente tramo, teniendo que abandonar. Además, en el caso de Ogier hay que contabilizar a su favor los 3 puntos a mayores otorgados al piloto más rápido en la ‘Power Stage’, un éxito que, también en lo que es un argumento inapelable, ocurrió en las 3 victorias anteriores del piloto francés que, viendo lo que están viendo y sufriendo lo que están sufriendo con él, en Citroën se estarán ‘tirando de los pelos’ por haberle echado del equipo hace un par de temporadas, cuando ‘osó’ discutir en los tramos el liderazgo del otro ‘Seb’, Loeb.

En el análisis de lo que pasó en el Rallye de Cerdeña, no podemos soslayar que Dani Sordo ya empezó mal, ya que en el tramo de clasificación sólo pudo ser 7º, un mal resultado sin duda, pero mucho más aún cuando se corre sobre una superficie como la de la prueba italiana, que se ‘limpia’ mucho con el paso de los primeros pilotos, y en la que es muy importante salir lo más atrás posible. Además, durante el rallye Dani Sordo no pudo aprovechar ninguno de los ‘regalos’ de sus rivales, ya que el español no pudo beneficiarse de los abandonos de Otsberg, Novikov o Hirvonen, si bien lo peor fue la ‘paliza’ que le metió Latvala que, después de haber perdido casi 2 minutos en el primer tramo, no solo se los recuperó, sino que encima le ‘metió’ a Dani otro minuto y medio, circunstancias que, sin querer hablar de lo que podía haber sido y no fue, si permite suponer que, de no mediar los ‘problemas’ de los demás, el puesto ‘real’ del cántabro habría sido un 7º, una posición tan mala como su 4º que, igual que en el caso del Rallye de Méjico no fue, en ningín caso, lo que se esperaba de él.

Para colmo de ‘males’, y aunque hay un único dato puede ‘mitigar’ lo mal que le están saliendo las cosas a Dani Sordo, el español, a excepción del primer rallye de la temporada, Montecarlo, y de la efímera ilusión de los primeros tramos del Rallye de Portugal, no está respondiendo a las expectativas que se crearon con su retorno al equipo francés. Y es que, si los resultados y las estadísticas son incontestables para analizar el éxito de Ogier y de Volkswagen, también lo deben ser para definir la temporada de un Dani Sordo que en Cerdeña, el mejor resultado que consiguió en los tramos fue un 3º, siendo una vez 7º, 5 veces 6º, 6 veces 5º y 3 veces 4º, unos puestos claramente impropios de alguien que pretenda seguir en un equipo que, después de los éxitos de los últimos años, solo puede tener un objetivo, ganar, o al menos, estar delante. Y cuando decimos delante, entiéndase, como poco, estar en el podio. Además, en el ‘debe’ de Dani, y también de Citroën, hay que incorporar que otro ‘desahuciado’ del equipo francés, el joven belga Thierry Neuville, está ‘dándoselas’ con queso, no solo a Dani Sordo, sino también incluso a Mikko Hirvonen, todo ello sin olvidar que, hasta última hora, Neuville aspiró éste año al volante oficial que en Citroën finalmente le dieron a Sordo. Como no contaron con él, (además le pedíasn una ‘pasta’ por darle una tercera unidad…), el joven belga se marchó a un equipo privado, el M-Sport de los Ford, con un coche ya en clara desventaja respecto a los ‘oficiales’, (los Polo y los DS3…), y con el que, sin embargo, está consiguiendo mejores resultados que los 2 pilotos oficiales de Citroën que, para más ‘sonrojo’, en la clasificación general están, incluso, por detrás del gran ‘Seb’, ya que Loeb habiendo participado en solo 3 rallies, mientras Hirvonen y Sordo han corrido en 7, está 4º, con 7 puntos más que Hirvonen y 9 más que Sordo, puntos que Loeb consiguió ganando 2 de los 3 rallies en los que corrió y haciendo 2º en el tercero, o sea que no se bajó del podio.

En cuanto al único dato que decíamos que puede ‘mitigar’ la mala temporada que está haciendo Dani Sordo, éste es que, en la clasificación general, Mikko Hirvonen es 5º, con 61 puntos, pero con solo 2 de ventaja sobre el 6º, que no es otro que Dani Sordo, de tal forma que, aunque Hirvonen ha estado más en la ‘pomada’ que Sordo, tampoco es que su temporada sea para tirar ‘cohetes’, ya que su función era luchar por las victorias y poner en tela de juicio el título de Ogier, una trabajo que, a todas luces, el finlandés no está consiguiendo ni de lejos. Con estos datos, que resultan tan contundentes como negativos, surgen las dudas. ¿Se ha quedado desfasado el DS3 en relación con el coche de última generación WRC que es el Polo? El excesivo desgaste de los neumáticos en el Citroën respecto al Volkswagen podría ser una de las respuestas. Por otra parte, no nos engañemos… Mikko Hirvonen hace ya unas 3 temporadas que no es ni la sombra de aquél prometedor piloto que en Ford, mientras Jari Matti Latvala ‘destrozaba’ coches, él lograba algunas victorias y excelentes resultados que, incluso, le permitieron soñar con ganar algún Mundial.

Como ‘consuelo’, y para que el equipo oficial Citroën no se vaya del Mundial, y los Ford de Malcolm Wilson sigan participando, Volkswagen ha aceptado, como medida de ‘gracia’ hacia unos rivales que está vapuleando, y aparentemente sin demasiado esfuerzo, ‘congelar’ la evolución del Polo, un coche que, al ser de reciente creación, tendría todavía la posibilidad de introducir muchas mejoras que, si a día de hoy es imbatible, le convertirían entonces, e incluso en manos privadas, o porqué no en las del joven noruego Andreas Mikkelsen, en una máquina de ganar. El motivo para ‘parar’ el desarrollo del Polo no ha sido otro que la negativa de Citroën a seguir metiendo dinero en el equipo para hacer mejoras en el DS3 WRC y los correspondientes y costosos ‘test’, y que Ford, que ya fuera del Mundial como marca y que solo ‘ayuda’ a Wilson, y poco, en el desarrollo del nuevo R5, no le diga al dueño de M-Sport que ni siquiera está dispuesta a seguir aportando algo a los ‘desarrollos’ e ‘inventos’ del preparador galés.

La próxima cita no parece que, viendo el mal año que lleva Dani Sordo y a la falta de ‘confianza’ que parece tener, (en él o en el coche…), vaya a ser la de su ‘salto’ hacia adelante, ya que se trata del rallye más difícil del Mundial, el de Finlandia, antes conocido como Mil Lagos, una prueba en la que se está todo el día ‘volando’ en los rasantes, a velocidades de vértigo, y en la que, si no estás como tienes que estar, los segundos te caen por todos lados, por lo que se hace difícil pensar en lo que puede depararle el futuro al cántabro, ya que cifrar todos sus posibilidades a los rallies de asfalto, (Alemania, Francia y, en menor medida, el Cataluña…), son un riesgo demasiado alto, ya que no hay peor presión que la de ir como favorito a una superficie y tener que demostrarlo, para más ‘inri’ con 2 dificultades añadidas. Una, que en cualquier caso estaríamos hablando de su primera victoria y otra, quizás la más ‘inabordable’, es que en una de ésas 3 ‘balas’ en la recámara de Dani Sordo, el Rallye de Francia, correrá el ‘monstruo’ de las galletas, Sebastien Loeb que, para más señas, aprendió a conducir, y a ‘pilotar’, por los tramos por los que transcurre la prueba.

No seremos nosotros los que vayamos a perder la confianza en Dani Sordo, pero tampoco vamos a engañarnos ni a engañar a nadie. Las cosas se le están complicando. Y mucho.

Mundial de rallies Cerdeña